Select Menu

Municipios

Latinoamerica

Sociedad

.

.

Argentina

Deportes

Internacionales

Cultura y Educación

» » Facundo Jones Huala sigue en huelga hambre

(19/06/18 - Pueblos Originarios)-.El lonko Facundo Jones Huala, quien se encuentra detenido en la Unidad penal Número 14 de la localidad chubutense de Esquel hace un año lleva 18 días en huelga de hambre. 

Este sábado se conoció la noticia de que comenzó una huelga de hambre seca, lo que significa la no ingesta de líquidos, debido a que le impidieron celebrar el Wiñoy Tripantu, año nuevo de la comunidad mapuche.

Hace dos años, Y mientras se encontraba también privado de su libertad, le habían permitido la celebración que comprende un derecho cultural, que los pueblos originarios poseen de acuerdo a leyes y tratados internacionales. En este caso, el juez Gustavo Villanueva es quien se lo niega; el mismo juez que lleva la causa por homicidio de Rafael Nahuel, y quien con las pruebas en sus manos no determinó todavía que ningún efectivo de la Prefectura este preso.

Aunque sus familiares y amigos le piden que revea su medida debido a que su estado físico está deteriorado y corre riesgo su integridad, Facundo continúa su lucha incansable por los derechos mapuches. La misma lucha que lo llevó a enfrentarse a los poderes de los terratenientes que ocupan las tierras ancestrales de su comunidad.

De todas maneras se presentó un hábeas corpu correctivo y colectivo por las pésimas condiciones de detención que atraviesa el lonko. Mientras tanto espera que la Corte Suprema, quien se está tomando todo su tiempo, determine su destino. En Chile tiene pedido de extradición por una causa en la que todos los acusados fueron absueltos y están libres. Por tal motivo se denuncia que hay una persecución contra el lonko Y contra la comunidad mapuche en su conjunto por parte, no sólo de los poderes que se ven amenazados por la lucha colectiva, sino también por el mismísimo gobierno, quien sistemáticamente vulnera los valores, las prácticas y los derechos de los pueblos originarios.

Por Juan Alberto Pérez, ANCAP

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Previo
Entrada antigua