Select Menu

Municipios

Latinoamerica

Sociedad

.

.

Argentina

Deportes

Internacionales

Cultura y Educación

» » “En Guerrero la tortura era inimaginable”

(25/11/18 - Lesa Humanidad)-.El pasado jueves se llevó a cabo la décimo séptima audiencia debate del juicio por delitos de lesa humanidad cometidos en Jujuy, donde uno de los testigos aseguró que “el tormento en Guerrero era inimaginable”. 

Atestiguaron Walter Hugo Juárez, quien lo hizo a través de videoconferencia desde el Tribunal Oral de Santiago del Estero; Alfredo Benjamín Cortez (ambos ex presos políticos) y Graciela Díaz y Norma Beatriz Narváez (familiares de víctimas y ex presos).

Alfredo Benjamín Cortez comenzó su testimonio diciendo que es víctima de la Noche del Apagón. Fue detenido el 20 de julio de 1976 en su domicilio. “Casi voltean la puerta, entraron preguntando dónde estaban las armas”, dijo. Vendado y maniatado fue subido a un camión y trasladado al CCD de Guerrero. 

En ese lugar “la tortura era inimaginable”, tanto para él como para los otros presos. Allí vio cómo golpearon hasta matar a Salvador Cruz (desaparecido) y supo que en un supuesto “tiroteo” asesinaron a Román Rivero (desaparecido) luego de que reconociera el lugar en el que estaban.

También fue testigo de delitos contra la integridad sexual hacia los varones confinados en ese centro de exterminio. Un día lo llevaron a la Central y luego quedó alojado en el penal de Gorriti, donde no le daban de comer e ingería solamente líquidos. Luego, tras una fuerte requisa fue trasladado a La Plata donde también fue víctima de tormentos.

El testigo dijo que en aquella ciudad “un traslado significaba la muerte” y que al día siguiente la prensa informe sobre supuestos enfrentamientos. Cuando recuperó su libertad en 1978 dijo que le daba mucho miedo salir de noche. Posteriormente pudo terminar de estudiar y ejercer como maestro.

Walter Hugo Juárez trabajaba en el depósito de azúcar del ingenio Ledesma solo en las vacaciones y no participaba de ninguna actividad sindical. Contó que fue detenido en Libertador Gral. San Martín en dos oportunidades en el año ’76. La primera vez estuvo preso durante una semana y en la segunda detención, el 21 de julio, permaneció detenido más de tres años.

Recordó que sus abuelos le contaron que la policía lo había ido a buscar a su casa, por lo que se presentó en la comisaría e inmediatamente lo detuvieron sin explicación. Declaró que Jaig y el comisario Vilte fueron los que lo recibieron. Desde allí lo llevaron en una camioneta a la central de policía de la provincia y luego, al CCD de Guerrero. En ese lugar, tenía un número como identificación, aunque en el interrogatorio lo llamaban por su apellido, estuvo vendado todo el tiempo, atado de pies y manos, sufrió torturas, burlas, humillaciones, escuchó gritos y disparos.

Posteriormente, lo trasladaron nuevamente a la central de policía, donde vio una mujer de Calilegua que estaba muy lastimada y a quien pudo ayudar para que viajara hasta su pueblo. Luego, es llevado al penal de Gorriti, donde junto a otros compañeros detenidos compartió una misa oficiada por el monseñor Medina, quien les pidió que confesaran todo, ante lo cual Walter estaba desconcertado.

Finalmente, lo llevaron en avión hasta la Unidad 9 de La Plata, lugar en el que vio a Raúl Bartoletti, Ernesto Samán, a los hermanos Alfaro Vasco, todos trabajadores de la empresa Ledesma y a quienes conocía del pueblo. Allí finalmente recuperó su libertad.

Graciela Manuela Díaz, hermana de Carlos Alberto y Guillermo Genaro Díaz (ambos fueron desaparecidos), declaró que Carlos, a quien detuvieron el 28 de agosto del ’74, trabajaba en la sección de tornería y Guillermo, detenido el 1 de julio del ’76, en la sección gomería, ambas dependencias pertenecientes a la empresa Ledesma. Contó que en la detención de Guillermo efectivos de la policía lo ataron en un árbol de mango, lo maltrataron y que todo el barrio vio el operativo.

Recordó que, al día siguiente, realizaron un allanamiento en su domicilio donde identificó al oficial Cachambe, Choffi y Bustamante. Al momento del allanamiento la testigo tenía 16 años y detalló que estaba por salir al colegio y antes de que irrumpan en su casa alcanzó a ver un patrullero, camionetas de la empresa Ledesma y personal uniformado y armados en su domicilio. 

De Carlos Díaz no se supo más desde que el ejército intervino la cárcel de Gorriti y a Guillermo Díaz lo trasladaron desde Calilegua hasta la seccional de Libertador, desde allí hacia la Dirección de investigaciones de San Pedro, luego a la central policial de San Salvador y finalmente al CCD de Guerrero.

También mencionó Jones Tamayo como un oficial del ejército, con quien su madre se entrevistaba para gestionar la posibilidad de ver a su hermano Carlos en el penal. La testigo mencionó que en la noche del apagón escuchó gritos, corridas, ruidos de botas, y ruidos de autos y que gendarmería estuvo en ese operativo. 

Agregó que su familia siempre estuvo vigilada, que su madre buscó incansablemente a sus hermanos sin obtener respuestas y que en una oportunidad le dijeron que se los llevaron porque eran militantes del sindicato.

Norma Beatriz Narváez es hija de Héctor Narváez, que fue detenido el 21 de julio de 1976 en su domicilio y trasladado a la comisaría de Calilegua. Ese mismo fue detenido el hermano de la testigo. 

“Personas armadas ingresaron a mi casa diciendo que buscaban armas y panfletos”, recordó. Dijo que aquel día constantemente pasaban camionetas de la empresa Ledesma. Como los represores al momento de las detenciones sacaron a toda la familia fuera de la casa, también vi cómo sacaban a Eblogia Cordero de Garnica junto a su hijo Miguel y se los llevaban detenidos.

Contó que al momento de ser liberados su padre y hermano estaban muy lastimados por la tortura recibida en Guerrero. También señaló que ambos habían sido trabajadores del ingenio Ledesma.

La próxima audiencia será el jueves 29 de noviembre a las 16 en el Tribunal Oral Federal sito en Senador Pérez 182. Cabe recordar que puede ingresar cualquier persona mayor de edad presentando el DNI.

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Previo
Entrada antigua

No hay comentarios:

Leave a Reply