Select Menu

Municipios

Latinoamerica

Sociedad

.

.

Argentina

Deportes

Internacionales

Cultura y Educación

» » A la calle contra la violencia machista

(03/06/17 - Violencia de Género)-.El 3 de junio se trasformó en una fecha emblema en la lucha contra la violencia de género. Ese día miles de personas coparán las principales plazas del país para unirse en el reclamo de “Ni una menos”. 

“La creciente cifra de femicidios y travesticidios, medidas eficientes de protección para quienes denuncian a su agresor y la equiparación salarial con los hombres”, son tres de los principales reclamos de esta nueva convocatoria.

El grito de “Ni una menos” se hará escuchar por tercer año consecutivo en una nueva marcha de mujeres que comenzará en el Congreso de la Nación y finalizará en Plaza de Mayo, con réplicas en las principales ciudades del país y en el exterior, contra la violencia machista y su peor consecuencia, el femicidio, que en el primer cuatrimestre del 2017 se cobró una vida cada 25 horas.

Como cada año, se espera que cientos de miles de personas participen de la movilización gracias a la masividad de un reclamo que comenzó siendo bandera de una minoría de militantes feministas y hoy es una causa transversal en la sociedad, apoyada por organizaciones sociales, políticas, gremiales y culturales, así como también por figuras de reconocimiento público que potenciaron su difusión.

En las redes sociales, el colectivo de periodistas, artistas, investigadores y activistas Ni una menos enumeró las 23 razones que motivan esta convocatoria, tales como: la creciente cifra de femicidios y travesticidios, el reclamo por medidas eficientes de protección para quienes denuncian a su agresor y la equiparación salarial con los hombres, que tiene una brecha “de 27 por ciento”.

Otras de las exigencias al Estado son “estadísticas oficiales y serias” para “el diseño de políticas públicas efectivas”; medidas contra las redes de trata y en desmedro de “las respuestas fáciles” de “más cárcel, más penas”; la libertad de la líder de la Tupac Amaru Milagro Sala y de “Higui”, la mujer que está presa acusada de matar a un hombre quien presuntamente la atacó sexualmente.

Consultadas por AUNO, tres referentes feministas se expresaron en torno a la problemática y a esta nueva convocatoria: una de las organizadoras de la marcha e integrante del Colectivo Ni una menos Florencia Alcaraz; la ex diputada y dirigente del Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS) Myriam Bregman, y la referente de Mala Junta regional sur, colectivo feminista del movimiento Patria Grande, Gisela Stablun.

Sentido
Alcaraz consideró que la concentración de cada 3 de junio “ya forma parte de la agenda feminista”, y expresó que desea que esta vez “sea tan multitudinaria o más que las dos anteriores”, ya que esto sirve para que “cada vez más mujeres tomen conciencia de la violencia” que sufren “todos los días” y también para “que los tres poderes del Estado tomen nota de esta demanda social”, sintetizada en la frase “Ni una menos, vivas y libres nos queremos”.

“Ni una menos es un colectivo de mujeres, a su vez un lema, y también un movimiento social que trasciende la Argentina, es latinoamericano, con su horizonte en el tejido de redes con otras hermanas de la región”, describió.

Por su parte, Stablun resaltó que “es una fecha ganada por el movimiento feminista” porque “desde 2015, todas y todos sabemos de qué se trata el Ni una menos”, y explicó que la movilización “sirve para que se generen cuestionamientos en la sociedad, sobre lo que estaba naturalizado, como los noviazgos violentos y el acoso callejero”.

Masividad
La ex legisladora vaticinó que “nuevamente va a ser una marcha masiva porque los problemas de las mujeres no se han resuelto, más bien se han agravado”, razón por la cual “esta lucha va cobrando nuevas formas”, como el “paro de mujeres” del pasado 19 de octubre y 8 de marzo.

En el mismo sentido, Stablun también advirtió ineficiencia en las respuestas gubernamentales y criticó que “siguen vigentes todos los reclamos desde 2015”, en parte por “la falta de políticas públicas desde el Estado contra la violencia y los femicidos”, como también por “los intentos del Gobierno de sacar recursos del Consejo Nacional de las Mujeres”.

Alcaraz destacó que las redes sociales permitieron “llegar a muchísimas más personas que las y los que tradicionalmente venían a las manifestaciones”, y que la visibilidad de lo multitudinario sirvió para que, “desde 2015, el movimiento de mujeres, que había sido subestimado como sujeto político por mucho tiempo, empiece a ser tomado como un actor más dentro del entramado político, cultural y social”.

Unidad
Sobre la unidad de esta convocatoria pese a las diferencias ideológicas de sus manifestantes, la referente del PTS expresó que “la discusión nunca empieza por marchar juntos o separados”, si no que es “sobre las consignas” por las que se movilizan: “La particularidad de ésta es que es contra la violencia de género, a pesar de los debates, por ejemplo, sobre el documento que se va a leer. Tenemos la obligación de centrarnos en cómo terminar con este flagelo”.

Con respecto a las herramientas legales de protección hacia las mujeres, expresó que “no alcanza” con que se cumplan con las leyes actuales, si no que se deben sumar otras, como los proyectos que presentaron junto al diputado Nicolás del Caño, en los que “se hace mucho énfasis en la prevención, licencias y medios económicos, medidas elementales para que las mujeres no se sientan sometidas a quedarse, por ejemplo, en una vivienda con su agresor”.

Bregman también criticó que “el Gobierno hizo un plan de acción” contra esta problemática para 2019, por lo que reprochó que “los ritmos de la dirigencia política no son los de la grave situación que vivimos”.

Por su parte, Stablun destacó que “el movimientos de mujeres genera una unidad que no hay en otros espacios”, ya que hay participación “desde diferentes organizaciones políticas y sociales, como también de las independientes, para salir a la calle con las mismas consignas” que “son ejemplos de unidad en acción, que no es novedosa, van más de 30 años del Encuentro Nacional de Mujeres”.

Alcaraz sostuvo que “en los últimos años, las marchas de la agenda feministas, como el 8 de Marzo (Día de la Mujer) y 25 de Noviembre (Día Internacional de la No Violencia Contra las Mujeres), también estaban divididas. El 3 de junio del 2015 unificó todos los sectores. Después convocamos y establecimos como colectivo espacios asamblearios, de los que participa todo el arco opositor, grupos de derechos humanos, organizaciones de base, colectivos de mujeres migrantes y afro, entre muchas otras”.

“Marchamos juntas porque entendemos que hay muchísimas diferencias entre los distintos grupos, que también son el motor de convocatoria, pero que hay algo mucho más grande, donde van todos nuestros esfuerzos, que es poder terminar con la cultura machista, un sistema patriarcal que nos oprime todos los días y que hace que las mujeres, las lesbianas, las travestis y las trans tengamos vidas más precarias”, concluyó.

*Por Andrés Ferrari, AUNO

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Previo
Entrada antigua