Select Menu

Municipios

Latinoamerica

Sociedad

.

.

Argentina

Deportes

Internacionales

Cultura y Educación

» » Un nieto recuperado pide que no le den la domiciliaria a su apropiador: “Tengo miedo de que me mate”

(13/03/18 - Memoria, Verdad y Justicia)-.“No quiero que salga, tengo miedo de que me mate y estoy seguro que va a querer cumplir su promesa porque sé lo violento que es”. Con esas palabras, Guillermo Pérez Roisinblit, nieto recuperado en el 2000, ruega que la Justicia le niegue la prisión domiciliaria a Francisco Gómez, el ex agente de inteligencia de la Fuerza Aérea que lo apropió y le quitó su identidad, después de asesinar a su madre y a su padre en la Regional de Inteligencia Buenos Aires (RIBA) durante la última dictadura militar. 

Gómez, con dos condenas por delitos de lesa humanidad por su rol en el centro de detención del oeste del Conurbano bonaerense, es uno de los 96 genocidas a los que el Gobierno quiere liberar, con la excusa de “descomprimir” las cárceles.

La semana pasada trascendió que el Servicio Penitenciario Federal elaboró un informe con 96 genocidas que podrían ser excarcelados bajo los beneficios de libertad condicional o prisión domiciliaria. Peréz Roisinblit aseguró que al momento de ver el nombre de Gómez en esa lista, la persona que lo golpeó tantas veces a él como a su apropiadora, se asustó y se convenció de que estaba presenciando “una injusticia”.

José Manuel Pérez Rojo era el nombre de mi papá, que no se quejaba ante las torturas. Yo pienso que no se quejaba para que no sufriera mi mamá, Patricia Julia Roisinblit, que podía escuchar desde abajo todo lo que le hacían los militares a mi papá en el entrepiso.

el 23/12/2003 fue la última vez que fui a visitarlo. Ese día también estaba borracho. Luego de varias recriminaciones me dijo -...pero quedate tranquilo que algún día voy a salir, y ese día les voy a poner una bala en la frente a vos, a tu hermana y a tus abuelas.

“Pensé que se había acabado esto de tener que preocuparme por él hace dos años, cuando lo sentenciaron a doce años por los crímenes en la RIBA”, le dijo a este diario el nieto de la vicepresidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Rosa Roisinblit. 

Guillermo contó que está amenazado por Gómez, quien le dijo varias veces que cuando saliera de la cárcel lo iba a matar: “Alguna día voy a salir y ese día les voy a poner una bala en la frente a vos, a tu hermana y a tus abuelas”, escribió Guillermo anoche en un tuit. “Eso me dijo la última vez que lo fui a ver”, agregó.

Guillermo es hijo de los militantes Patricia Julia Roisinblit y José Manuel Pérez Rojo. Conoció su verdadera identidad en 2000, gracias a la búsqueda de su hermana Mariana y de la vicepresidenta de Abuelas. En 2005, Gómez fue condenado a siete años y medio de prisión por su apropiación. 

En ese mismo fallo, su mujer fue condenada a tres años y un mes y el partero de la ESMA Jorge Luis Magnacco, a 10 años -aunque ya fue beneficiado con la libertad condicional en diciembre del año pasado. Gómez volvió a ser condenado, aunque a 12 años, por los delitos de secuestro y tortura de Patricia y José. 

En ese momento, Guillermo creyó que la pena “no era suficiente” por todo lo que había padecido. Pero su sorpresa fue mayor al enterarse de que su apropiador es uno de los elegidos por el servicio penitenciario para cumplir prisión domiciliaria.

“‘Mirá el lío en que me metiste por ir con esas viejas!’ Me decía mi apropiador, Francisco Gómez, mientras cumplía con prisión preventiva por haberme apropiado, cambiar mi identidad y falsificar todos mis documentos”, comenzaba ayer la cadena de tuits en los que descargó su bronca. Guillermo sufrió maltratos por parte de su apropiador y tuvo que ver también cómo este amenazaba y golpeaba a Dora, su apropiadora. 

“Gran parte de los recuerdos de mi infancia, lo tienen a él como protagonista. Ni siquiera pudo actuar el rol que intentó cumplir al arrebatarme de mis padres. Una vez alcanzado su objetivo, sólo pudo interpretar el papel por 6 años”, escribió ayer por la noche en la serie de mensajes que dejó en la red social.

—Mirá el lío en que me metiste por ir con esas viejas! Me decía mi apropiador, Francisco Gómez, mientras cumplía con prisión preventiva por haberme apropiado, cambiar mi identidad y falsificar todos mis documentos.

Gómez no era un pobre tipo que quedó preso por una injusticia. Era parte de un grupo de tareas de la Fuerza Aérea que durante la última dictadura se encargó de secuestrar, torturar y desaparecer gente desde el epicentro represivo de la zona Oeste del conurbano bonaerense, la RIBA

“Esto no es una lavada de cara, simplemente cuento qué es lo que me ha tocado vivir y esto siguió hasta que fui adolescente. Siempre me preguntaba por qué no se comportaba como el padre que tendría que haber sido porque se había divorciado de Dora, no de mí, pero después comprendí que nunca había sido su hijo”, manifestó a este diario.

El pedido de Guillermo es claro: no quiere que Gómez, de 72 años, vuelva a su casa. La mayor parte de su condena estuvo en una dependencia de la fuerza aérea, entre el Planetario y Vía de San Martín, custodiado por personal de la RIBA.

“Los pasó como en un retiro espiritual, hacía asados, tomaba bebidas alcohólicas, tenía teléfono de línea, era la única persona que estaba ahí y era custodiado por sus propios compañeros de trabajo”, cuenta, y advierte que la condena por los 12 años aún no está firme, motivo por el cual “su abogado amaga con pedir el 2×1”.

Durante ese tiempo, fui testigo en muchas oportunidades de cómo golpeaba salvajemente a su esposa (a quien yo llamaba mamá, Dora) hasta el punto de dejarla en un hospital por lo brutal de las golpizas.

 No falta nada en mis recuerdos: amenazas, golpes, sangre, ventanas rotas, puntos de sutura, muebles rayados a punta de cuchilla, escopeta, balas, un secuestro (secuestro al cuadrado) cuando me sacó de casa por tres días para "enseñarle" quien manda a Dora y el miedo. Mucho miedo

“¿Quién va a hacerse responsable si me pasa algo? ¿Y si le pasa algo a mi familia? ¿Todas y cada una de las generaciones de mi familia tiene que ser víctima de estos criminales? Mis abuelos, mis padres, mi hermana y yo, mis hijos… Hasta cuándo?” escribió en su último tweet.

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Previo
Entrada antigua