Select Menu

Municipios

Latinoamerica

Sociedad

.

.

Argentina

Deportes

Internacionales

Cultura y Educación

» » Crece la islamofobia en Gran Bretaña

(27/05/17 - Inglaterra)-.La comunidad musulmana local está preocupada por el incremento de la islamofobia luego del ataque en el concierto de Ariana Grande.

Delante de la mezquita de Didsbury, un pequeño grupo de jóvenes del barrio estrechan sus manos formando una "cadena por la paz". Quieren mostrar su respaldo al centro de culto al que acudía Salam Abedi, el joven suicida que mató a 22 personas el lunes pasado en Manchester. 

La comunidad musulmana local está preocupada por el incremento de la islamofobia luego de quedar en el punto de mira. Denuncian que algunos medios demonizan a los musulmanes e inventan historias sobre lo que ocurre en el interior de las mezquitas. 

"Estuvimos recibiendo mensajes de apoyo de gente de toda la comunidad, y es lindo ver como la gente viene aquí para solidarizarse en estos tiempos difíciles", afirmó a Télam Salma, una joven musulmana que acude al templo con frecuencia. 

"La tensión se ha elevado y escuchamos que hubo ataques en algunas mezquitas, pero aquí, en Manchester, la gente se ha unido", remarcó la estudiante, haciendo referencia a las agresiones verbales y lanzamientos de piedras contra centros musulmanes que se registraron luego de la masacre en otras localidades cercanas. 

En la fachada del edificio, que antiguamente era una iglesia anglicana, cuelga un desgastado cartel con un mensaje elocuente: "¿Quieres conocer el islam? Una oportunidad para socializar. Los domingos de cuatro a seis, servimos refrescos. Todo el mundo es bienvenido". 

Por esta mezquita, situada en el residencial y arbolado distrito de Didsbury, muy frecuentado por estudiantes, pasan cada día cientos de personas a rezar. Salman Abedi y su hermano Ismael, supuestamente eran asiduos al lugar, pero la mayoría de los miembros de la "comunidad" dicen que no los conocían. 

"No se nada de la persona, lo lamento, solo vine aquí en apoyo a amigos, para apoyar a la mezquita", insistió Salma. 
Fawzi Haffar, portavoz y miembro del consejo de administración de la mezquita, negó categóricamente que el kamikaze hubiese trabajado en el templo, como informaron algunos medios, y volvió a condenar el "atroz y cobarde atentado".

Pero las dudas sigue ahí a pesar de que su imán, Mohammed Said el Saeiti, habría alertado hace dos años a los servicios de inteligencia sobre Salman Abedi, a quien ahora recuerda por su "cara de odio" cuando él hablaba de su rechazo al Estado Islámico (EI). 

El ataque perpetrado por este joven británico de origen libio abrió un debate sobre el rol que tienen que jugar la comunidad musulmana, y concretamente las mezquitas, en la prevención de la radicalización. 

Sajid Ahmed Arain, presidente de la mezquita Dar Ul Aman (House of Peace), del movimiento reformista Ahmadiyya, con una trayectoria "pacifista" muy separada de los grupos radicales, lamentó en entrevista con Télam que desde en atentado los musulmanes tengan que enfrentar "mucha discriminación". 

"El islam no es tan malo como la prensa lo muestra. La gente que pone esas bombas son 'out siders', no son musulmanes", subrayó. 

No obstante, advirtió, en contraste con otras personas de jerarquía de la comunidad musulmana, que existe un problema de radicalización del que también son parte las mezquitas. 

"Como no hay legislación, no hay un código de conducta, en las mezquitas predican lo que quieren, y diseminan el odio", denuncia Sajid, quien recuerda que el "Califa" Hazrat Mirza Masroor Ahmad, líder de su secta, pidió al parlamento británico que supervise los templos musulmanes. 

"Si en una mezquita hay un imán radical, que le lava el cerebro a gente joven sin estudios, esa es la causa de las bombas", remarcó. 

"No creo que haya ningún imán hoy en día que esté predicando odio. Yo no encontré ninguno", sostuvo, por su parte, Nabeel Arshad, un taxista de origen paquistaní que aseguró que reza en diferentes mezquitas de la ciudad, 

Mientras conduce con calma en dirección a la Mezquita Central de Manchester, Arshad se esforzó en explicar que el problema "no está en el Islam", que es una religión de predica "la paz y el amor", y tampoco en el "supuesto adoctrinamiento" que se produce en el interior de los templos. 

"El problema está en el exterior. Este chico viene de Libia, quizás se radicalizó allí. Probablemente tenía el odio anidando en su corazón", afirmó, refiriéndose al autor del atentado. 

Nabeel no justificó para nada lo que ocurrió, pero su discurso contrasta con el de aquellos que intentan enmarcar los ataques yihadistas como actos de "locos" radicales, sin tener en cuenta el contexto de violencia en el que vivimos. 

"Lo que está pasando en el mundo, sabes, el 11 de septiembre, los estadounidenses y el mundo occidental, unieron fuerzas y acabaron matando sobretodo civiles, en Afganistán, Irak. Quizás estaba enojado por eso, sabes, quizás sea solo tomar venganza a su manera. Lo que no está bien en el islam", indicó, refiriéndose a los posibles motivaciones de Salman Abedi. 

Su argumento es similar al de Shuja Ahmad, un joven musulmán de 21 años que asiste regularmente a la Mezquita Central, situada en el medio de Victoria Park. 

"Si eres muy arraigado a tu país de origen, y tienes que ver el dolor y el sufrimiento, todos sufren, los niños muriendo, las madres muriendo, realmente se te parte el corazón. Y te vuelves vulnerable. Yo, que viví aquí casi toda mi vida, no soy susceptible a este tipo de intentos de radicalización", manifestó este estudiante de medicina. 

Es el último viernes previo a Ramadán, y Shuja acudió con un grupo de amigos a la mezquita para escuchar el discurso del imán Irfan Chrishti, el hombre más influyente de la comunidad musulmana en Manchester. Todos son conscientes del momento delicado que atraviesan, por eso, a la hora marcada, cientos de fieles se acercaron al templo. 

"Nuestra fe está hoy siendo cuestionada, queridos hermanos y hermanas. Como musulmanes, les he dicho muchas veces, y lo repito: Ustedes y yo somos los embajadores de esta fe", subrayó el imán, quien reiteró su rechazó a acto terrorista del lunes. 

El mensaje de la comunidad musulmana ante el manto de sospecha es claro: "predicar la paz". "Tenemos la responsabilidad, no podemos quedarnos aislados", reflexionó Shuja, quien asume como suyo el discurso de Irfan Chrishti. 

"¿De dónde tomamos el Corán? ¿De Facebook o directamente del Profeta?", preguntó el líder religioso a su audiencia. El joven médico tiene clara la respuesta: "Si quieres aprender del Corán, compra uno, léelo, lee la traducciones, y averígualo por ti mismo". 

*Por Cecilia Guardati, Telam

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Previo
Entrada antigua