Select Menu

Municipios

Latinoamerica

Sociedad

.

.

Argentina

Deportes

Internacionales

Cultura y Educación

» » La "querella argentina" multiplica los pedidos de exhumación en fosas comunes

(14/06/17 - España)-.Hay unas 150 familias de las víctimas de la dictadura española que solicitaron la identificación de los restos en la justicia argentina tras el hallazgo del cuerpo de Timoteo Mendieta.

El hallazgo del cuerpo de Timoteo Mendieta, luego de la exhumación requerida por la jueza federal María Servini en la llamada “querella argentina” que investiga crímenes del franquismo, multiplicó los pedidos de familiares de víctimas para identificar a sepultados en fosas comunes.

“Tenemos unas 150 familias que nos están pidiendo que identifiquemos a sus seres queridos”, dijo hoy Emilio Silva Barrera, presidente de la Asociación para la Memoria Histórica (ARMH) a Télam.

“Tenemos a 27 familias que nos han pedido que identifiquemos los restos de la fosa en que se encontró a Timoteo Mendieta”, en el cementerio de la ciudad de Guadalajara, en la zona central de España, agregó.

Silva Barrera señaló que desde la asociación comenzó a investigar "los pedidos se han ido incrementando, pero casos como los de Mendieta, ayudan a visibilizar más el tema y hacen creer a la gente que aún es posible encontrar los restos de sus seres queridos”.

Apuntó que en el cementerio de Guadalajara "hay alrededor de 800 asesinados en fosas comunes”, al detallar que “tan sólo entre las dos fosas que se han exhumado para encontrar a Mendieta hay 50 cuerpos”.

Silva Barrera es nieto de Emilio Silva Faba, quien vivió en Argentina y es el primer desaparecido del franquismo identificado con ADN en una exhumación en la localidad de Priaranza del Bierzo, en el norte español, en 2000. 

Con ese caso comenzaron las exhumaciones para hallar a las víctimas de la dictadura franquista (1939-1975). 

En la identificación de los restos de las víctimas trabajan en forma voluntaria cuatro antropólogos forenses ingleses de la Universidad de Londres dirigidos por el técnico arqueológico de ARMH René Pacheco. 

“Ellos son los que hacen estudios forenses en el cementerio de Guadalajara: toman medidas de los huesos, analizan las huellas características de las torturas, de los orificios de bala y extraen las muestras para el ADN”, explicó.

“Las fichas del servicio militar -apuntó- nos ayudan mucho, dado que allí figuran datos muy exactos de las víctimas; como su estatura, muy importante para nosotros, dado que el tamaño del fémur se corresponde con una estatura determinada”.

“A las familias que se acercan pidiendo ayuda para la identificación de sus familiares les pedimos que completen una solicitud, que es la misma con la que utiliza el grupo de trabajo de desaparición forzada de la ONU, donde recogemos todos los datos que se puedan aportar”, reseñó. 

“Trabajamos únicamente con donaciones, dado que el gobierno del presidente Mariano Rajoy vetó los fondos previstos en la Ley de Memoria Histórica para estos casos, y, cuando nos quedamos sin recursos contamos con la ayuda del equipo de antropología forense de Argentina, que nos hacen las pruebas de ADN en forma gratuita desde hace tres años, y nos asesoran desde 2004”, destacó. 

“A ellos les enviamos un trozo de hueso, o una muestra de frotis, una prueba que se hace con un bastoncillo que recoge células de adentro de la boca o un diente y ellos lo analizan y nos envían los resultados”, indicó.

“Esta última exhumación, conjúntame con los ADN nos ha costado 18 mil euros. Hasta ahora hemos recibido dos donaciones de dos sindicatos eléctricos de Noruega que se han sensibilizado con el caso y nos han donado 6.000 y 6.900 euros, y un premio de 100.000 dólares de Alba, la asociación de la Fundación norteamericana Puffin, que nuclea asocia a los brigadistas que lucharon junto a los republicanos durante la guerra civil”, detalló Silva. 

Tras la apertura de la primera fosa en Guadalajara, en enero de 2016 y de la segunda, el pasado 9 de mayo, ambas por requerimiento de la jueza Servini en la causa iniciada en la Argentina por familiares de las víctimas del franquismo invocando el principio de Justicia Universal, la Justicia española informó el viernes pasado el hallazgo de los restos de Timoteo Mendieta, fusilado en 1939.

Ascensión Mendieta, de 91 años, hija de Timoteo y símbolo de la querella presentada en Argentina, agradeció a la justicia argentina el haber podido hallar los restos de su padre. “Ahora voy a poder enterrar los restos de mi padre, gracias a Argentina me voy a poder morir tranquila”, declaró el martes a Télam.

*Por Hebe Schmidt, Telam

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Previo
Entrada antigua