Select Menu

Municipios

Latinoamerica

Sociedad

.

.

Argentina

Deportes

Internacionales

Cultura y Educación

» » Un ex obrero de la Ford secuestrado dentro de la planta conserva “la ilusión de lograr justicia"

(21/12/17 - Lesa Humanidad)-.Carlos Propato (foto), ex obrero automotriz y querellante en el juicio de lesa humanidad por los delitos que se cometieron en la empresa Ford durante la última dictadura militar, aseguró que vivió “con mucha emoción” el comienzo del debate oral en esta causa que se tramita en los Tribunales de San Martín, y confesó que mantiene “la ilusión de lograr justicia a pesar del tiempo transcurrido”. 

“Hoy viví en los tribunales de San Martín una alegría muy grande. Fue un día emocionante. Luchamos durante años junto con un grupo de compañeros para que comenzara este juicio y ahora mantenemos la ilusión de lograr justicia en relación a lo que sufrimos”, señaló Propato.

A los 69 años, este ex trabajador de Ford, que en la actualidad integra el Servicio de Paz y Justicia (Serpaj) que encabeza el premio nobel Adolfo Pérez Esquivel, impulsa desde hace 13 años esta causa que después de varias postergaciones llegó a un juicio oral que se inició ayer.

“Esperé casi 42 años para este día y siento que es un homenaje para con mis compañeros, lo que no pudieron sobrevivir y todos aquellos que no pudieron hacer este camino con nosotros”, apuntó la víctima sobre el inicio de este juicio que se llevó a cabo en la sede judicial ubicada Pueyrredón 3728, en el partido de San Martín.

El Tribunal Oral en lo Criminal Federal N°1 de San Martín comenzó a juzgar al ex gerente de Manufactura de Ford, Pedro Müller, al ex jefe de Seguridad de la planta de General Pacheco, Héctor Francisco Sibilla, y al ex jefe del Cuerpo IV del Ejército, Santiago Omar Riveros, por los crímenes perpetrados contra 24 trabajadores.

Propato trabajaba en 1976 como responsable del área de pintura en la planta que la automotriz posee en la localidad de General Pacheco, en la zona norte del Gran Buenos Aires.

“El 13 de abril de 1976 me secuestró un grupo de tareas y me torturaron en el quincho, el centro clandestino de detención que funcionaba dentro de la planta y por donde terminaron todos los empleados que la empresa consideraba como problemáticos porque tenían militancia sindical”, repasó Propato, querellante junto a un grupo de ocho ex trabajadores de la firma.

Tras permanecer 24 horas en el quincho fue trasladado a la Comisaría Primera de Tigre, donde luego de 45 días, a fines de 1977, quedó “blanqueado” y alojado a fines de 1977 en la cárcel de Devoto.

“Después de me mandaron al penal de Sierra Chica, donde me liberaron en 1983, cuando terminaba la dictadura. Por la tortura perdí parte de la visión en un ojo y tuve una lesión muy grave en una vértebra”, remarcó.

Luego de varias postergaciones, un tribunal compuesto por jueces Mario Gambacorta, Osvaldo Facciano y Diego Barroetaveña -junto a Eugenio Martínez Ferrero como cuarto magistrado- dio inicio a una causa emblemática sobre la vinculación empresaria con el terrorismo de Estado.

El ex gerente de relaciones institucionales de Ford en esos años,
Guillermo Galárraga, era otro de los imputados en este proceso, pero falleció en junio de 2016.

La imputación a gerentes de la empresa tiene relación con el hecho de la existencia de un centro clandestino de detención que funcionó dentro de la empresa en el lugar que los trabajadores utilizaban como un centro de esparcimiento.

En la audiencia de hoy estuvieron presentes Müller y Sibilla, quienes escucharon los cargos en su contra por "privación ilegítima de la libertad y tormentos", en tanto que Riveros no se presentó por motivos de salud y lo hará dentro de una semana.

El juicio se reanudará el próximo 8 de febrero, y en esa fecha se espera que comiencen a declarar los primeros testigos que figuran en el expediente.

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Previo
Entrada antigua