Select Menu

Municipios

Latinoamerica

Sociedad

.

.

Argentina

Deportes

Internacionales

Cultura y Educación

» » "No alcanza con la sospecha o la suposición, hay que probar las cosas"

(29/06/18 - Persecución Judicial)-.Los abogados del ex vicepresidente Amado Boudou apuntaron a desestimar que se hubiera comprobado que Núñez Carmona funcionaba como alter ego del funcionario

Cuestionaron a la OA y a la UIF y solicitaron absolución. Presunción de condena en tribunales."No tienen nada para condenar a Boudou". Con esa frase la defensa del exvicepresidente Amado Boudou sintetizó su alegato en la instancia final del juicio por el levantamiento de la quiebra de la ex Ciccone Calcográfica. 

Y neutralizar la acusación por cohecho pasivo y negociaciones incompatibles con la función pública por la que la fiscalía pidió 5 años y medio de cárcel. Mientras todos los ojos estaban puestos en el partido de Argentina y Nigeria, los abogados del extitular de la cartera de Economía apuntaron a derribar los cargos del fiscal Marcelo Colombo y cuestionaron la intervención de la Unidad de Información.

Financiera (UIF) como querella. En lo conceptual, no sólo solicitaron que sea absuelto, sino que confinaron cualquier actividad relacionada con la empresa a diversas áreas de la administración pública, pero relacionadas con el interés de José María Núñez Carmona, quien fue el interactuó con los fundadores de la firma y con Alejandro Vandenbroele, sindicado como presunto testaferro del exvice. Incluso, con el cuestionado alquiler del departamento de Puerto Madero.

"A esta altura no alcanza con la sospecha o la suposición, hay que probar las cosas", argumentó el tándem de abogados Alejandro Rúa y Graciana Peñafort, encargados en la instancia de juicio de defender a Boudou. Así, resumieron que no hay "certeza" sobre ninguna de las pruebas que utilizaron los acusadores. Y que aun así fuera, sólo apunta a la posibilidad de que Núñez Carmona haya estado detrás de las negociaciones por la continuidad de la compañía, que incluyeron reuniones con Boldt, el Grupo Clarín y otros actores que planeaban desembarcar en la planta impresora de valores. 

El resumen es que pese a los argumentos esgrimidos para señalar que el amigo y ex socio de Boudou haya tenido una participación central, esto no puede ligarlo al accionar de Boudou como encargado de la cartera económica, ya que actuaba con autonomía y con la participación de otras reparticiones públicas sobre las que el exvice no tenía injerencia. 

The Old Fund, cuya cara visible era Vandenbroele, no podía ser atribuida a Boudou porque en el juicio no se aportó prueba ni que estuviera económicamente relacionada, ni que las acciones al portador hubieran terminado en manos del entonces funcionario. Por esto, solicitaron la absolución, aunque hay certeza en tribunales de que el veredicto -que se apunta a conocer antes de la feria judicial de invierno- será condenatorio, con expectativa sobre el monto de la pena.

Parte de la defensa giró sobre aspectos técnicos: los abogados intentaron rebatir que los hechos no podían ser probados (incluyendo reuniones que se dieron por ciertas, o comunicaciones telefónicas que aparecen en la misma celda que los domicilios de los implicados), y que cuando se los diera por ciertos, todavía no configuraban un delito por no estar encuadrados en los requisitos que imponía el Código Penal para construir la acusación. 

Si algún ladrillo del relato de la acusación era quitado, todo el castillo se desmoronaba. Ni la actuación de la AFIP (a cargo de Ricardo Echegaray), ni la de la Casa de la Moneda (con Katya Daura a la cabeza), ni la de los financistas con Raúl Moneta como aportante podían ser atribuidas a una gestión de Boudou, sostuvo la defensa. Se argumentó que un "grupo inversor" con llegada "al Gobierno" estaba detrás del proyecto, sin individualizar protagonistas.

En el juicio quedó claro que detrás de Vandenbroele estaba Núñez Carmona. Su defensa alegó que, a pesar de ser amigo de Boudou, no se pudo comprobar que fuera su alter ego más que por versiones periodísticas. Incluso, fundamentaron que presuntas reuniones en I Fresh Market fueron ubicadas por los imputados (los hermanos Ciccone) en fechas distintas, lo mismo que los ingresos al Ministerio de Economía, a los cuales se adjudicó una fecha que no se correspondía con los testimonios. 

"Lo único que se probó es que Boudou le dio la mano a Nicolás Ciccone en Telefé", apuntó Rúa. Los abogados señalaron que Núñez Carmona era centro de las relaciones con funcionarios del Ministerio de Economía y con Rafael Resnick Brenner, también acusado como mano derecha de Echegaray. Sobre la pata financiera -aún en etapa de instrucción- los letrados señalaron que fue el propio Vandenbroele el que admitió haber enmascarado su participación y la de los financistas a través de distintas empresas, cuya propiedad, nunca se terminó por establecer. Hoy continuarán los alegatos de la defensa de Nicolás Ciccone y Resnick Brenner, mientras que la semana que viene continuará la del "arrepentido" Vandenbroele.

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Previo
Entrada antigua