Select Menu

Municipios

Latinoamerica

Sociedad

.

.

Argentina

Deportes

Internacionales

Cultura y Educación

» » “El presidente estadounidense manipula los conceptos de soberanía y seguridad”

(23/09/17 - Cuba)-.Bruno Rodríguez (foto), ministro cubano de Relaciones Exteriores, reiteró este viernes ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU) la denuncia a las medidas de endurecimiento del bloqueo impuesto por Estados Unidos a su país desde hace más de medio siglo.

Al intervenir en el 72 Período de Sesiones de la Asamblea General de la ONU, que se celebra en Nueva York, el Canciller reafirmó que fracasará cualquier estrategia que pretenda destruir a la Revolución.

Expresó que el Gobierno estadounidense ha decidido endurecer ese cerco económico, comercial y financiero, y para ello impone nuevos obstáculos a las limitadas posibilidades que tenía el empresariado de ese país para comerciar e invertir en Cuba, y restricciones adicionales a los ciudadanos norteamericanos para viajar a la Isla.

Tales decisiones ignoran el apoyo de amplios sectores estadounidenses, incluyendo la mayoría de la emigración cubana, al levantamiento del bloqueo y la normalización de las relaciones, y solo benefician los intereses de un grupo de origen cubano del sur de Florida, cada vez más aislado y minoritario, insistió Rodríguez.

En alusión a la nueva política de Washington hacia Cuba, anunciada por el presidente Donald Trump el 16 de junio último, el diplomático aseguró que “constituye un retroceso en las relaciones bilaterales y socava las bases establecidas hace dos años para avanzar en una relación de nuevo tipo” entre ambos países.

Durante su discurso, el Canciller repudió la manipulación del tema de los Derechos Humanos contra Cuba, país con mucho de qué enorgullecerse por los logros, y que “no tiene que recibir lecciones de los Estados Unidos ni de nadie”.

Rodríguez condenó las declaraciones “irrespetuosas, ofensivas e injerencistas contra Cuba y el gobierno cubano”, realizadas desde esa propia tribuna por Trump el 19 de septiembre último, y sostuvo que Estados Unidos no tiene “la más mínima autoridad moral” para juzgar a La Habana.

En relación con los supuestos ataques acústicos que habrían afectado a funcionarios estadounidenses en esta capital, el diplomático afirmó que Cuba “jamás ha perpetrado ni perpetrará acciones de esta naturaleza”, y subrayó que su país no permitirá que su territorio sea utilizado por terceros con ese propósito.

Informó que de acuerdo con los resultados preliminares de la investigación prioritaria encabezada por autoridades cubanas, hasta el momento no cuentan con evidencia que confirme las causas ni el origen de las afecciones a la salud reportadas por los diplomáticos estadounidenses y sus familiares.

Agregó que los estudios para esclarecer el asunto siguen en curso, mientras enfatizó que para culminarla “será esencial la efectiva cooperación de las autoridades estadounidenses”, y lamentó que se politice un asunto de esa naturaleza.

El ministro de Relaciones Exteriores enfatizó que Cuba tiene la voluntad de “continuar negociando los asuntos bilaterales pendientes con los Estados Unidos, sobre la base de la igualdad y el absoluto respeto a la soberanía y la independencia” de su país.

En otro momento de su intervención en la plenaria de los 193 países miembros de la ONU, el diplomático denunció las reiteradas amenazas militares del inquilino de la Casa Blanca, “quien manipula los conceptos de soberanía y seguridad en su exclusivo beneficio y detrimento de todos, incluidos sus aliados”.

Rodríguez se mostró a favor de la búsqueda de una solución justa y duradera al conflicto del Medio Oriente, así como también para los pueblos sirio y saharaui, y demandó respeto por el denominado acuerdo nuclear con la República Islámica de Irán.

También rechazó la amenaza de destruir totalmente la República Popular Democrática de Corea, y argumentó que la guerra “no es una opción en la península coreana”, al amenazar la existencia de cientos de millones de personas, incluyendo a países vecinos, además de conducir a una conflagración nuclear de consecuencias impredecibles.

En el caso de la región de América Latina y el Caribe, reiteró la denuncia de Cuba a la agresión y la violencia golpista contra Venezuela, y repudió la amenaza militar hacia esa nación, así como la orden ejecutiva que la califica de “amenaza a la seguridad nacional de los Estados Unidos”.

Condenó la iniciativa Nica-Act, promovida en el Congreso norteamericano “en una actitud injerencista que persigue imponer un bloqueo económico al pueblo y gobierno de Nicaragua”, y expresó su apoyo al expresidente brasileño Luiz Inacio Lula da Silva, víctima de persecución política para impedir su candidatura a elecciones.

El Canciller se solidarizó con el pueblo y gobierno mexicanos, familiares de las víctimas y damnificados por los recientes terremotos que sacudieron a la nación azteca, y mostró el acompañamiento a los pequeños estados y territorios insulares del Caribe, devastados por los huracanes Irma y María.

Rodríguez arribó el sábado último a Nueva York, y desde entonces ha cumplido una intensa agenda, que incluyó su participación en foros de alto nivel y la realización de encuentros bilaterales, entre ellos el celebrado con su homólogo ruso, Serguei Lavrov.

Asimismo, suscribió el lunes con el titular de Exteriores de Estonia, Sven Mikser, un memorando de entendimiento que establece un mecanismo de consultas políticas entre ambos países, y firmó el miércoles el Tratado sobre la Prohibición de las Armas Nucleares.

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Previo
Entrada antigua