Select Menu

Municipios

Latinoamerica

Sociedad

.

.

Argentina

Deportes

Internacionales

Cultura y Educación

» » Adrián Suar y las marcas de la rapiña

(31/12/18 - Géneros)-.En medio de un debate necesario y de un reclamo justo, la rapiña del mercanchifle Adrian Suar, registrando como marcas el #NoEsNo suma más descrédito a la pelea de las mujeres que las denuncias falsas.

El #NoEsNo, cuyo registro de marca en Argentina pertenece a la empresa Pol-ka, de Adrián Suar, ex pareja de Griselda Siciliani, líder de “la colectiva” ha generado un profundo rechazo en el colectivo feminista.

El ejemplo inevitablemente frívolo de las ricas y famosas, que fue celebrado por todo el periodismo, hizo furor en las chicas de todo el país, que armaron grupos de denuncias y escraches divididos por zonas, por partidos, por clubes y hasta por acusados, cuya culpabilidad fue sellada con el lema #YoTeCreo.

La fiebre del #MeToo generó una hola de denuncias, muchas francamente desgarradoras, otras triviales o groseramente fabuladas, todas gozaron del mismo crédito dogmático, porque las denuncias no se cuestionan.

En Bariloche, por ejemplo, una chica llamada Annie, escrachó por enojo a su mejor amigo en una marcha y en las redes, alegando que el la había abusado sexualmente, para luego retractarse vía Whatsapp y disculparse por su accionar; “No supe ver el límite de esto” fue parte de la disculpa (tardía) que recibió Agustín Muñoz. Esto sucedió el 13 de diciembre.

En medio de una discusión que, no por necesaria deja de ser funcional a un gobierno que a esta altura está empeñando el futuro de nuestros bisnietos y ahora avanza por la destrucción de la ANSESS para poder volver al sistema de las AFJP con el que tanto dinero robaron a jubilados y pensionados, el oportunismo mercantilista de Suar no hace otra cosa que esmerilar el debate.

Un debate que comienza a ponerse espeso cuando los periodistas asalariados del gobierno empiezan a esbozar la idea de que "en este tipo de casos la palabra de la denunciante debe valer como prueba" o lisa y llanamente "si te acusan de violar o abusar de una mujer debés demostrar que no lo hiciste" (o inversión de la carga de la prueba) como si a una persona inocente le fuera más sencillo demostrar que no abuso de una mujer que a una mujer abusada demostrar que si lo fue.

Concretamente, al igual que con el aborto, la usina de distracciones del gobierno ahora avanza bastardeando y banalizando un flagelo social tan grave como el abuso sexual y la violación para fines tan bastardos como distraer a la opinión pública de la crisis terminal que vive nuestra sociedad.

Por H. D.

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Previo
Entrada antigua

No hay comentarios:

Leave a Reply