Select Menu

Municipios

Latinoamerica

Sociedad

.

.

Argentina

Deportes

Internacionales

Cultura y Educación

» » Preocupación por las falencias en la atención de la Guardia perteneciente al Hospital “Mi Pueblo”

(04/06/17 - F. Varela)-.Julio Pereyra analizó junto a integrantes de su gabinete las problemáticas inherentes a los sectores poblacionales expuestos a situaciones vulnerables: niñez, personas con discapacidad y miembros de la tercera edad. En ese contexto, exhibió su contrariedad ante las demoras en la restauración de la sala destinada a emergencias en el Hospital “Mi Pueblo”. 

“No hubo avances significativos en la obra ni lograron adecuar la estructura para recibir a los pacientes. Distribuyeron erróneamente el personal: pusieron más médicos en el SAME que en la guardia. Vaciaron las Unidades de Pronta Atención. Deberían intervenir rápidamente, ocuparse de los inconvenientes y brindar soluciones”, remarcó el Intendente.

El Secretario de Salud, Mario Rodríguez, destacó las buenas intenciones del proyecto para la ampliación del lugar pero calificó como “inoportuno” el momento escogido para iniciar las tareas. “Comenzar el trabajo durante el invierno, cuando crecen exponencialmente las consultas en ese espacio específico, generó obstáculos para satisfacer la demanda de los vecinos”, detalló. 

Además, resaltó las falencias en la planificación debido a la carencia de respaldo hacia las UPA donde no lograron cubrir las derivaciones por la baja cantidad de profesionales en los establecimientos. “En 2015, atendían catorce doctores y la intención era sumar seis más. Dos años después, quedaron solo cuatro en planta”, describió. 

Andrés Watson, Secretario de Gobierno, subrayó las consecuencias ocasionadas por la merma en la capacidad de respuesta ante urgencias. “Nunca pensaron en la gente y su contención, especialmente en los ciudadanos afectados por enfermedades crónicas o respiratorias agudizadas esta época”, afirmó.

El Secretario General de Administración y Fiscalización -Daniel González- agregó: “Contribuyeron en la sobrecarga del sistema sanitario propio, afectado también por deficiencias en la distribución de recursos. Desde la Provincia, enviaron vacunas sin jeringas, disminuyeron la cantidad de dosis y erosionaron la calidad de la prestación”. 

Impedir el mero asistencialismo social

El jefe comunal y sus funcionarios observaron los resultados arrojados por diversos informes elaborados en las distintas carteras estatales con una misión: evaluar los efectos de las políticas económicas en el distrito. Detectaron un aumento en el desempleo e impedimentos para satisfacer las necesidades básicas en los hogares. 

“Trabajamos para evitar convertirnos en gendarmes sociales y dedicarnos a repartir alimentos como en la década del `90. No retrocedamos al tiempo donde las alternativas para resolver los conflictos eran entregar comida o remediarlo a los palos”, reflexionó Pereyra. 

La Secretaria de Desarrollo Social, Adriana Alonso, advirtió sobre el incremento en la cesión de productos alimenticios. “En 2015, la cifra apenas superaba el millón de kilos; Actualmente, ascendió a los diez millones”, especificó. 

Watson brindó una definición categórica sobre la coyuntura. “Cerraron empresas, despidieron empleados y descendieron las ventas en los comercios como consecuencia del ajuste implementado por quienes resultaron elegidos para gobernar pero en Florencio Varela nos resistimos a cambiar la posibilidad de acceder a un trabajo digno por bolsones de comida”, enfatizó.  

El municipio no elaboró registros sobre el método de distribución, sus beneficiarios, ni su situación socio-sanitaria porque no participó en la asignación de los recursos. “A principios del 2016, solicitamos articular la tarea entre las diversas áreas estatales involucradas durante una reunión entre el mandatario comunal y los titulares de las áreas correspondientes tanto a nivel nacional como provincial. Sin embargo, no tuvimos respuestas”, recordó.

Durante la reunión, coincidieron en la importancia de confeccionar una base única con datos fehacientes sobre las familias que recibieron ayuda desde el Estado. 

“Los funcionarios nacionales y provinciales accedieron a la información recolectada por la municipalidad. Abrimos nuestros expedientes para brindar soluciones eficientes en conjunto, adaptando sus programas vigentes a la demanda local. No encontramos la misma voluntad de su parte para mejorar la situación”, explicó Alonso.

González acentuó el valor de una estrategia interministerial y multidisciplinaria para tomar decisiones. “Desde el primer encuentro, la máxima autoridad de la localidad planteó la posibilidad de diseñar un sistema coordinado para desarrollar una iniciativa con impacto en los ciudadanos que necesitan ayuda. Lamentablemente, no logramos restituir el vínculo para cumplir el objetivo”, concluyó.

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Previo
Entrada antigua