Select Menu

Municipios

Latinoamerica

Sociedad

.

.

Argentina

Deportes

Internacionales

Cultura y Educación

» » Corrupturismo, una atracción turística para los fanáticos de la operación Lava Jato

(08/05/17 . Brasil)-.La ciudad, pionera en sostenibilidad, energías limpias y transporte de alta calidad, ahora tiene un circuito turístico vinculado a la investigación por corrupción que no le da respiro a Brasil desde hace tres años.

La Operacíon Lava Jato ha creado fanáticos del juez Sérgio Moro y de los fiscales federales, al punto que la ciudad de Curitiba, pionera en sostenibilidad, energías limpias y transporte de alta calidad, ahora tiene un circuito turístico vinculado a la investigación por corrupción que no le dan respiro a Brasil desde hace tres años.

Una litografía de Joan Miró valuada en unos 200 mil dólares confiscada con unas 185 obras a un corrupto ex directivo de Petrobras, el detenido Renato Duque, forma parte del nuevo archivo del "espacial" Museo Oscar Niemeyer (MON), uno de los acervos más importantes de pintura brasileña que es uno de los puntos altos del turismo local.

Fueron 260 obras de arte -entre ellas de Tarsila de Amaral y Vik Muniz- confiscadas en la Operación Lava Jato, donde los fiscales Deltan Dallagnol y el juez Sergio Moro decidieron enviarla al museo más famoso de la ciudad capital del estado de Paraná, limítrofe con la provincia de Misiones y con Paraguay.

"Los turistas que contratan el tour del Lava Jato quieren saber todo especialmente del juez Moro y ver los lugares que todos los días aparecen en los noticieros de la televisión", dijo a Télam Bibiana Antoniácomi, creadora del circuito turístico de la Operación Lava Jato y directora de la agencia Special Paraná Turismo.

Con precios que varían entre los 70 y 100 dólares, el circuito turístico de la Operación Lava Jato incluye el edificio de la Justicia Federal, donde trabaja Moro, la Universidad Federal de Paraná, donde Moro daba clases de Derecho, y el centro de detención en Pinhais, en la región metropolitana de Curitiba.

"La ciudad sigue siendo atrayente por su planificación urbana y de transporte, por el Jardín Botánico y el Museo Oscar Niemeyer. Pero con la Operación Lava Jato se acercó otro público", dijo la agente de viajes.

El circuito turístico Lava Jato también incluye una explicación sobre cómo funciona la justicia brasileña: la policía federal hace la investigación preliminar, la envía al Ministerio Público Federal, donde los fiscales elaboran las acusaciones y el juez Sergio Moro decide las condenas y absoluciones.

A diferencia de la Argentina, el juez de primera instancia emite sentencia y no eleva a juicio el caso: en el caso de Moro, tiene como tribunal de alzada a la corte regional federal con sede en Porto Alegre, que aceptó darle "poderes excepcionales", algo que causó revuelo en la comunidad jurídica.

Ante la declaración, el miércoles, de Lula en el edificio de la justicia federal, en la calle Anita Garibaldi 888, Curitiba, una de las capitales más frías de Brasil en el invierno, está en plena ebullición, con preparación de manifestaciones a favor y en contra.

La Operación Lava Jato, surgida en 2014 con la investigación que vinculó a un cambista ilegal del estado de Paraná con un lavadero de automóviles en Brasilia, que ofrece el método de lavado a chorro (Lava Jato), tendrá uno de sus capítulos más calientes con la declaración de Lula ante Moro, convertidos en enemigos políticos.

Moro se ha mostrado durante la investigación en eventos con políticos del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), como el alcalde de San Pablo, Joao Doria, y el investigado por corrupción y ex candidato presidencial Aecio Neves, titular de esa fuerza política y senador.

También con el presidente Michel Temer, a quien vio por última vez en un acto público a mediados de abril, cuando ambos fueron condecorados por la medalla al mérito por el jefe del ejército, en una ceremonia realizada en Brasilia.

Muñecos de Lula vestido de presidiario -como aquellos vistos en las marchas que pedían el impechment de Dilma Rousseff-, finalmente destituida por haber violado la ley de responsabilidad fiscal, volvieron a poblar Curitiba, así como el color rojo de las banderas que respaldan al líder del Partido de los Trabajadores.

La ciudad de casi dos millones de habitantes está en el centro de la escena nacional por el mayor escándalo de corrupción de la historia reciente.

Además del circuito turístico, una película se está rodando,con la colaboración de la Policía Federal de Curitiba, y actores famosos en las novelas de la cadena Globo, para mostrar la versión del equipo de investigación el enfrentamiento entre el considerado presidente más popular de la historia según las encuestas y el juez a quien se le adjudica la frase de querer 'limpiar a Brasil".

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Previo
Entrada antigua