Select Menu

Municipios

Latinoamerica

Sociedad

.

.

Argentina

Deportes

Internacionales

Cultura y Educación

» » Tras cuarenta años de impunidad, dos policías comenzaron a ser juzgados por secuestros y tortura Memoria Verdad y Justicia - Télam Los policías retirados Omar Rubén Noce, de la Guardia Rural Los Pumas, y Juan Antonio Mulasano, de la jefatura de Reconquista, comenzaron a ser juzgados por secuestros y tormentos a 16 perseguidos políticos del norte de la provincia de Santa Fe durante la última dictadura cívico-militar y la querella confía en lograr "una condena contundente" para ambos. El Tribunal Oral Federal, integrado por los jueces José María Escobar Cello, María Ivón Vella y Luciano Homero Lauría, dio inicio al debate con la lectura de las requisitorias de elevación a juicio y demás cuestiones preliminares, una vez que llegaron los testigos de las localidades de Vera y Reconquista, al norte de la provincia. El abogado Iván Bordón, querellante por la Asociación Norte Amplio por los Derechos Humanos, remarcó en declaraciones a Télam que ambos represores "han eludido el accionar de la Justicia" toda vez que permanecieron en calidad de prófugos durante cuatro años y se mostró confiado en lograr "una condena contundente, con toda la fuerza de la ley". Noce y Mulasano debían ser juzgados en 2013, en la denominada "Causa Base Aérea" o "Sambuelli", que terminó con siete integrantes del grupo de tareas que secuestraba y torturaba a militantes políticos en el norte de Santa Fe, pero recién ahora llegaron al banquillo, tras estar prófugos. En la causa principal, el jefe de la represión en el norte provincial, comodoro (RE) Danilo Sambuelli, fue condenado a 21 años de cárcel por los delitos de privación ilegal de la libertad agravada por amenazas y empleo de violencia y tormentos agravados, más violación agravada reiterada, en un fallo considerado histórico debido a que tomó por primera vez en la provincia los delitos sexuales como de lesa humanidad. También fueron condenados otro militar aeronáutico, Jorge Alberto Benítez (a 17 años por privación ilegal de la libertad, amenazas, violencia y tormentos agravados) y cinco policías retirados: Carlos Nickisch (con 18 años de prisión por privación ilegal de la libertad agravada, amenazas, tormentos agravados, violación y vejaciones), Horacio Machuca (quien recibió 11 años de prisión por privación ilegal de la libertad agravada, violación, tormentos agravados y vejaciones) y Rubén Molina (10 años), Arnaldo Neumann (13 años) y Eduardo Luque (7 años). Bordón dijo que "Mulasano es una persona con formación en Inteligencia, especialización en explosivos y por su periplo en su tarea policial siempre tuvo actividad de mando, ha sido comisario interino en varias dependencias policiales de Reconquista". Para el abogado querellante, Mulasano "es un personaje con mucho peso, que se ha desenvuelto con mucha impunidad, incluso después del retorno de la democracia". En cuanto a Noce, el testigo Héctor Manni, un profesor que fue torturado en la sede de la Guardia Rural Los Pumas, le dijo a la agencia Télam que fue uno de los policías que lo secuestró y le aplicó tormentos en 1977. "Cuando me detuvieron en 1977, en el momento de los interrogatorios los vi y me quedaron grabadas sus caras. Tiempo después yo trabajaba cerca de Santa Felicia, en la escuela de Fortín Olmos, y en un acto estuvieron como autoridades el jefe y el subjefe de la Guardia Los Pumas, y cuando los vi los identifiqué, entre ellos a Noce, como los tipos que me interrogaban", dijo el testigo. Manni, un profesor universitario de extensa trayectoria en la Universidad Nacional del Litoral, contó además que en esa detención sufrió tormentos como "la aplicación de picana eléctrica, golpes, simulacro de fusilamiento, ese tipo de cosas" a manos de Noce y otros policías. Sobre el hecho de atestiguar cuarenta años después sobre experiencias dolorosas, Manni dijo que ello hace que vuelvan "los miedos, saca lo peor de las debilidades de uno, y eso a veces molesta mostrarlo o tenerlo, pero bueno, están ahí, inclusive te marcaron con eso". "Aparece el miedo, la culpa, vos quedaste vivo y otros no, es una carga que no es tan fácil llevarla. En mi caso, por ejemplo, no quedé cesante en ese momento como docente, y otros compañeros sí, preguntarse por qué yo no y otros sí, creo que esa es la perversidad del Estado represor", añadió. El juicio que se inició hoy tiene un cronograma de audiencias a celebrarse los martes y miércoles hasta el 30 de agosto y si el proceso avanza con normalidad el dictado de sentencia se estima para mediados de septiembre. Noce, quien prestó servicios entre 1974 y 1979 en el destacamento de Los Pumas de Santa Felicia, que fue utilizado como centro clandestino de detención, fue reconocido por sus víctimas durante una medida de reconocimiento judicial que tuvo lugar en 2006. Tras ser secuestradas, las víctimas eran llevadas a la comisaría de Vera y luego trasladadas en la Guardia Rural Los Pumas, donde se efectuaban los primeros interrogatorios bajo tormento. Es investigado por siete hechos de privación ilegítima de la libertad agravada por el empleo de violencia y amenazas e imposición de tormentos agravados por tratarse la víctima de un perseguido político, en concurso real. En tanto, Mulasano, prestó funciones en la Unidad Regional IX con asiento en la ciudad de Reconquista, y es acusado de haber sido integrante del aparato represivo que participaba de los secuestros, privaciones ilegales de la libertad e interrogatorios bajo tormento.

(09/08/17 - Lesa Humanidad)-.Los policías retirados Omar Rubén Noce, de la Guardia Rural Los Pumas, y Juan Antonio Mulasano, de la jefatura de Reconquista, comenzaron a ser juzgados por secuestros y tormentos a 16 perseguidos políticos del norte de la provincia de Santa Fe durante la última dictadura cívico-militar y la querella confía en lograr "una condena contundente" para ambos. 

El Tribunal Oral Federal, integrado por los jueces José María Escobar Cello, María Ivón Vella y Luciano Homero Lauría, dio inicio al debate con la lectura de las requisitorias de elevación a juicio y demás cuestiones preliminares, una vez que llegaron los testigos de las localidades de Vera y Reconquista, al norte de la provincia.

El abogado Iván Bordón, querellante por la Asociación Norte Amplio por los Derechos Humanos, remarcó en declaraciones a Télam que ambos represores "han eludido el accionar de la Justicia" toda vez que permanecieron en calidad de prófugos durante cuatro años y se mostró confiado en lograr "una condena contundente, con toda la fuerza de la ley".

Noce y Mulasano debían ser juzgados en 2013, en la denominada "Causa Base Aérea" o "Sambuelli", que terminó con siete integrantes del grupo de tareas que secuestraba y torturaba a militantes políticos en el norte de Santa Fe, pero recién ahora llegaron al banquillo, tras estar prófugos.

En la causa principal, el jefe de la represión en el norte provincial, comodoro (RE) Danilo Sambuelli, fue condenado a 21 años de cárcel por los delitos de privación ilegal de la libertad agravada por amenazas y empleo de violencia y tormentos agravados, más violación agravada reiterada, en un fallo considerado histórico debido a que tomó por primera vez en la provincia los delitos sexuales como de lesa humanidad.

También fueron condenados otro militar aeronáutico, Jorge Alberto Benítez (a 17 años por privación ilegal de la libertad, amenazas, violencia y tormentos agravados) y cinco policías retirados: Carlos Nickisch (con 18 años de prisión por privación ilegal de la libertad agravada, amenazas, tormentos agravados, violación y vejaciones), 

Horacio Machuca (quien recibió 11 años de prisión por privación ilegal de la libertad agravada, violación, tormentos agravados y vejaciones) y Rubén Molina (10 años), Arnaldo Neumann (13 años) y Eduardo Luque (7 años).

Bordón dijo que "Mulasano es una persona con formación en Inteligencia, especialización en explosivos y por su periplo en su tarea policial siempre tuvo actividad de mando, ha sido comisario interino en varias dependencias policiales de Reconquista". Para el abogado querellante, Mulasano "es un personaje con mucho peso, que se ha desenvuelto con mucha impunidad, incluso después del retorno de la democracia".

En cuanto a Noce, el testigo Héctor Manni, un profesor que fue torturado en la sede de la Guardia Rural Los Pumas, le dijo a la agencia Télam que fue uno de los policías que lo secuestró y le aplicó tormentos en 1977. "Cuando me detuvieron en 1977, en el momento de los interrogatorios los vi y me quedaron grabadas sus caras. 

Tiempo después yo trabajaba cerca de Santa Felicia, en la escuela de Fortín Olmos, y en un acto estuvieron como autoridades el jefe y el subjefe de la Guardia Los Pumas, y cuando los vi los identifiqué, entre ellos a Noce, como los tipos que me interrogaban", dijo el testigo.

Manni, un profesor universitario de extensa trayectoria en la Universidad Nacional del Litoral, contó además que en esa detención sufrió tormentos como "la aplicación de picana eléctrica, golpes, simulacro de fusilamiento, ese tipo de cosas" a manos de Noce y otros policías.

Sobre el hecho de atestiguar cuarenta años después sobre experiencias dolorosas, Manni dijo que ello hace que vuelvan "los miedos, saca lo peor de las debilidades de uno, y eso a veces molesta mostrarlo o tenerlo, pero bueno, están ahí, inclusive te marcaron con eso".

"Aparece el miedo, la culpa, vos quedaste vivo y otros no, es una carga que no es tan fácil llevarla. En mi caso, por ejemplo, no quedé cesante en ese momento como docente, y otros compañeros sí, preguntarse por qué yo no y otros sí, creo que esa es la perversidad del Estado represor", añadió.

El juicio que se inició hoy tiene un cronograma de audiencias a celebrarse los martes y miércoles hasta el 30 de agosto y si el proceso avanza con normalidad el dictado de sentencia se estima para mediados de septiembre.

Noce, quien prestó servicios entre 1974 y 1979 en el destacamento de Los Pumas de Santa Felicia, que fue utilizado como centro clandestino de detención, fue reconocido por sus víctimas durante una medida de reconocimiento judicial que tuvo lugar en 2006.

Tras ser secuestradas, las víctimas eran llevadas a la comisaría de Vera y luego trasladadas en la Guardia Rural Los Pumas, donde se efectuaban los primeros interrogatorios bajo tormento.

Es investigado por siete hechos de privación ilegítima de la libertad agravada por el empleo de violencia y amenazas e imposición de tormentos agravados por tratarse la víctima de un perseguido político, en concurso real. 

En tanto, Mulasano, prestó funciones en la Unidad Regional IX con asiento en la ciudad de Reconquista, y es acusado de haber sido integrante del aparato represivo que participaba de los secuestros, privaciones ilegales de la libertad e interrogatorios bajo tormento.

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Previo
Entrada antigua