Select Menu

Municipios

Latinoamerica

Sociedad

.

.

Argentina

Deportes

Internacionales

Cultura y Educación

» » Poblete-Hlaczik: Un encuentro de cuatro generaciones para homenajear a dos militantes desaparecidos

(10/10/17 - Memoria Verdad y Justicia)-."¡Como a los nazis les va a pasar / adonde vayan los iremos a buscar!" coreaban cientos de voces que alteraron por un momento la siesta del sábado 7 de octubre en la calle Santa Elena de Guernica, provincia de Buenos Aires, desde la ruta nacional 210 hasta la plaza "Poblete-Hlazic". 

Se trataba de un pequeño gran homenaje a los militantes populares José "Pepe" Poblete Roa y a su compañera Gertrudis "Trudy" Hlaczik, secuestrados y desaparecidos a fines de 1978 junto a su hija Claudia Victoria, quien recuperó su identidad en 2000, gracias a la lucha de las Abuelas.

Ilustra esta nota una elocuente fotografía que reúne a militantes y familiares de cuatro generaciones. Allí está la Abuela Buscarita Roa, junto a su nieta recuperada Claudia Victoria; allí están los nombres de "Pepe" y de "Trudy", en la baldosa conmemorativa; allí están los bisnietos. Y junto a ellos, los viejos compañeros y amigos. Y están los otros pibes,  que acaso se conviertan en nuevos amigos y compañeros, para los tiempos que vienen.

Los nombres y las siluetas de Darío Santillán, de Jorge Julio López, de Santiago Maldonado y de tántos se confundían en las pancartas y banderas con los de "Pepe" Poblete y "Trudy" Hlaczik. Una misma historia los relaciona. Una misma Memoria los invoca y los reclama.

No hubo competencia ni rivalidad entre los organizadores. Ni entre las organizaciones. Todos querían contribuir a la realización de un gran acto, de un acto que marcara el comienzo de la recuperación de la Memoria popular, en un barrio como otros, del sur del gran Buenos Aires. Y lo lograron.

Desde el escenario hubo lectura de adhesiones y palabras emotivas, de nuevos y de veteranos militantes, estos últimos con los ojos húmedos, de ver que la lucha de "Pepe" y de "Trudy" y la de ellos mismos no se termina, porque hay mucho por hacer y porque hay nuevos brazos y nuevas voluntades para continuarla.

Después, hubo poemas. Y música. La caída del sol acarició a los niños que jugaban en la plaza, a las parejas que tomaban mate, a los viejos militantes que se reconocían y abrazaban.

El acto de homenaje se cumplió y todos sabían allí, en la plaza Poblete Hlczik de Guernica, que vendrán nuevos actos y nuevos homenajes. Porque el cultivo de la memoria, de la verde memoria del pueblo, es un derecho humano. Y porque hay cientos y hay miles de corazones decididos a ejercer ese derecho.

Por Oscar Taffetani, Telam

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Previo
Entrada antigua