Select Menu

Municipios

Latinoamerica

Sociedad

.

.

Argentina

Deportes

Internacionales

Cultura y Educación

» » Tres penitenciarios quedaron absueltos por la muerte de un joven bajo custodia

(11/09/17 - Violencia Institucional)-.Hoy se conoció la sentencia en el juicio por la muerte de Sergio Jaramillo, un joven que apareció ahorcado en una celda de la Unidad Penal Nº 23 de Florencio Varela. 

Tanto la justicia como los médicos habían ordenado medidas de monitoreo para resguardar su vida. Los tres funcionarios penitenciarios a cargo de la guardia esa madrugada fueron acusados de homicidio culposo e incumplimiento de deberes de funcionario público y ahora quedaron absueltos.

La jueza Mabel Edith Yrigoyen del correccional Nº 2 de Quilmes decidió absolver a Cristian Méndez, Héctor Montes de Oca y Ariel Waiman, los 3 agentes penitenciarios que en 2004 estaban a cargo del cuidado de Sergio Jaramillo, en el juicio por la muerte del joven que apareció ahorcado en su celda después de recibir amenazas por denunciar al servicio penitenciario.

La Comisión Provincial por la Memoria (CPM) representó a la familia como particular damnificado y había pedido una condena por homicidio culposo en concurso ideal con incumplimiento de deberes de funcionario público, cuya pena en expectativa es de 5 años de prisión. Mientras la fiscalía se limitó a acusar sólo por el incumplimiento de los deberes de los funcionarios, desestimando el nexo causal que existe entre esa desatención y la muerte.

Después de conocer el veredicto el padre de Sergio, Gustavo Jaramillo, agradeció a la CPM por los años de apoyo y asesoramiento legal y consideró que ya era un logro haber llegado a la instancia del juicio. “Esto recién empieza” dijo el hombre pesar de que ya lleva 13 años buscando justicia.

Sergio había recibido golpes y amenazas de muerte por denunciar al Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB). Un día antes de que le dijeran que él se había suicidado, su padre interpuso un hábeas corpus por estos hechos. 

Su papá Gustavo Jaramillo y su compañera Natalia Sarraute sostuvieron desde el principio que no se trataba de un suicidio y afirmaron que a Sergio lo habían asesinado por haber denunciado al personal del SPB, entre ellos a los jefes de la unidad de Batán, Julio Ferrufino y Roger Lobo, donde también había estado alojado.

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Previo
Entrada antigua