Select Menu

Municipios

Latinoamerica

Sociedad

.

.

Argentina

Deportes

Internacionales

Cultura y Educación

» » Emotiva presentación del libro "Los Iaccarino", en el lugar donde esos empresarios fueron torturados

(13/04/18 - Memoria Verdad y Justicia)-.Ayer jueves 12, en el espacio de Memoria "El Infierno" (ex Brigada de Investigaciones de Lanús), calle 12 de octubre 234, Avellaneda, fue presentado el libro "Los Iaccarino", del periodista y escritor Miguel Russo. 

Participaron del acto, realizado en lo que fue el "garage" del CCD (que se mantiene en las mismas condiciones en que lo dejó la Policía Bonaerense el año pasado), la presidenta de la Mesa de la Memoria de Avellaneda y Madre de Plaza de Mayo Carmen "Tota" Guede, el Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel, el economista Carlos Cleri, el Secretario de DDHH de Avellaneda Claudio Yacoy, los hermanos Alejandro y Carlos Iaccarino y el mencionado autor de la obra.

Estaban presentes, entre el público, el hijo del dos veces desaparecido Julio López, Rubén, quien es denunciante y querellante contra el condenado genocida Miguel Etchecolatz; también el artista plástico estadounidense Brian Carlson (autor de la muestra itinerante "Aparecidos") y varios ex presos políticos. 

Entre las adhesiones enviadas al acto, se destacó la del Obispo de San Isidro y Presidente de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), monseñor Oscar Ojea. El libro sobre los Iaccarino llama a la reflexión -escribió el Obispo- sobre "un tiempo muy doloroso para la patria, pero que forma parte de nuestra historia real, condicionando parte de nuestro presente".

Un rasgo particularmente impactante de esta presentación fue que se realizó en el mismo lugar a donde llegaban, tras las incursiones nocturnas de los grupos de tareas, los secuestrados y las víctimas del terror, y la circunstancia de que 42 años después, los retratos de muchos de esos desaparecidos presenciaran de un modo simbólico la recordación que estaban haciendo las víctimas sobrevivientes.

"Ésos que están allí -dijo el último en hablar, Adolfo Pérez Esquivel- no son muertos: son semillas", invitando a no bajar los brazos y a comprometerse con la lucha por mantener los derechos y las libertades ciudadanas, la lucha por lograr verdad, justicia y reparación de los crímenes (el caso de los Iaccarino es elocuente) y la lucha por legar a hijos y nietos una democracia real, que sea más justa e igualitaria.

"Así como hay un monocultivo de la soja, o del maíz -continuó el Nobel- hay un monocultivo más peligroso, que es el monocultivo de la mente. Porque la riqueza de los pueblos es la diversidad, nunca la uniformidad, nunca el monocultivo de la mente".

Luego, aludiendo al sistema de aprovisionamiento popular y abaratamiento de los alimentos que impulsaron los Iaccarino (lo que les valió un durísimo castigo, ordenado desde los centros de poder económico), Pérez Esquivel habló de "compartir el pan y la libertad", porque "sin la libertad no podemos amar a nuestros semejantes, amar al pueblo; y sin amor al pueblo no podemos cambiar este mundo de sometimiento, de hambre, de miseria".

No perdió oportunidad el Nobel (quien además preside la Comisión Provincial de la Memoria y el Serpaj) para hablar de lo que significa la libertad para aquellos que la han perdido alguna vez, y señaló el caso reciente del ex presidente brasileño Lula da Silva, a quien anunciò que visitará la semana entrante en la cárcel de Curitiba, como parte de una campaña para postularlo al Premio Nobel de la Paz.

Finalmente, Pérez Esquivel tomó el ejemplo de los inclaudicables Alejandro y Carlos Iaccarino para invitar a todos a luchar con alegría. "No dejen de sonreirle a la vida -dijo. Cuando a mí me dicen que un militante 'está amargado', yo digo ¡cuidado, no es un militante: es un amargado! Hay que luchar con la alegría de la lucha, y con esperanza. Ya dice bien el proverbio que nunca está tan oscuro como antes del alba".

Tras la finalización del acto, la concurrencia fue invitada a recorrer, de la mano de Claudio Yacoy, el espacio de Memoria municipal "El Infierno", cuyas actividades ya han comenzado a cambiar la fisonomía y las costumbres al barrio de "Crucecita", en el centro de la populosa ciudad de Avellaneda.

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Previo
Entrada antigua