Select Menu

Municipios

Latinoamerica

Sociedad

.

.

Argentina

Deportes

Internacionales

Cultura y Educación

» » La Campora separó de sus cargos a los dirigentes denunciados por abuso

(21/12/18 - Unidad Ciudadana)-.La organización que lidera Máximo Kirchner, publicó un comunicado sobre las demandas que apuntaron contra Jorge Romero, Julián Eyzaguirre, Nicolás Roó y Gustavo Matías.

Luego de la denuncia mediática de la actriz Thelma Fardín contra Juan Darthés, muchas fueron las víctimas de abuso y acoso sexual que se animaron a escrachar a sus atacantes. Las graves acusaciones también llegaron al poder, tanto al oficialismo como su principal opositor, tal fue el caso de la agrupación kirchnerista La Cámpora, que dejó en el ojo de la tormenta a cuatro de sus dirigentes.

Es por ello que, ante escandalosa polémica, la agrupación que dirige Máximo Kirchner anunció a través de un comunicado el apartamiento de Jorge Romero, Julián Eyzaguirre, Nicolás Roó y Gustavo Matías de sus cargos. En detalle, el texto señala: “A partir de los hechos de público conocimiento en relación a hechos de violencia conocidos recientemente, consideramos dar a conocer que estamos atravesando profundos y necesarios procesos de discusión interna”. 

“Como militantes populares confiamos en que es en la organización política donde se deben atender las necesidades y construir respuestas colectivas, y no en los medios de comunicación, ni de manera individual.

Es en función de estas discusiones que hemos avanzado en definiciones políticas y que estamos asumiendo el compromiso irrevocable y la responsabilidad de transformar la organización para revisar todas las prácticas que avalan, legitiman y engendran situaciones de violencias y desigualdad de género”, continúa el anuncio.

“Basándonos en la ley 26.485 sancionada en el año 2009 y en los profundos cambios sociales de toma de conciencia sobre dicha problemática, es que hace más de un año elaboramos un Protocolo interno de detección, abordaje y acompañamiento de situaciones de violencia de género”, detalla. 

“En todos los casos, ante la recepción y toma de conocimiento de cualquier hecho de violencia en todas sus formas, ejercido por un integrante de la organización se le quitan las responsabilidades políticas y se lo aparta preventivamente de todos los ámbitos de militancia, mientras dure todo el proceso. Entendiendo que siempre se cree en la palabra de las compañeras, y no es la organización política la que debe tomar veredictos respecto de los hechos sucedidos sino proteger, reparar y acompañar a quienes hayan sufrido cualquier tipo de violencia de género”, añade el descargo dela organización K.

“Cabe destacar que la mayoría de los casos que recibimos hasta el momento se refieren a situaciones anteriores a la implementación del Protocolo, fundadas en el relato de las compañeras que tuvieron el valor de plantear hechos que en su momento callaron o fueron callados. Es un trabajo militante permanente dentro de la organización hacer efectivas las definiciones tomadas”, agrega.

“A partir de la denuncia pública contra Jorge Romero, senador provincial y quien hasta ese momento se desempeñaba como responsable político de la Provincia de Buenos Aires, la organización definió la aplicación inmediata del Protocolo. De esta manera, se le quitaron todas las responsabilidades políticas dentro de la organización, y no puede participar en los espacios de militancia en tanto dure la aplicación del mismo”, explica el comunicado.

Respecto al caso de Julián Eyzaguirre, precisaron que fue él quien “abandonó la Organización tras no acatar el proceso de protocolo, y se finalizó su relación laboral”. En cuanto a Nicolás Roó dijeron que “fue expulsado de la organización y se demandó la renuncia al cargo de director de la Casa de la Juventud”.

Por otro lado, Gustavo Matías, quien recibió graves denuncias públicas por varias compañeras que militaron en su momento en la organización aclararon que “ya había sido separado de la estructura política, por diversas causas hace años”. En ese sentido, insistieron en estar realmente involucrados con “todas las situaciones que tomaron estado público”. Sin embargo, advirtieron una “operación mediática montada como un aprovechamiento político de los grupos de poder”. 

“Nosotrxs asumimos la gravedad de la situaciones y tenemos la voluntad política y la responsabilidad con nuestrxs militantes y con la sociedad de profundizar la transformación para estar a la altura de los imprescindibles cambios sociales que necesitamos para consolidar verdadera Justicia social en términos feministas”, dijeron.

Tras el escándalo, Máximo Kirchner, máximo referente de La Cámpora, había señalado que "no puede ser un calvario para las compañeras militar en una organización sindical y política" y también había lanzado críticas a los medios de comunicación.

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Previo
Entrada antigua

No hay comentarios:

Leave a Reply