Select Menu

Municipios

Latinoamerica

Sociedad

.

.

Argentina

Deportes

Internacionales

Cultura y Educación

» » Treinta mil uno

(20/10/17 - Gestión Macri, Desaparición Forzada de Personas, Opinión, Por Hugo Delgado)-.Duele, no es cualquier dolor, es el dolor de tomar conciencia plena que la desaparición forzada de personas sigue siendo una respuesta valida de los organismos encargados de la represión.

Todas las muertes duelen, todos los dolores generan sentimientos, pero en este caso el dolor es mucho mayor porque no solo hablamos de un crimen sino que estamos ante la desaparición forzada de una persona.

porque no nos confundamos, la aparición del cuerpo de Santiago Maldonado no elimina el delito de desaparición forzada de personas que ha existido durante setenta y ocho días de la misma forma que la aparición de los cuerpos de los desaparecidos de la dictadura cívico militar no disiparon ese delito con los miembros de la dictadura.

Habrá que ver ahora los pasos que da la justicia, pero por sobre todas las cosas es importante tomar conciencia que en este caso y más allá de lo que se determine en este contexto, al tratarse de una desaparición forzada de personas es un crimen de lesa humanidad y por tanto, no solo imprescriptible sino también de carácter internacional.

la imputación del fiscal federal Federico Delgado a Mauricio Macri por encubrimiento de la desaparición de Santiago Maldonado es un claro ejemplo de lo que puede llegar a enfrentar no solo el presidente sino todos los responsables en el tema.  

La decisión tomada por el el fiscal Delgado ha significado que quedaran imputados Mauricio Macri , Marcos Peña y Patricia Bullrich por encubrimiento de desaparición forzada de Santiago Maldonado, a los que seguramente se sumara en breve cuando menos Nocetti.

Este dolor no es cualquier dolor, este dolor es el dolor de una herida vieja que se vuelve a abrir. Porque la democracia Argentina tuvo muchas víctimas a manos de fuerzas de seguridad, como, y solo por dar un par de casos, Maxi Kosteki y Darío Santillan, y han existido desaparecidos también, como el caso de Julio López, pero lo que nunca había ocurrido es el caso de un desaparecido a manos de fuerzas de seguridad y mucho menos con el aparato del gobierno tratando de garantizarles impunidad.

Hoy podemos decir sin temor a equivocarnos que estamos ante el caso treinta mil uno, aunque los negacionistas del gobierno pretendan volver a contar para determinar si fueron treinta mil o veintinueve mil novecientos noventa y nueve.

Estamos ante un nuevo comienzo que dependerá de nuestra sociedad si se trata de un comienzo y final o simplemente del punto de partida para un nuevo conteo.

No estamos hablando aquí de temas electorales partidarios, no se trata de eso, aunque si claramente de un tema político, la más grave de las políticas, y eso nuestra sociedad será la responsable de decidirlo, no individualmente, sino como cuerpo y en tan solo algunas horas conoceremos esa respuesta

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Previo
Entrada antigua