Select Menu

Municipios

Latinoamerica

Sociedad

.

.

Argentina

Deportes

Internacionales

Cultura y Educación

» » Acosada por críticas, la Nobel de la Paz y líder de Myanmar no irá a la Asamblea General de la ONU

(17/09/17 - Myanmar)-.La Consejera de Estado (de facto) y líder de Myanmar, la Nobel de la Paz Aung San Suu Kyi (foto), no participará de la Asamblea Nacional de la ONU la semana próxima, una cita en la que sus críticos esperan poder discutir lo que las Naciones Unidas ya califican como una limpieza étnica de la minoría musulmana rohingya en ese país asiático. 

Al mismo tiempo, desde Nueva York, la ONU reiteró sus denuncias y exigencias hacia las autoridades de Myanmar (ex Birmania). En conferencia de prensa. el secretario general, António Guterres, dio a entender que en el país se está cometiendo una limpieza étnica contra los rohingyas y exigió detenerla.

"Llamo a las autoridades birmanas a suspender las acciones militares, detener la violencia, proteger el estado de derecho y permitir la ayuda humanitaria", reclamó Guterres, citado por la agencia de noticias EFE. El veterano diplomático portugués no le esquivó a la gran presión internacional por condenar los crímenes, la represión y el masivo éxodo de rohingyas de Myanmar a la vecina Bangladesh como una limpieza étnica.

Cuando un periodista le preguntó si estaba de acuerdo con esta definición que el máximo funcionario de la ONU para los derechos humanos, el Alto Comisionado Zeid Ra'ad 

Al Hussein, hizo esta semana, él contestó: "Un tercio de la población (rohingya) tuvo que huir del país...¿encuentra usted mejores palabras para describir eso?".

La ONU estima que alrededor de 379.000 miembros de esa minoría huyeron a Bangladesh, un país vecino de mayoría musulmana, desde el 25 de agosto pasado, cuando el Ejército birmano inició una ofensiva militar en el estado de Rakhine, en el oeste del país, como respuesta a un ataque de una guerrilla rohingya, que terminó con más de 100 muertos, la mayoría milicianos. 

Según los cálculos de las agencias de Naciones Unidas presentes en Bangladesh, sólo en las últimas 24 horas, pudieron registrar 9.000 nuevos refugiados rohingyas. 

Guterres calificó la situación humanitaria como "catastrófica" y advirtió que las operaciones de asistencia de la ONU y otras organizaciones han sido "severamente perturbadas" en el territorio de Myanmar. La semana pasada varias agencias de Naciones Unidas anunciaron que ya no podían trabajar allí por falta de garantías de seguridad. 

El secretario general de la ONU anunció que envió una carta al Consejo de Seguridad para comunicarle sus preocupaciones. Hasta ahora este órgano, el único con poder sancionatorio, se ha mantenido en silencio. 

En medio de este contexto internacional de crecientes reclamos y críticas, muchas de ellas dirigidas a la gobernante de facto de Myanmar, Aung San Suu Kyi decidió no viajar a la sede de la ONU, como hizo el año pasado, cuando fue ovacionada y reverenciada al presentarse como dirigente de la transición democrática de su país. 

"La primera razón es por los ataques terroristas en Rakhine. La Consejera de Estado está concentrándose en distender la situación en el estado de Rakhine", explicó el vocero de la Presidencia de Myanmar, Zaw Htay, a la prensa. "La segunda razón -continuó- es que hay personas que están incitando disturbios en algunas zonas. Estamos tratando de ocuparnos de la situación de seguridad en muchas otras partes. La tercera (razón) es que estamos escuchando que habrán ataques terroristas y estamos intentando enfrentar este tema".

Htay, además, agregó que el mismo día que tendría que dar su discurso en el podio de la Asamblea General de la ONU, Suu Kyi ofrecerá un mensaje a la nación en su país.

El vicepresidente, Henry Van Thio, y el consejero de Seguridad Nacional, Thaung Tun, liderarán la delegación birmana.

La Asamblea General, realizada anualmente, es el órgano representante, normativo y deliberativo de la ONU, y el único que cuenta con representación universal al estar representados sus 193 Estados Miembros. El encuentro es considerado la mayor cumbre diplomática global.

Mientras las autoridades continúan encerrándose y frenando cualquier posibilidad de investigación por parte de la ONU o de periodistas internacionales, una treintena de premios Nobel, ex presidentes y ex cancilleres pidieron hoy en una carta abierta al Consejo de Seguridad de la ONU que intervenga "inmediatamente" para parar los "crímenes contra la humanidad" que tienen lugar contra los rohingyas.

"La tragedia humana y los crímenes contra la humanidad que se están desarrollando en la región de Arakan (estado de Rakhine) necesitan vuestra inmediata intervención", afirmaron en la carta, difundida hoy en Daca, la capital bangladesí, por la oficina del premio Nobel de la Paz Muhammad Yunus.

Además de Yunus, otras 26 personas, entre ellas una docena de galardonados con el Nobel como la activista paquistaní Malala Yousafzai, firmaron la misiva que pide medidas "concluyentes" y que advierte de que, de lo contrario, la situación empeorará.

Hace varios meses un grupo un poco más chico había hecho el mismo reclamo, pero el órgano con más poder de la ONU no respondió. 

Los rohingya son un grupo étnico musulmán que ha vivido durante siglos en los territorios actualmente conocidos como Myanmar, país que aunque contiene en su territorio a aproximadamente un millón de ellos, no les concede ciudadanía ni derecho alguno.

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Previo
Entrada antigua