Select Menu

Municipios

Latinoamerica

Sociedad

.

.

Argentina

Deportes

Internacionales

Cultura y Educación

» » Trump defendió su decisión de destituir al director del FBI, ante un vendaval de críticas

(11/05/17 - USA)-.El presidente estadounidense, Donald Trump, defendió su decisión de echar al director del FBI, en medio de fuertes cuestionamientos y sospechas de que el mandatario buscó obstruir la investigación que el destituido James Comey encabezaba para determinar si Rusia interfirió en la campaña electoral del año pasado en favor del magnate.

En medio de ese clima de crispación y sospecha, Trump decidió sorprender nuevamente al país al incluir a último momento en su agenda una reunión con el canciller ruso, Serguei Lavrov, el mayor representante del Kremlin que visita al líder republicano desde su asunción.

El invitado no esquivó la polémica y aseguró que es "humillante" para la sociedad estadounidense pensar que un país extranjero, como Rusia, puede controlar la situación política en Washington.

Al mismo tiempo que el funcionario ruso parecía desafiar a los políticos, analistas y periodistas que acusan a Trump de querer esconder sus vínculos secretos con el Kremlin, legisladores de la oposición demócrata compararon el despido de Comey de ayer con la decisión del ex presidente Richard Nixon de destituir al fiscal especial independiente del caso Watergate, en 1973, lo que causó la renuncia de la cúpula del Departamento de Justicia, meses antes de que la presión forzara la dimisión del propio mandatario.

"No estaba haciendo un buen trabajo. Muy simple. No estaba haciendo un buen trabajo", dijo Trump en breves declaraciones a la prensa al recibir en el despacho Oval a Henry Kissinger, quien, irónicamente, era el secretario de Estado de Nixon.

Más temprano, en una catarata de tuits horas después de su polémica decisión, el presidente dijo que los opositores demócratas y los republicanos -algunos de los cuales también cuestionaron la destitución- se lo "agradecerán".

El mandatario no mencionó los efectos que el despido de Comey pueda tener en la investigación de los presuntos vínculos entre el Kremlin y el equipo que dirigió su campaña electoral en 2016, algo que ha empañado su mandato desde el día que asumió el cargo, el 20 de enero pasado.

En cambio, Trump tuiteó que nombrará a un reemplazante "que hará un trabajo mucho mejor, devolviendo el espíritu y prestigio del FBI".

Sin embargo, el despido fulminante de Comey, anunciado anoche, puso en cuestión el futuro de la pesquisa sobre el "Rusiagate" y desató suspicacias sobre si no hay en curso un esfuerzo solapado del Ejecutivo de perturbar una investigación que ha sido una piedra en el zapato del presidente desde el día uno.

Trump ha ridiculizado la pesquisa como un "engaño" y ha negado cualquier trato entre él mismo o su equipo de campaña y Rusia.

El líder de la bancada demócrata en el Senado, Chuck Schumer, urgió hoy al fiscal general, Jeff Sessions, y a su vice, Rod Rosenstein, que fueron quienes recomendaron el despido de Comey, a comparecer ante el Senado para dar explicaciones.

El líder de la mayoritaria bancada republicana, Mitch McConnell, rechazó, sin embargo, el llamado a nombrar a un fiscal especial, argumentando que una nueva investigación sobre Rusia sólo "impedirá que se realice el trabajo en curso", informó la cadena CNN.

McConnell recordó que los demócratas habían criticado a Comey en el pasado y pedido su remoción.

En un tuit, Trump blandió un argumento similar, diciendo que Comey había "perdido la confianza de casi todos en Washington". Y agregó: "Cuando las cosas se calmen, me lo agradecerán".

En una breve carta enviada este martes a Comey, Trump dijo que su despido era necesario para restaurar "la confianza pública" en el FBI.

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Previo
Entrada antigua