Select Menu

Municipios

Latinoamerica

Sociedad

.

.

Argentina

Deportes

Internacionales

Cultura y Educación

» » Otro caso de gatillo fácil: la institución policial ocultó y disfrazó un homicidio

(21/08/17 - Violencia Institucional)-.En la noche del 1ro de diciembre del 2016, en el Partido de Almirante Brown, Giulano Armando "Tano" Fattori, miembro de la policía local, mató a Leonel Sebastián Sotelo de tres disparos y por la espalda. Tras ocho meses de haber ocurrido el hecho, la causa judicial se encuentra paralizada por falta de pruebas e irregularidades en la misma. 

El hecho ocurrió en la localidad de Burzaco, partido de Alte. Brown, el joven de 19 años se encontraba en su casa, junto a su amigo Alan. Por la noche tomaron la decisión de ir a ver las picadas. De camino al lugar, un policía vestido de civil en moto, que nunca se identifica como tal, los persiguió y efectuó nueve disparos, de los cuales uno de ellos impactó en la pierna de Alan y tres en la espalda de Leonel, lo que derivó en su muerte de éste último.

El oficial Fattori manifestó que Alan tenía en su poder un arma con la que intentó cometer un robo y que lo apuntó con la misma, por lo cual habría efectuado los disparos. Sin embargo, en el lugar del hecho sólo se encontraron casquillos de bala pertenecientes al arma del policía.

A ocho meses del homicidio, la causa se encuentra trabada por pérdida de pruebas e irregularidades en el procedimiento.

El dermo test (prueba que se hace para comprobar si alguien realizó disparos con un arma de fuego, rastreando restos de pólvora en la mano) que se le efectuó a Alan, se extravió, por lo cual se verá sometido a repetir dicha prueba, con fecha para el 2018 por orden del juez, sabiendo que será irrelevante, por el tiempo transcurrido.

Alan quedó detenido el mismo día que ocurrió el hecho por ser acusado de provocar la muerte de Leonel. El fiscal de la causa dijo: “si éste no hubiera cometido el intento de robo, Leonel hoy estaría vivo”. El agente Fattori se encuentra en libertad sin haber sido sometido a ningún tipo de investigación, porque para el fiscal actuó en legítima defensa.

Desde la Coordinadora Contra la Represión Policial e Institucional (CORREPI) entienden que no es un civil más, ya que pertenece a una fuerza policial. Tampoco fue separado de su cargo, actualmente es instructor dentro de la fuerza, lo que nos lleva a preguntarnos: ¿qué clase de formación le puede dar a los/as aspirantes a policía? ¿qué clase de instructores forma y promueve la institución policial?

La causa esta caratulada como tentativa de robo y homicidio criminis causa, impidiendo que Alan (su amigo) pueda ser tomado como testigo en el caso. Por esta razón se pide que la investigación se lleve a cabo en dos causas diferentes, ya que su testimonio sería fundamental para detener a Fattori, que no sólo goza de la impunidad de la institución policial, donde la condena social va direccionada a los\las pibes\as de barrios populares. Alan fue trasladado al penal de Junín, en una clara maniobra para dificultar, aún más, el esclarecimiento del caso.

Este contexto hostil de violencia institucional es en el que se ven acorralados\as los\as jóvenes, y no es solo un policía más que comete un asesinato, es una institución que forma agentes para estigmatizar y criminalizar a nuestros\as pibes y pibas.

Por Matías M., ANRed

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Previo
Entrada antigua