Select Menu

Municipios

Latinoamerica

Sociedad

.

.

Argentina

Deportes

Internacionales

Cultura y Educación

» » Majul, Macri y la revolución

(17/07/17 - Medios y Comunicación)-.El patéticooperador de prensa autotitulado "periodista independiente" que ya ha sido beneficiado por su independencia al servicio de los intereses del gobierno con una pauta publicitaria de más de 24 millones de pesos, algo menos de un millón y medio de dólares, le reclamó al mandatario "reformas estructurales" después de las elecciones de octubre. 

Majul, que durante años, pese a no ser discriminado económicamente como ocurre en la actualidad con los periodistas y medios que no son condescendientes con el gobierno, manifestó su repudio por lo que llamó "prensa militante",  volvió a mostrar su faceta ultraoficialista y le pidió al presidente Mauricio Macri que copie a Emmanuel Macron, mandatario francés. 

"Palabras más, palabras menos, el presidente de Francia anunció que no venía a administrar nada, sino a poner en marcha una verdadera revolución", reclamó Majul que solo es capaz de expresar palabras ajenas reclamó esta salida ya que, "para volver a ser viable, la Argentina tendría que contar con un presidente dispuesto a asumir grandes riesgos". 

En una columna firmada en La Nación y que tituló "La última oportunidad de Macri", el sicario mediático no se ahorró críticas para su presidente preferido. Le pidió que esté "menos pendiente de las encuestas": incluso, que esté "dispuesto a perder las próximas elecciones, pero con la determinación suficiente como para empezar a dar vuelta este desastre de casi medio siglo".

Majul no obstante no se quedó allí y reclamó que "a veces parecen no comprender la diferencia entre ganar unas elecciones y conducir y transformar un país como la Argentina" para agregar "que precisa de profundas reformas estructurales ya". 

Por último, Majul le recordó a Macri que si no ajusta puede acecharlo el fantasma de De la Rúa al señalar que "Macri ha explicado este escenario de estancamiento político con el mismo razonamiento con el que justificaba algunas de las cosas que no podía hacer en la ciudad: que le falta poder o que grupos con más poder que él mismo le estaban poniendo 'palos en la rueda'", razonó. "Se trata de un razonamiento ingenuo y peligroso. Ingenuo, porque transmite impotencia y, como se sabe, la impotencia es sinónimo de debilidad". 

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Previo
Entrada antigua