Select Menu

Municipios

Latinoamerica

Sociedad

.

.

Argentina

Deportes

Internacionales

Cultura y Educación

» » Comenzó el juicio oral contra los médicos del Instituto Privado de Pediatría por delitos de lesa humanidad

(23/08/18 - Lesa humanidad)-.Con la intervención del titular de la Fiscalía General ante el TOF de Paraná, José Ignacio Candioti, y el fiscal coadyuvante Carlos García Escalada, la semana pasada comenzó el debate oral y público contra los médicos Miguel Alberto Torrealday, David Vainstub y Jorge Eduardo Rossi, del Instituto Privado de Pediatria (IPP), por la sustracción, durante la última dictadura militar, de los hijos mellizos de la pareja conformada por Edgardo Tulio Valenzuela y Raquel Carolina Negro.

En el juicio oral conocido como “Hospital Militar de Paraná”, celebrado en el año 2011, se acreditó que Raquel Carolina Ángela Negro fue ilegalmente detenida mientras cursaba las últimas instancias de un embarazo de mellizos y trasladada desde la ciudad de Rosario al Hospital Militar de Paraná. 

Entre los últimos días de febrero y los primeros de marzo de 1978, la mujer tuvo un parto clandestino y dio a luz a mellizos, uno de cada sexo. Los bebés, a quienes el personal de enfermería llamó “Soledad” y “Facundo”, fueron llevados a la sala de terapia intensiva del Hospital Militar.

Médicos civiles que cumplían funciones en ese hospital advirtieron la presencia irregular de los bebés en la sala de terapia intensiva de adultos y por ello, y con la intervención de la Dirección del Hospital Militar, se trasladó a los niños al IPP, propiedad de los ahora enjuiciados y de otro profesional fallecido. 

Esos médicos gestionaron las permanencias irregulares de los dos bebés en la sala de neonatología del nosocomio y autorizaron luego sus altas, sus egresos administrativos y sus entregas a personas ajenas a las legítimamente habilitadas para recibirlos.

El 27 de marzo de 1978 ambos niños fueron entregados, a sabiendas, a terceras personas y ocultados a sus familias. La acusación indicó que el accionar de los médicos posibilitó la sustracción de los bebés. La noche de ese día, en efecto, la niña fue abandonada en la puerta del Hogar del Huérfano de Rosario, donde fue ingresada bajo el nombre de “N.N. María Andrea” y posteriormente -una vez cumplimentados los procedimientos formales- dada en adopción a un matrimonio e inscripta con el nombre de Sabrina Gullino. 

Finalmente, Sabrina recuperó su identidad en 2008 (es la nieta nro. 96) y desde esa fecha busca a su hermano mellizo, quien permanece desaparecido al igual que sus padres biológicos.

En el juicio en curso ya brindaron su testimonio algunas enfermeras que se desempeñaron en la sala de neonatología del IPP en 1978 y personal de la institución y del Hospital Militar de Paraná. También declaró Sabrina Gullino.

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Previo
Entrada antigua

No hay comentarios:

Leave a Reply