Select Menu

Municipios

Latinoamerica

Sociedad

.

.

Argentina

Deportes

Internacionales

Cultura y Educación

» » Acusado de secuestrar, torturar y asesinar, el "Indio” Castillo declarará el 28/8 en La Plata

(16/08/17 - Lesa Humanidad)-.Carlos “el Indio” Castillo (foto), alguna vez integrante de la ultraderechista Concentración Nacional Universitaria (CNU), declarará el próximo 28 de agosto en el juicio que se le sigue por secuestros y homicidios cometidos por esa organización paramilitar antes y después del golpe de estado del 24 de marzo de 1976. 

Juzgado junto a Juan José "Pipi" Pomares por el Tribunal Oral Federal 1 de La Plata, el "Indio" pidió declarar el 28 de agosto, antes del comienzo de los alegatos finales de las partes, previstos para el próximo 4 de septiembre, informó hoy una fuente judicial.

Castillo está imputado por su participación directa en el secuestro y homicidio de Carlos Antonio Domínguez y en el secuestro de Roberto Fiandor, cometidos en febrero de 1976, y en el secuestro y homicidio de Leonardo Guillermo Miceli, del 19 de abril del mismo año. 

También está acusado por el secuestro y homicidio de Néstor Hugo Dinotto y de Graciela Herminia Martini, así como en el secuestro de otra pareja que sobrevivió y hoy puede atestiguar en el juicio por esos crímenes cometidos entre el 3 y el 4 de abril de 1976.

En la elevación a juicio, se afirma que grupo paraestatales como la CNU fueron "la antesala de la implementación del plan sistemático de la represión ilegal desplegado desde el Estado a partir de (el golpe de estado de) 1976 y también se caracterizó por su ejecución sistemática y organizada".

En La Plata, la CNU cometió delitos de lesa humanidad como el asesinato de personas cuyos restos eran luego arrojados en la vía pública, para sembrar el terror, además de robar en las casas de sus víctimas.

El 1 de mayo de 1976 integrantes de la CNU fueron detenidos y la Policía les incautó gran cantidad de bienes robados, entre ellos una máquina de escribir que fue reconocida en la Comisaría 8va de La Plata por la viuda de Carlos Antonio Domínguez como pertenciente a su hija y de la que se apropiaron los asesinos de su esposo en la madrugada del 12 de febrero de 1976.

Esa prueba, una máquina Engadine secuestrada por la policía en la casa de Castillo, no fue tenida en cuenta durante la dictadura pero es uno de los elementos de cargo en el juicio que se desarrolla ahora en La Plata.

El cuerpo de Domínguez, que era secretario general del sindicato de trabajadores del turf en La Plata, apareció horas después del secuestro acribillado por unos 40 balazos y abandonado en un camino hacia la localidad de Magadalena, al sur de la capital bonaerense.

Los captores llevaban en el baúl de un vehículo a Roberto Fiandor, vocal de la comisión directiva del gremio de trabajadores del hipódromo platense, quien se salvó de ser asesinado porque logró forzar una traba, arrojarse al asfalto y pedir ayuda a vecinos.

Otros crímenes considerados en este juicio fueron cometidos el 19 de abril de 1976, cuando integrantes de la CNU asesinaron a tiros en diversos sitios de La Plata a Leonardo Miceli, Horacio Urrera y Carlos Alberto Sathicq, cuyos cuerpos aparecieron flotando al día siguiente en el arroyo Sarandí, en el partido de Avellaneda.

En estos homicidios, según testigos, participó también Castillo pero en este juicio sólo es juzgado por el asesinato de Miceli.

Entre el 3 y el 4, la CNU secuestró también, como se dijo, a Néstor Hugo Dinotto y a Graciela Herminia Martini -junto a otra pareja, que sobrevivió- cuando viajaban en auto por la localidad de Villa Elisa, al norte de La Plata. Ambas parejas fueron llevadas a una zona rural, al parecer cercana a Punta Lara, al este de La Plata y próxima al Río de La Plata, en donde todos fueron torturados y amenazados.

Una de las pareja fue liberada, después de un simulacro de fusilamiento, en el cruce de las calles 2 y 32 de La Plata, pero Dinotto y Martini "aparecieron asesinados al día siguiente en la calle 11 del Barrio Los Porteños de City Bell, con numerosos impactos de proyectiles, disparados desde al menos tres armas de fuego calibres .12, .11.25 y .9 mm", según el acta de elevación a juicio, además de mostrar huellas de horribles torturas. 

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Previo
Entrada antigua