Select Menu

Municipios

Latinoamerica

Sociedad

.

.

Argentina

Deportes

Internacionales

Cultura y Educación

» » Capacitación sobre huerta orgánica a vecinos de la zona rural de Varela

(05/11/17 - Universidades, UNAJ)-.A través de un proyecto de voluntariado universitario la UNAJ brinda capacitación a vecinos del barrio Sarmiento de Florencio Varela sobre técnicas de horticultura, floricultura, hidroponia y poda.  

El proyecto que desde hace  cuatro años coordina el ingeniero agrónomo Mariano Purtic busca difundir en la población la práctica del autocultivo y el desarrollo de huertas orgánicas comunitarias y domiciliarias.

Las actividades se llevan a cabo en el Centro de Salud del barrio Sarmiento de Florencio Varela todos los sábados de 9 a 12. Allí el grupo participante del taller, compuesto por vecinos y vecinas de todas las edades, recibe la capacitación teórica y desarrolla las prácticas en la huerta que se generó en el lugar como parte del proyecto.  La experiencia ya pasó por otros barrios de la zona rural  como Curva de Chávez, La Carolina, San Francisco, y próximamente llegará al barrio Los Tronquitos.

Además del conocimiento práctico acerca de las características y necesidades de cada cultivo, los vecinos y vecinas del barrio acceden en forma gratuita a las semillas para desarrollar sus propias huertas domiciliarias a través del Programa Pro Huertas del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA).

“El objetivo del proyecto es difundir la cultura del auto cultivo, del autoconsumo de alimentos. Tener una huerta en el fondo de la casa, utilizando la menor cantidad posible de agroquímicos”, explicó Purtic, docente del Instituto de Ingeniería y Agronomía,  quien destacó “la satisfacción de ir formando a niños, jóvenes y adultos en la cultura de trabajar la tierra”.

A través de esta iniciativa “se promueve la capacitación y se anima a los participantes del taller a que desarrollen su propia huerta en sus hogares” a fin de mejorar  la economía familiar e incluso a comercializar su producción como una salida laboral.

Luisa Elena Aranda, estudiante de la Tecnicatura en Emprendimientos Agropecuarios y vecina del barrio comentó: “El proyecto es muy bueno, me viene muy bien para las prácticas de la carrera. Además aprendemos a trabajar en grupo y muchas técnicas útiles para la carrera”.

Por su parte Mariana Gáspari, psicóloga del Centro de Salud Sarmiento, comentó que la llegada de la UNAJ potenció el interés de los vecinos que ya trabajaban la cuestión de la huerta teniendo el Centro de Salud como eje aglutinador.

“El proyecto de huerta orgánica comenzó hace tiempo ya, con un grupo de vecinos y el apoyo del Programa Pro Huertas del INTA. Cuando llegó la propuesta de la universidad, a través del profesor Mariano Purtic nos permitió un crecimiento, en relación a la capacitación que recibimos y al desarrollo de la huerta. Fue un salto enorme y se sumaron muchos más jóvenes sobre todo”, explicó.

A partir de esta experiencia el proyecto de Voluntariado de la UNAJ se sumó a la Red Rural, un ámbito integrado por distintas instituciones barriales: centros de salud, escuelas, comedores, ong’s a fin de “sostener no sólo la capacitación sino la posibilidad de que toda esta experiencia del grupo la podamos llevar a otros espacios”, señaló la psicóloga.

La red abarca barrios como Los Pilares, Villa San Luis, Curva de Chávez, La Fiat, Villa Brown, El Alpino, San Francisco, La Capilla, Los tronquitos, El Tropezón. En ese marco, próximamente comenzarán a dictarse talleres similares con el fin de replicar la experiencia en el barrio Los Tronquitos, en el límite de la zona rural del distrito.

“En esta zona hay mucha cultura del trabajo de la tierra y esto nos une y nos enriquece muchísimo porque se genera un intercambio que es muy enriquecedor para todos los que participamos”, finalizó la profesional.

“Hemos aprendido bastante, estoy muy satisfecho”, dijo Juan Carlos Ríos, 62 años, vecino del barrio. “Me gusta, yo trabajo en casa con la tierra, y tengo la huerta orgánica con lo que aprendí acá. Sembrando las cosas que producimos acá, es muy útil”, destacó.

Laura González, promotora voluntaria del Programa Pro Huertas del INTA y productora experimentada de la zona, valoró el aporte de la UNAJ para los vecinos interesados en la temática. “Con la universidad es una experiencia nueva y para mí es genial porque veo que ellos se prestan más a servirle a los demás y a ayudar, y eso está buenísimo”.

“Desde su punto de vista el proyecto sirve para mostrar un poco lo que es el beneficio de la tierra, el tener nuestra propia siembra nos ayuda a ahorrar al tener nuestra propia cosecha, nuestra propia nutriente, nuestros propios alimentos”, sostuvo Laura.

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Previo
Entrada antigua