Select Menu

Municipios

Latinoamerica

Sociedad

.

.

Argentina

Deportes

Internacionales

Cultura y Educación

» » Un informe de la ONU dice que los ataques a la población rohingya son un "plan sistemático"

(19/10/17 - Myanmar)-.La ola de ataques del Ejército y de monjes budistas de Myanmar que obligó a cientos de miles de rohingyas a huir a Bangladesh fue lanzada con el fin premeditado de expulsar a los miembros de esa minoría islámica y, sobre todo, de impedir su retorno, concluyó hoy el máximo organismo de derechos humanos de la ONU. 

El informe es el primero de la Oficina de Derechos Humanos de la ONU desde que comenzó el actual éxodo de rohingyas, en agosto, y se elaboró en base a 65 entrevistas, individuales y grupales, a algunos de los más de medio millón de integrantes de esa etnia llegados a Bangladesh huyendo de Myanmar (ex Birmania).

A un mes y medio de que el Papa Francisco visitara ambos países, el informe dijo que la campaña de ataques contra los rohingyas en el Estado (provincia) occidental birmano de Rakhine fue "brutal, bien organizada y sistemática", con el fin no sólo de hacer huir a la población de Myanmar sino también de evitar su regreso.

Algunos de los entrevistados dijeron que antes y durante los ataques, soldados y monjes budistas utilizaron megáfonos para decirles: "Ustedes no son de acá. Váyanse a Bangladesh. Si no se van, incendiaremos sus casas y los mataremos".

El informe, presentado en Ginebra, contradice la versión oficial birmana acerca de que el Ejército inició sus operativos en Rakhine después de que el grupo insurgente islamista Ejército de Salvación Rohingya de Arakan (ARSA), atacara puestos de seguridad el 25 de agoto. Hay indicios de que esas "operaciones de despeje", como las denominó el Ejército birmano, comenzaron a principios de ese mes de agosto, indicaron los investigadores que realizaron el informe, según reportó la agencia de noticias DPA. 

"Información que hemos recibido indica que días y hasta un mes antes del 25 de agosto, fuerzas de seguridad birmanas impusieron más restricciones (a los rohingyas) al acceso a mercados, hospitales, escuelas y sitios religiosos", dijo una de las investigadoras, Karin Friedrich, en conferencia de prensa en Ginebra. "Varones rohingyas de entre 15 y 40 años fueron al parecer arrestados por la policía de Myanmar" y encarcelados sin cargos, agregó.

El informe dijo además que las fuerzas de seguridad birmanas -en ocasiones coludidos con civiles y monjes budistas armados- buscaban "inocular miedo y un trauma profundos a nivel físico, emocional y psicológico".

El alto comisionado de la ONU para los derechos humanos, Zeid Ra’ad al-Hussein, señaló que la negativa de Myanmar a conceder derechos a los rohingyas, incluyendo la ciudadanía, parece parte de un "plan cínico para trasladar de manera forzosa a grandes cantidades de personas sin posibilidad de retorno". También describió los ataques contra los rohingyas y el incendio de cientos de sus poblados y localidades en Rakhine como una "limpieza étnica de manual", una expresión que ya había usado el mes pasado pero que no se incluye en el informe.

La misión de la ONU dijo que reunió la información entre el 13 y el 24 de septiembre a partir de testimonios recogidos entre refugiados rohingyas que han logrado llegar a la localidad bangladesí fronteriza de Cox Bazar, informó la agencia de noticias EFE.

En esos días, se estimaba que desde el inicio del éxodo habían llegado allí 270 mil refugiados, una cifra que menos de tres semanas después ya superó los 590 mil, según los últimos datos de la ONU, la principal organización que les aporta ayuda humanitaria.

El jefe del equipo de la ONU, Thomas Hunecke, describió a la prensa las condiciones inhumanas en las que viven esos refugiados y las grandes dificultades de verificar, en esas circunstancias, las violaciones a los derechos humanos de las que han sido víctimas los rohingyas.

En base a las 65 entrevistas con refugiados, así como información de los grupos de ayuda humanitaria, personal médico, fotografías y videos, el informe aseguró que fueron quemados pueblos enteros y que hubo ejecuciones, violaciones y torturas, para obligar a los rohingyas a huir y eliminar toda posibilidad de retorno. 

Las conclusiones de la ONU coinciden con las declaraciones del canciller de Bangladesh, quien ayer afirmó que Myanmar preparó la "limpieza de la zona" al menos un mes antes del ataque insurgente que desató la campaña militar.

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Previo
Entrada antigua