Select Menu

Municipios

Latinoamerica

Sociedad

.

.

Argentina

Deportes

Internacionales

Cultura y Educación

» » Bajo la batuta del FMI Macri serrucha el Estado

(21/05/17 - Gestión Macri, Opinión, *Por Carlos A. Villalba)-.Los gerentes de la Alianza “Cambiemos”, multiplicaron sus definiciones groseras sobre el Estado y sus trabajadores desde el momento mismo del triunfo electoral de Mauricio Macri en octubre de 2015. “Empleo inútil”, “grasa militante”, “ñoquis”, “mafias”, fueron algunos de sus despectivos. 

El 18 de abril pasado, el mandatario perfeccionó la concepción PRO del Estado al concebirlo como “aguantadero”, palabreja inexistente para la real Academia pero de clara y sencilla comprensión en Argentina y Uruguay, donde se la usa para referirse al “refugio de delincuentes buscados por la ley”.

Al firmar ese día el "Compromiso Federal para la Modernización del Estado", el Presidente se refería a la estructura administrativa del Gobierno y a sus trabajadores y no al centenar de sus funcionarios involucrados ya en más de 50 causas judiciales, entre ellos cinco de sus ministros, su vicepresidenta, el jefe del espionaje local y él mismo, que encabeza la lista con imputaciones en su contra por lavado de activos en los Panamá Papers, ampliación del blanqueo de capitales a familiares, el memorándum con Qatar, los casos Avian y Flay Bondi, el tarifazo energético y el intento de licuación de la deuda de Correo Argentino SA, además de las por ahora desestimadas causas “dólar a futuro” y “deuda externa”.

Además de apropiarse de él para beneficio de las corporaciones concentradas, el macrismo quiere al Estado fuera de la economía, limita al máximo sus funciones de contralor, aunque aumentó el organigrama a 22 ministerios, 87 secretarías, 207 subsecretarías, 687 direcciones nacionales y generales, 122 institutos y organismos descentralizados; un total de 1125 unidades administrativas, número muy superior al heredado, para incorporar centenares de puestos gerenciales que se repartieron entre la tropa amarilla y sus aliados políticos. Sin embargo, el proceso dejó sin trabajo a unos 12.000 empleados en su primer año y apunta ahora a otras decenas de miles más de trabajadores, que saldrán de los 115 mil que se encuentran “bajo análisis”, los 36.409 contratados, los más de 21 mil “jubilables” o las víctimas de las policíacas “auditorias de asistencia” que dispone la “Resolución 204-E” que acaba de publicarse en el Boletín Oficial.

El serrucho tiene la ampulosa denominación de "Plan de Desburocratización y Reforma del Estado" e incluye un proceso con nombre latino de origen bíblico: “atrición”, que para la Real Academia es el “pesar por haber ofendido a Dios” y para el Fondo Monetario Internacional (FMI) implica la reducción de puestos de trabajo en el sector público sin reemplazar las vacantes que se produzcan.

La sangría está a cargo Andrés Ibarra, el Ministro de Modernización, proveniente del Grupo Macri y asesorado por otro ex SOCMA y ex Menem Carlos Grosso; a pesar de su tijera, el funcionario no se privó de ubicar a su esposa, Carla Piccolomini, al frente de las Relaciones Institucionales de Radio y Televisión Argentina (RTA) con un sueldo estimado en más de $ 140.000.

Más negocios, menos trabajadores
El recorte, como el conjunto del plan de ajuste del gobierno, se va a acelerar después de las elecciones de medio término del 22 de octubre próximo, como lo reconocieron los sincericidas ministros Nicolás Dujovne y Luis Caputo durante la reunión de primavera del Fondo Monetario Internacional (FMI) celebrada en Washington en abril pasado.

La medida forma parte del paquete que el FMI le indicó a Macri después que este decidiese que la economía nacional vuelva a girar en función de las pautas del organismo multilateral y sus créditos, destinados a compensar los multimillonarios pagos de la nueva deuda externa, que ya condujo a la Argentina, como a otros países de la región y el mundo, a la quiebra, la pobreza y los estallidos sociales.

En septiembre de 2016 desembarcó en Ezeiza el economista italiano Roberto Cardarelli, jefe de la División Norteamérica del Departamento Hemisferio Occidental del Fondo y líder de la misión que estuvo en Buenos Aires durante dos semanas para reunir datos para el informe sobre la economía argentina publicado en noviembre pasado, tras diez
años de ausencia. 

El "nuevo Anoop Singh", aquel responsable de la misión fondomonetarista en tiempos de Carlos Menem muy parecido al actor Peter Sellers, se rindió a los pies de “la tierra del tango, el Malbec y algunos de los mejores futbolistas del mundo“ y de los “logros de la Argentina” de Macri y recomendó al Gobierno una “reducción estructural” del empleo público.

Un Oscar para Ibarra
La maniobra está en ejecución desde hace un año y el ministro Ibarra acelera ahora los preparativos para la escalada de despidos. El informe del FMI, titulado "Logrando más con menos”, sin tanta poesía como  el blog del propio Cardarelli, señala que “una reducción estructural del empleo público sería facilitada fortaleciendo la gestión de las nóminas (de empleados) para rastrear y controlar a los empleados públicos y emprendiendo un censo para identificar trabajadores ‘fantasma’ e implementando un sistema basado en la atrición”.

Con el Norte en la frase presidencial del 20 de marzo de 2016 acerca de que "Hay un millón y medio de empleados públicos de más", el “Plan de Análisis de Dotaciones” avanza y apunta a una revisión de los planteles de personal de los 22 ministerios, destinada a una reducción de personal atada a la “productividad” de cada área.

Aproximadamente un tercio del Cuerpo de Administradores Gubernamentales (AG), un conjunto multidisciplinario de más de 150 profesionales altamente capacitados, pasó de desempeñarse en funciones de “planeamiento, asesoramiento, organización, conducción y coordinación en toda la Administración Pública Nacional”, a realizar el “control de calidad” de las planillas de encuestas que llena el personal temporario contratado al efecto por la consultora PwCoopers, nombre operativo de la PricewaterhouseCoopers.

La transnacional anglo estadounidense es la más grande del mundo  en provisión de servicios de auditoría, consultoría y asesoramiento legal y fiscal a las principales compañías, instituciones y gobiernos de los cinco continentes y fue contratada por Macri, Marcos Peña Braun e Ibarra para el “análisis” del Estado y sus procedimientos administrativos, proponer “mejoras de rendimiento” para los  tiempos de tramitación y diseñar su “reingeniería de procesos", acciones que monitorea desde sus oficinas ubicadas en la  Torre Bouchard Plaza, ex Edificio La Nación, frente a Puerto Madero. “La Price” se hizo famosa entre el gran público por ser la responsable de auditar los votos de la Academia de Hollywood en la elección de sus Oscar 2017 y entregarle a Warren Beatty el sobre equivocado que indujo al director y actor de la célebre película “Reds” a dar por ganadora a “La La Land” en lugar de “Moonlight”.

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Previo
Entrada antigua