Select Menu

Municipios

Latinoamerica

Sociedad

.

.

Argentina

Deportes

Internacionales

Cultura y Educación

» » A casi un cuarto de siglo del genocidio hallaron fosas comunes en Kigali

(17/05/18 - Ruanda)-.Nueve fosas comunes se han encontrado las afueras de la capital de Ruanda, Kigali, donde se estima podrían hallarse los restos de unas tres mil víctimas del genocidio contra la etnia Tutsi consumado en 1994, según informaron medios locales. 

Las fosas, localizadas en el pueblo de Kabeza, en el distrito de Gasabo, suponen uno de los mayores descubrimientos de restos humanos de los últimos años en Ruanda, donde el conflicto étnico causó la muerte de cerca de un millón de tutsis y hutus moderados, a lo largo de una guerra interna de 100 días.

El secretario ejecutivo de Ikuba (una asociación de supervivientes de la masacre) en Gasabo, Theogene Kabagambire, confirmó a la agencia de noticias EFE que dos fosas están en una carretera y el resto bajo el piso y en el terreno de una casa donde en 1994 se alzaba un campo de concentración en el que las temibles milicias hutus Interahamwe asesinaron a tutsis.

"Las labores de exhumación comenzaron en dos fosas comunes localizadas en la carretera principal. Hemos acabado con una y hemos exhumado 156 personas", explicó Kabagambire.

En una fosa de la vivienda, había un total de 207 cuerpos de adultos. Pero también hay niños asesinados y enterrados de forma anónima, reveló un miembro del comité de Ibuka, Rashid Rwigamba.

"Es difícil determinar el número de niños, pero la cantidad de ropa infantil que hemos encontrado hasta ahora nos indica que el número es enorme", indicó Rwigamba.

Varios voluntarios trabajan en recuperar cadáveres y, cuando los sacan, les quitan las vestimentas y las cuelgan en postes de madera para que las familias puedan identificar mejor a las víctimas.

En esos postes pueden verse pantalones, camisas o chaquetas arrugados y manchados de tierra que, pese al paso del tiempo, aún conservan colores vivos como el rojo o el azul.

Ibuka cree que hay unos 3.000 cadáveres, pues es el número de desaparecidos en el Sector de Rusororo, donde está Kabeza, que albergó el mayor destacamento de milicias hutus en el genocidio.

"Estamos seguros de que el número ronda los 3.000 porque las pruebas que hemos recogido atestiguan que este lugar acogió el mayor destacamento y cientos de tutsis eran traídos desde diferentes sitios para matarlos", subrayó Rwigamba.

Las fosas han sido descubiertas gracias a que un testigo involucró al que era entonces propietario de la casa donde se localizan las tumbas como un sospechoso de genocidio.

Ibuka había intentado desde hace 24 años conseguir que Saveri, como se conoce al sospechoso, les dijese dónde se encontraban las fosas, pero hubo que esperar a que la Policía ruandesa lo detuviese recientemente para que confesara.

"Saveri nos vio cavando en un sitio erróneo y nos dijo que quitásemos las letrinas construidas sobre las fosas" para hallar los cuerpos, algunos sepultados a "22 metros de profundidad", relató Rwigamba.

Kigali y sus alrededores fueron algunos de los escenarios más cruentos del genocidio, pues resistieron como uno de los últimos bastiones de las milicias hutus antes de que las fuerzas del Frente Patriótico Ruandés (FPR, de mayoría tutsi) pudiesen liberarlas.

La masacre de 1994 supuso el exterminio de entre el 20 y el 40% de la población de Ruanda, entonces el país más densamente poblado de África, con siete millones de personas.

El 70% de los muertos fueron tutsis, asesinados por extremistas hutus tras la muerte del presidente ruandés Juvenal Habyarimana, cuando el avión en el que viajaba fue derribado el 6 de abril de 1994 poco antes de aterrizar en el aeropuerto de Kigali. 

El asesinato de Habyarimana (de la etnia hutu, mayoritaria en Ruanda), muerto junto al presidente de Burundi, Cyprien Ntaryamira, que lo acompañaba, fue el detonante de la matanza colectiva iniciada por hutus radicales.

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Previo
Entrada antigua