Select Menu

Municipios

Latinoamerica

Sociedad

.

.

Argentina

Deportes

Internacionales

Cultura y Educación

» » La reanudación de relaciones entre Etiopía y Eritrea abren una nueva era en el cuerno africano

(09/07/18 - Relaciones Bilaterales)-.Etiopía y Eritrea acordaron hoy el restablecimiento de relaciones diplomáticas, un anuncio que paralizó de emoción los corazones de los ciudadanos de ambos países y coronó semanas de cambios a modo de torbellino.

Así lo reseñó el diario The Ethiopian Herald, junto con una foto del primer ministro, Abiy Ahmed, y el presidente eritreo, Isaias Afwerki, que pone rostros a un momento histórico: uno de los conflictos más intratables de África llega a su fin.

'Acordamos que las aerolíneas comenzarán a operar, los puertos estarán accesibles, las personas podrán moverse libremente y se abrirán las embajadas', aseguró Ahmed, en declaraciones transmitidas por las principales cadenas estatales y privadas.

'Vamos a demoler la pared y, con amor, construir un puente de sólida amistad', puntualizó el gobernante etíope.

Las naciones del Cuerno de África se mantuvieron en desacuerdo desde que Addis Abeba rechazó un fallo de Naciones Unidas, tras la guerra de 1998-2000 que causó unos 70 mil muertos, y se negó así a ceder Badme, una pequeña ciudad fronteriza, simbólicamente importante.

Sin embargo, a principios de junio el Frente Democrático Revolucionario del Pueblo Etíope (Eprdf), coalición que dirige este país, manifestó que respetarían íntegramente los principios de demarcación fronteriza definidos por el convenio de Argel, lo cual inició el deshielo.

Y ya no hubo señales de animosidad el domingo; nuestro premier aterrizó en el aeropuerto y fue recibido por Afwerki: la imagen de los dos hombres abrazados antes de caminar a lo largo de una alfombra roja parecía un sueño, un buen sueño, refirió el comentarista Alemayehu Kassa.

Las multitudes se alinearon en las calles de la capital de Asmara animando al convoy de los líderes, ondeando las banderas gemelas; fue un espectáculo que pocos habían anticipado.

'Esta no es una visita ordinaria. Esta no es una relación diplomática ordinaria. Es un día emotivo', dijo Mesfin Negash, experto del Centro de Estudios Estratégicos. 'El proceso de paz ahora pertenece a la gente, las altas esferas no pueden negar la presión pública'.

Los analistas apuntaron que se necesita mucho trabajo para demarcar la frontera, aunque con voluntad política conjunta se pueden superar los obstáculos.

'A partir de ahora, la guerra no es una opción para la gente. Lo que necesitamos ahora es amor', subrayó el primer ministro.

'El pueblo eritreo tiene hoy la oportunidad de expresar su verdadero afecto y emoción para los etíopes', dijo, por su parte, Afwerki. 'Podemos imaginar que las decisiones que tomó el jefe de Gobierno no fueron simples. Pero podemos asegurarle que enfrentaremos el futuro juntos. Trabajaremos como uno'.

Mientras que Etiopía es la segunda nación más poblada de África, con más de 100 millones de personas y una de las economías de más rápido crecimiento, la pequeña Eritrea, con cinco millones de personas, es considerada uno de los lugares más cerrados del orbe. Pero los dos territorios comparten estrechos vínculos culturales.

A su vez, el vecino país se ha convertido en los últimos años en un fuerte emisor de migrantes hacia Europa, Israel y otras naciones africanas.

Muchos critican las duras leyes militares de reclutamiento allí imperantes. Los observadores del deshielo diplomático se preguntan si la paz les llevaría a relajarse y abandonar la postura defensiva a largo plazo.

'La reconciliación privaría al presidente de una excusa para mantener un estado permanente de preparación militar' que ha impedido el desarrollo de cualquier forma de democracia', argumentó Martin Plaut, investigador y autor de 'Understanding Eritrea (Entendiendo Eritrea).

La iniciativa de Etiopía rompió un largo estancamiento entre Afwerki y el partido Tigrayan, que domina desde hace tiempo en el Eprdf, y, según reportes, no está nada contento con el proceso de reformas llevado a cabo.

'Pero es que Ahmed, proveniente de los oromos, representa a la mayoría de los etíopes en lugar del grupo étnico que reside en Tigray' y no está dispuesto a dejar que ese sector determine el futuro político, manifestó Plaut.

Agregó que Asmara aceptó el gesto de paz 'pues le permitió retratarlo como un triunfo sobre sus rivales de Tigrayan'.

'Histórico...el comienzo del fin. El techo de cristal se ha roto', escribió un residente, Shewit Wudassie, en su cuenta de la red social Facebook. Otro usuario, Djphat Su, posteó: '¿Estoy soñando, o qué?'.

Por Richard Ruíz Julién

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Previo
Entrada antigua