Select Menu

Municipios

Latinoamerica

Sociedad

.

.

Argentina

Deportes

Internacionales

Cultura y Educación

» » Se llamaba Gaby, Murió por el ajuste de Cambiemos

(27/02/18 - Gestión Macri, Ajuste Asesino)-.¿Cuándo una muerte se puede evitar y no se hace porque 'hay que evitar gastos innecesarios' puede seguir llamandose muerte o hay que hablar de asesinato?

Mauricio Macri y María Eugenia Vidal, pero también todos sus socios del PRO, la UCR, el ARI, la Sociedad Rural, Clarín, La Nación y todos los etcéteras que ya conocemos, son responsables de esta nueva muerte.

Seguramente este fin de semana la dulce Gaby Michetti ira a comer a lo de Mirta y dirá que el estado actuó en defensa propia, como hizo cuando los gendarmes balearon por la espalda a Rafael Nahuel.

Seguramente la Gaby Michetti pondrá cara de compungida y dirá que tiene dudas y si hay dudas siempre se le cree a los amigos y en este caso los amigos son el Estado que decidió ahorrar en los medicamentos para su tocaya y dejarla morir.

Si comparamos los dos millones de pesos del catering del retiro espiritual del gabinete con los doscientos mil pesos del medicamento que debía recibir la docente muerta a manos de la indiferencia del gobierno de Cambiemos notaremos que algo no anda bien.

Nadie quiere que el gabinete se lleve un huevo duro en un taper a los retiros espirituales, pero tampoco se puede aceptar que se alimenten con dinero que podía ir a parar a medicamentos para salvar una vida.

Porque y me pregunto, mejor dicho, no, no me lo pregunto a mi sino a vos, que votaste a Cambiemos: ¿Te parece más importante el sanguchito de Mauricio o el medicamento para salvar la vida de Gaby?

Gaby era en vida Gabriela Ciuffarella, docente, titular de una obra social, IOMA, a la que aportaba religiosa y obligatoriamente un porcentaje de su sueldo para, entre otras cosas, recibir los medicamentos cuando enfermara.

Gabriela Ciufarella era docente de Lomas de Zamora, había pedido de carácter urgente los medicamentos el 27 de diciembre pasado; en el IOMA local, sus compañeros de SUTEBA local se movilizaron en dos ocasiones para reclamar por su caso, una a Lomas y la otra a La Plata, el viernes IOMA dio curso al pedido, demasiado tarde, casi una burla.

En medio Gabriela Ciufarella, la seño Gaby, debió ser internada dos veces y su salud se deterioró lo suficiente para costarle la vida. 


Sus estudiantes, sus compañeros y seguramente todos y cada uno de los hombres y mujeres de buena fe que habitamos este país estamos doloridos, conmovidos por su muerte que nos parece un cruel asesinato; los funcionarios que patearon la pelota para arriba e hicieron todo el tiempo que pudieron deben sonreír satisfechos por haber ahorrado unos pesos. Es probable que en el próximo retiro el catering sea un poco más surtido.

Carta de una compañera de Gabriela Ciuffarella
Sentimientos
¡Qué día triste! Llegué de laburar recién, cansada, destruida por haber estado editando toda la tarde y por haber cruzado la ciudad en el 39 para volver a casa.

A las 7 de la mañana Andre me avisó que se había muerto Gaby.

Al rato veo su facebook activo con un mensaje de despedida.
Entonces leo. Leo que IOMA fue siempre un desastre y que siempre se le murieron pacientes.

Leo que lo que pasó no es achacable al recorte.

Leo que lo que pasó es culpa de la burocracia.

¡Leo tantas cosas!

Yo soy paciente oncológica desde hace 4 años. Soy afiliada a IOMA pero la suerte de un marido con OSDE me salva, y sigo medicada correctamente hasta diciembre de 2019.
Y me veo en la obligación de contar que el cáncer de Gaby tenía buen pronóstico. Que la aplicación de esa droga costaba 200.000 pesos. Y, como en diciembre, los indicadores estaban bien, IOMA decidió DISCONTINUARLA.

Dos meses sin medicación y una metástasis pulmonar, se llevaron a Gaby hoy, a los 46 años.

Desde que me operaron mis indicadores están bien. Ya van cuatro años.
¿Y si hubiera sido afiliada a IOMA únicamente? ¿Me habrían discontinuado los remedios? ¿Estaría viva hoy?

Acá no hubo burocracia o desidia. Acá hubo lisa y llanamente RECORTE. Quisieron ahorrar las 200 lucas que cuesta la medicación.

Hoy una alumna de Gaby me preguntó la hora del velatorio.

-La quiero despedir- me dijo. Y puso un corazón partido.

Enorme pena que el ahorro que hizo la provincia en salud, como si la salud fuera un bien de mercado, nos haya dejado a nosotrxs, sus compañerxs, y a sus alumnxs sin Gaby, un cascabel, una mina siempre sonriente y pura pila. Una enorme tristeza.

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Previo
Entrada antigua