Select Menu

Municipios

Latinoamerica

Sociedad

.

.

Argentina

Deportes

Internacionales

Cultura y Educación

» » Desplazados internos en Etiopía: rostros de una tragedia humanitaria

(29/06/18 - Etiopía)-.Rostros esperanzados de centenares de familias desplazadas por la violencia en Etiopía mientras recibían asistencia del Gobierno y otros socios, develaron hoy una de las principales tragedias humanitarias que vive este país del Cuerno de África.

Las cifras recientes sitúan en al menos un millón las personas que debieron reubicarse en otros territorios, distintos de los suyos, debido a enfrentamientos recurrentes en varias regiones, sobre todo en el estado de Oromia y el de las Naciones, Nacionalidades y Pueblos del Sur.

'Todo lo que teníamos se había ido...Nos quedamos sin nada', recordó Mohammed Ali, un residente de la aldea de Gudis en el distrito de Darolebu, este etíope, en declaraciones que colmaron titulares en la prensa local.

Ali pertenece a uno de los ocho mil 400 núcleos familiares desplazados por el conflicto étnico presente desde diciembre de 2017 entre los Oromos y los somalíes en la zona oeste de Hararghe, donde las dos comunidades viven una junto a la otra.

'Tenía 23 bocas para alimentar: tres esposas y 20 niños', manifestó. 'Después de la violencia, me pregunté cómo proporcionar alimentos para todos y cómo volver a ponerme de pie. Rezaba todos los días para no terminar comiendo nada. Afortunadamente, mis oraciones fueron respondidas cuando la Cruz Roja nos dio lo que más necesitábamos: semillas y herramientas agrícolas. Esto nos proporcionó un gran alivio'.

Poco después de destaparse los choques, las autoridades comenzaron un plan intensivo de ayuda con el apoyo de la Sociedad de la Cruz Roja de Etiopía (ERCS), con miras a proporcionar artículos para el hogar que comprendían refugios de plástico, colchonetas, mantas, bidones, jabón y utensilios de cocina.

Un total de ocho mil 433 hogares se vieron beneficiados; a ellos también se les dio insumos propios de la agricultura para ser utilizados en la actual temporada de lluvias.

Cada casa recibió 25 kilogramos (kg) de semillas de alubias y cinco kg de semillas de sorgo, así como un arado de metal y una azada.

De acuerdo con Ketema Habtamu, jefe de la unidad de Reducción de Desastres con la rama zonal del ERCS, la asistencia brindará soportes a aproximadamente 50 mil personas de las comunidades afectadas.

James Reynolds, jefe de la delegación de la Crus Roja, precisó que la distribución tenía como objetivo proporcionar los mecanismos vitales de producción a las personas desplazadas, ayudándoles así a restablecer sus medios de subsistencia.

Dessie Kedir, una de las beneficiadas, es una madre soltera que cría a 12 hijos sola. Perdió a su hermano menor, de 19 años, durante la violencia.

'Huimos por nuestras vidas desnudos en medio de disparos, a la medianoche. Afortunadamente, sobrevivimos. Cuando regresamos a nuestro pueblo, la vivienda y los cultivos en pie en dos hectáreas de granja se quemaron hasta el suelo. Mis hijos y yo estábamos en un aprieto. Luego vino esta donación enviada por Alá (Dios): primeros artículos para el hogar y utensilios de cocina, luego semillas y herramientas que ayudan a arrojar luz sobre nuestro sombrío futuro', cuenta Kedir, ahora con un amplia sonrisa en el rostro.

'Temía que mi tierra estaría inactiva esta temporada porque no tenía semillas para sembrar. Afortunadamente, llegó lo que me ayudará a cultivar frijoles y sorgo en mi granja', comentó otro receptor, Zarash Mohammed, de 50 años, quien tiene siete hijos.

La mayoría de los favorecidos esperan sembrar entre 10 y 15 quintales por hectárea en promedio, siempre que las precipitaciones lleguen a tiempo.

La tensión entre los grupos étnicos a lo largo de la frontera entre las regiones aumentó sobre la competencia por el pastoreo y la tierra de cultivo, así como el acceso a los puntos de agua.

Aunque los pasos dados para enfrentar esta situación son loables, en opinión de expertos se necesita mucho más: en Etiopía las estadísticas oficiales citan que actualmente más de siete millones de seres humanos sufren la escasez de alimentos y se requieren casi 300 millones de dólares para hacerles la vida mínimamente digna. 

Por Richard Ruíz Julién, PL

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Previo
Entrada antigua