Select Menu

Municipios

Latinoamerica

Sociedad

.

.

Argentina

Deportes

Internacionales

Cultura y Educación

» » El Fondo Monetario Internacional da un sombrío futuro sobre Italia

(10/09/18 - Italia)-.Tras su revisión del pronóstico de incremento del Producto Interno Bruto italiano este año, de 1,5 a 1,2 por ciento, el Fondo Monetario Internacional (FMI) emite hoy nuevas alertas sobre la economía de este país.

La más reciente advertencia proviene de Víctor Gaspar, director del Departamento de asuntos Fiscales de la institución financiera internacional, quien en la presentación del informe 'Monitor Fiscal', calificó de 'decepcionante' el crecimiento económico en Italia durante muchos años.

El aspecto fundamental -dijo- es la necesidad de una fuerte y creíble consolidación de la política fiscal a mediano plazo, para proteger las finanzas públicas y colocar la relación entre la deuda y el PIB en una trayectoria descendente sostenida.

Gaspar apuntó que eso es particularmente importante para que Italia esté en condiciones 'de responder eficazmente ante eventuales riesgos a la baja en caso de materializarse' y añadió que el buen estado de las finanzas públicas es una piedra angular para la estabilidad financiera del país.

En la más reciente edición de su Panorama Económico Mundial, la institución financiera internacional prevé un incremento de 1,2 por ciento del PIB para este año, tres décimas menos que el precedente, a tono con los cálculos realizados por otras entidades nacionales y extranjeras.

Italia ocupa así el último lugar en cuanto a perspectivas de crecimiento económico en Europa, a pesar de la revisión a la baja de los pronósticos hechos por el FMI sobre Alemania y Francia.

Según el informe, el desempleo descenderá este año a 10,8 por ciento, con perspectivas de ubicarse en 10,5 en 2019, en tanto la relación entre la deuda pública y el PIB debe bajar de 131,8 por ciento en 2017 a 130,3 en 2018; 128,7 en 2019; y 125,1 en 2023.

Para alcanzar esas metas, el déficit fiscal, de acuerdo con el FMI, debe pasar de 2,3 por ciento del PIB en 2017 a 1,7 en 2018 y 2019, para situarse en 2,2 en 2023.

Los estimados de la institución financiera difieren de los planteados por el gobierno italiano en su estrategia económica para el próximo trienio, la cual fija en 2,4 por ciento el déficit para este año y en 2,1 y 1,8 el de los dos siguientes, con un crecimiento de 1,5, 1,6 y 1,4 anual en el período 2019-2021.

De esa manera, el ejecutivo planea disminuir la relación entre la deuda pública y el PIB de 131,2 a 130,9 por ciento este año, con reducciones estimadas en 130,0, 129,2, y 126,7 entre 2019 y 2021.

También en Bali, donde se celebra esta semana la reunión anual del FMI y el Banco Mundial, se refirió a Italia Tobias Adrian, director del Departamento de Mercados Monetarios y de Capitales, en la presentación del Informe sobre Estabilidad Financiera Global.

El funcionario sugirió observar el proceso político italiano, para ver si se logra un compromiso que los mercados consideren sostenible, mientras el informe subraya el peligro de contagio para la Eurozona, debido a las tensiones sobre los títulos soberanos de la deuda italiana como consecuencia 'de la incertidumbre política'.

Las advertencias del FMI se suman a la polémica sobre la nota de actualización del Documento de Economía y Finanzas aprobado por el gobierno italiano, en el cual se analizan las perspectivas para lo que resta de año y se fijan las pautas de la estrategia con los indicadores macroeconómicos para el trienio 2019-2021.

El documento, sometido a consideración del parlamento y la Comisión Europea (CE) en la fase preliminar de elaboración del presupuesto 2019, fue rechazado por el órgano regional al considerarlo incompatible con las recomendaciones del Consejo Europeo y el Consejo de Ministros de la Unión, sobre estabilidad financiera.

Aunque la CE señaló que se pronunciará definitivamente cuando reciba el proyecto de presupuesto el próximo día 15, adelantó sus objeciones a la decisión del gobierno de elevar el déficit a 2,4, 2,1 y 1,8 por ciento entre 2019 y 2021 y apartarse de la ruta para lograr un equilibrio estructural del presupuesto a mediano plazo.

La controversia en torno a las previsiones del gobierno aumentó en las últimas horas, tras la negativa de la Oficina Parlamentaria del Presupuesto a validarlas por considerarlas demasiado optimistas y por lo tanto irrealizables, junto a las dudas expresadas por el Banco Central y el Instituto Nacional de Estadísticas.

El gobierno, por su parte, se mantiene firme en su posición de no ceder, convencido de que el incremento de gastos contemplado en la estrategia trienal es imprescindible para cerrar la brecha del ritmo de crecimiento entre Italia y el resto de los países de la Eurozona y prestar atención al desarrollo social.

Por Frank González, PL

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Previo
Entrada antigua

No hay comentarios:

Leave a Reply