Select Menu

Municipios

Latinoamerica

Sociedad

.

.

Argentina

Deportes

Internacionales

Cultura y Educación

"Vergüenza es la vuelta del hambre"

(04/07/18 - San Isidro)-.El intendente sanisidrense y primo presidencial Jorge Macri salió a cruzar al dirigente ex peronista Julio Bárbaro, entusiasta militante de la alianza neoliberal conservadora Cambiemos hasta no hace muchos días cuando un rayo de luz lo iluminó y anunció su vergüenza por haber votado por la fuerza de los globitos amarillos y afirmó que debería sentir vergüenza de haber integrado el kirchnerismo. 

Julio Ceresa, referente del Nuevo Encuentro de San Isidro lo cruzó con una dura cartaabierta en la que afirma que "vergüenza es la vuelta del hambre".

Carta de Julio Cereza a Jorge Macri 
El intendente Jorge Macri publicó en Infobae una respuesta a una columna de opinión de Julio Bárbaro en la cual este último manifestaba sentir vergüenza por haber votado a Cambiemos. En dicha respuesta el intendente manifiesta que, en realidad, es Bárbaro quien debería sentir vergüenza por haber participado de los gobiernos kirchneristas y que ninguna vecina o vecino siente vergüenza por haber votado al actual gobierno sino que se sienten esperanzados a pesar de no estar pasándola bien, según sus propias palabras. 

En un juego miserable de vergüenzas sentidas y acusadas lo único que queda claro es que el intendente no camina nuestro distrito. Si así lo hiciera sabría perfectamente que la esperanza en este gobierno neoliberal está terminada. Aquellos que verdaderamente estamos en contacto con nuestro pueblo somos muy conscientes de la desesperación que está generando una inflación descontrolada acompañada de sueldos cada vez más bajos y constante pérdida de empleos. También sabemos quienes caminamos junto a las vecinas y vecinos mayores de nuestros barrios que las jubilaciones ya no permiten cubrir las necesidades mínimas, sin mencionar la falta de atención del PAMI y los recortes en medicamentos. 
Vemos como las escuelas se caen a pedazos y las comidas de nuestras niñas y niños cada día son más humillantes tanto en tamaño como en calidad. El hospital municipal atraviesa su peor momento al mismo tiempo que mucha gente ya no puede sostener sus planes de medicina prepaga. Y las perspectivas no son de esperanza, señor intendente. Lo que viene es el FMI y sus recortes impiadosos en educación y salud acompañado de una represión brutal.

Lo que viene es un ajuste como nunca hubo en este país, y eso que nuestro Pueblo lamentablemente sabe de ajustes terribles, que han sucedido toda y cada vez que ustedes han tenido la oportunidad de gobernar. Y este ajuste es sólo para seguir pagando una deuda que cada día crece más y más, a ritmos que el mundo no conocía. 

Nada bueno puede esperar el pueblo de Vicente López de usted y los suyos, señor intendente. Nada bueno espera ya este pueblo de una gobernadora y un presidente corruptos e insensibles a la vuelta del hambre en nuestro país. Y hablando de supuestas corrupciones y vergüenzas, ¿a usted no se le cae la cara de vergüenza al hablar de corrupción ajena cuando está vinculado a la red de empresas offshores denunciadas en los Panamá Papers? 

Por nuestra parte, aquellas y aquellos que militamos siempre en el proyecto nacional, popular y democrático nos sentimos muy orgullos de lo hecho durante los 12 años de gobiernos kirchneristas y al mismo tiempo tenemos un profundo compromiso con nuestro Pueblo para volver a darle esperanzas y una vida digna. 
Queremos seguir construyendo una alternativa que incluya a todas las fuerzas políticas que repudien este proyecto neoliberal y crean en una nueva Argentina sin deudas, soberana, integrada a su región, con desarrollo industrial, científico y tecnológico, y sobre todo con educación y salud pública de calidad. Queremos que nuestro Pueblo tenga trabajo de calidad y bien remunerado. Queremos una Argentina donde nadie se quede afuera. 

Camino al infierno abrazados al FMI

(04/07/18 - Gestión Macri, Opinión, *Por Carlos A. Villalba)-.Cuando todo parece desmoronarse en el gobierno y solo atina a manotazos de ahogados y denuncias de desestabilización a cualquiera que no acepte con alegría las exacciones de sus políticas económicas y sociales puede ser un buen momento para analizar los porques de este presente.


“No se equivoquen, el poder lo tiene la gente"
Mauricio Macri, Presidente de la República
Salta, 1° de junio de 2018, horas después de vetar la Ley antitarifazo

El gobierno constitucional que causó más daño económico en menos tiempo a la mayoría de los argentinos, a pesar de sus esfuerzos, no logró consolidar su modelo de redistribución regresiva de renta desde los que menos tienen hacia los superpoderosos de la soja, la energía, las mineras, las finanzas, los laboratorios y,  muy especialmente, las empresas de la propia familia presidencial y de los grupos representados por los gerentes con traje de ministros y secretarios sentados en el gabinete del “gobierno de las corporaciones” que encabeza Mauricio Macrii. 

Con una gestión basada en un plan de negocios y sin la guía de un programa integral de gobierno, la experiencia de control sin intermediarios de los resortes estratégicos del Estado por parte de esas corporaciones -algo que solo registra el antecedente de la última dictadura cívico militar, comandada por José Alfredo Martínez de Hoz y ejecutada por el genocida Jorge Rafael Videla- nunca logró estabilizarse en el plano económico ni en el político, mucho menos en lo social.

La tormenta que azota la vida cotidiana del país lo hace con un conjunto de procesos convergentes entre los que figuran:
Empobrecimiento sin piedad de los sectores de la economía popular
Desocupación y deterioro de la calidad  laboral de los trabajadores “registrados”
Pérdida del valor adquisitivo del salario
Inflación galopante con paritarias a la baja, aplastadas por el gobierno con la complicidad de determinados sectores gremiales
Tarifazos impagables de todos los servicios básicos de la energía, el agua y el transporte
Deterioro de la salud y la educación públicas y aumentos prohibitivos en sus versiones privadas
Colapso de la producción de pequeñas, medianas y, también, grandes empresas
Profundización de la crisis de las economías regionales deterioradas desde décadas atrás
Bancarrota de la producción agropecuaria pequeña, mediana y familiar, ya por debajo de los niveles de autosubsistencia.

Numeritos macristas
Indicadores
Desde la asunción de Mauricio Macri (10XII15)


Indicadores
Desde la asunción de Mauricio Macri (10XII15)
Aumento de la DEUDA externa
u$s 142.948  millones (a abril 2018)
INFLACIÓN
106,0%
FUGA de capitales
u$s 88.084 millones
GAS, aumento
1195,0%
ELECTRICIDAD, aumento
1394,0%
Ganancia de las EMPRESAS ENERGETICAS (2017)
$18.000 millones
AGUA, aumento
990,0%
NAFTA Super, aumento
96,5%
SALARIO, pérdida poder adquisitivo
7,6%
SALARIO MINIMO, pérdida poder adquisitivo
10,6%
COOPERATIVISTAS, deterioro ingreso medio total
28,2%
AUH, pérdida poder adquisitivo
5,8%
AJUSTE aceptado al FMI
$61.800 millones (2018)
$425.000 millones (2019)
DESOCUPACION
10,0%
DESPEDIDOS, total
253.967
DESPEDIDOS del sector PRIVADO
178.589
DESPEDIDOS ESTATALES
75.378
POBREZA infantil Por necesidades insatisfechas
GBA
Por ingresos
GBA
62,4%
75,3%
48,1%
54,2%
INDIGENCIA infantil
10,2%
DEVALUACIÓN frente al dólar
de  $9,71 a $29 por dólar
Pérdidas por baja de las RETENCIONES
u$s 4.104 millones
Aumento de la DEUDA EXTERNA
u$s 133.000 Millones
Déficit COMERCIAL
2017: u$s 8.472 millones
2018: u$s 3.432 millones solo en primer
cuatrimestre

Hambre
Los datos se expresan en hambre concreto y real en las barriadas urbanas de todo el país y entre los sobrevivientes de la agricultura familiar, con fríos imposibles de mitigar como no sea con fogones dignos del medioevo e incluye el comienzo del deterioro sanitario. El crecimiento de la miseria se comprueba en las primeras manifestaciones de un camino que avanza hacia el aumento de la desnutrición y la mortalidad infantiles. La situación incluye el deterioro de las condiciones de vida de los sectores medios, esa franja multitudinaria de la sociedad argentina acostumbrada a trabajar, esforzarse y generar recursos para conquistar una vida digna y un futuro posible para sus hijas e hijos y que las últimas mediciones presentan con un 60% de sus hogares que “no llegan a fin de mes”iii. 

En cuestión de semanas se encendieron las luces enrojecidas del peligro de choque, incendio, estallido o terremoto del tablero de comando del gobierno nacional, hasta entonces titilando en un verde irreal, basado solo en el relato entre cínico y perverso de un Presidente que no apoya su visión en la realidad.   
   
Las corridas cambiarias -por encima incluso del beneficio millonario que reporta a las cuentas bancarias de sus principales responsables offshore- amenazaron -y lo siguen haciendo- con llevarse todo puesto al ritmo de una devaluación que, solo en mayo pasado, hizo que el peso argentino perdiera 21% con relación al dólar, con el consecuente traslado mecánico a los precios de los productos de la canasta básica (alimentos, bebidas, productos de aseo personal y de limpieza) que ya habían aumentado 14,4 % entre el 15 de marzo y el 15 de mayo;  17,05% para la canasta básica de alimentos entre enero y mayo y de 19,38% de la canasta globaliv. 

El panorama se da en el marco de una Inflación que a fin de 2018 será superior al 30% anual y superará el 100% desde la asunción de Macri, aquel aspirante al sillón presidencial que presumía de reducir fácilmente a un dígito ese fenómeno que era la “cosa más simple” de resolver, ya que demuestra “tu incapacidad para gobernar”.

Muertos de frío y a oscuras
Con los precios por las nubes y los sueldos por los suelos, desde la instalación de Cambiemos en la Rosada y hasta abril del año en curso, la electricidad aumentó 1394% y en diciembre llegaría a 1768%; el gas 1195%, con una proyección a fin de año del 1519%, y el agua 990%. En los cinco meses que van de noviembre de 2017 a abril de 2018 esas tarifas escalaron a marcha aún más forzada: 83% la electricidad y 108,5% el gas, a lo que se agregará la suba promedio del 25% entre los dos servicios que se producirá en octubre próximo. Si Macri no hubiese vetado la ley “antitarifazo” aprobada por el Congreso nacional, el aumento para los tres servicios hubiese sido del 16,91 % promedio en ese lapso.

Para bajar los números a “la diaria”, podría decirse que una familia que pagó una boleta mensual de luz de $408 en noviembre del año pasado en diciembre tendrá que desembolsar $933; si pagó $931 en gas la cifra aumentará hasta los $2428 y si le cobraron $610 bimensuales de agua le impondrán  $768, según los datos del Instituto de Investigación Social, Económica y Política Ciudadana (ISEPCi). La sumatoria de los tres servicios del ejemplo constituyen $ 3746 mensuales, contra los $ 1898 que hubiese tenido que pagar cada  familia de haberse respetado la ley sancionada por la mayoría parlamentaria que Macri rechazó, una decisión que  explicó desde Salta, con el  gobernador Juan Manuel Urtubey a su lado.

Desempleo
Entre las causas que generan bolsillos vacíos, en casas sin calefaccionar y ollas “paradas con lo que sea”, se suma la falta de trabajo y el cada vez mayor porcentaje de empleos parciales, informales y sin derechos. El último informe del propio Indec reconoció que, en el primer trimestre del año, la tasa de desempleo trepó al 9,1%, un salto de casi dos puntos entre el último trimestre de 2017 y el primero de 2018, lo que implica  -por encima de la estacionalidad- que cerca de 1.900.000 residentes en Argentina están buscando el trabajo que no tienen. A ellos debe sumarse el  9,9% de subempleados (ocupados menos de 35 horas semanales) y el creciente número de empleados que buscan agregar otra ocupación a la actual que llegan a 2.450.000 de personas, el 14,1% del total medido que aspira a sacrificar más tiempo de su jornada para afrontar los costos que ya no pueden pagar con las mismas horas que  trabajaban antes.  

El 40% de los hogares de todo el país, equivalente al 60% de los asalariados registrados, no llega a cubrir el costo de la canasta básica en base a las cifras oficiales que son conservadoras y previas a la aceleración del golpe de devaluación con inflación del segundo trimestre del año, todavía no reflejado en las estadísticas,  anteriores a la inminente decisión presidencial de encarar el ajuste hasta el hueso que le impone el FMI, aún sin no logra consensos con los sectores más dialoguistas de la oposición parlamentaria.

El fenómeno golpea con más fuerza al conurbano bonaerense, donde el desempleo trepa al 11,8% y la suma de desocupados, subocupados y ocupados demandantes de otro empleo es del 36,6% de la población en condiciones de trabajar que carece de una situación laboral plena, en un territorio en el que los registros ya reconocen que cuatro millones viven en condiciones de vulnerabilidad socio-económica, con 30% de “pobres” y 6,2% de “indigentes”, una situación en deterioro acelerado, como viene alertando el Observatorio de la Deuda Social Argentina de la Universidad Católica Argentina (UCA). 

Al escarbar más se comprueba que, incluso por encima del deterioro “estadístico”, de los 507 mil puestos de trabajo “creados” el año pasado sólo 127.000 fueron registrados (en blanco), 157.000 en negro y 223.000 fueron de “cuentapropistas”. 

El dato central es que esas cifras incluyen 142.700 altas de monotributistas, que son las que explican la “generación” de empleo en tiempos de Macri; se trata en su mayoría de trabajadores expulsados del trabajo registrado y con derechos que pasaron a una modalidad más precaria de empleo (109.458 más que en diciembre de 2015), o de aquellos que, desde la informalidad absoluta, accedieron al “monotributo social” (66.003 más que en diciembre de 2015).  

Otra desmentida de la “expansión” del empleo y de la calidad del mismo es que buena parte del “crecimiento” se debe a que desde abril de 2016 los beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo (AUH)  pueden ser monotributistas; la mayoría de los registrados en este sistema son personas que ya realizaban trabajos como cuentapropistas informales, en el marco de la economía popular. En síntesis, el total de nuevos puestos ni siquiera llega a cubrir el crecimiento vegetativo del mercado laboral.

Junto a los padecimientos diarios que genera la situación, el modelo económico de las corporaciones modifica las condiciones laborales, con pauperización del empleo por expulsión de trabajadores, quitas salariales agravadas por la pérdida del poder adquisitivo, recorte de derechos y manejo discrecional de horarios por parte del empleador. Busca consolidar de manera permanente un modelo que convierte al trabajador con plenos derechos (horarios, aguinaldo, jubilación, vacaciones pagas, licencias por nacimiento, enfermedad, estudios, etc) en un monotributista  inestable; cambia la permanencia en el puesto por la eventualidad, lo formal por la informalidad laboral. 

Desde 2016 se multiplican los casos de esta nueva modalidad que, en definitiva, busca abaratar la “mano de obra”, achicar la población económicamente activa y consolidar un “ejército de reserva” laboral que deteriore las exigencias y debilite las condiciones de lucha de los trabajadores.  

Un estudio profundo del empleo en la Argentina, ordenado por la Jefatura de Gobierno y guardado bajo siete llaves, presenta una radiografía más dramática que los listados trimestrales del Indec. Reconoce que "casi el 45% de la población económicamente activa (9 millones de personas) tiene problemas de inserción laboral”.  

La realidad es mucho peor si se considera que los residentes argentinos "en edad de trabajar" (entre 18 y 64 años) suman 28 millones de personas y las herramientas de medición de desempleo sólo analizan a esos 9 millones que trabajan y/o buscan trabajo. Hay un mundo de 19 millones de personas por fuera de ese mapa ya complicado.

Cartonero Báez
Todos los números de la economía real son perjudiciales para la mayoría de las familias argentinas y para el conjunto de productores de gran parte de los rubros del campo y la ciudad. El relato de la “Pesada Herencia”, la “Corrupción” y el “rechazo al kirchnerismo”, se resquebrajó, junto a la tolerancia del “hay que darle tiempo” a un Presidente que alguna vez fue apodado por el autor del mejor gol de la historia de los mundiales de fútbol, ante la mezquindad de su manejo presupuestario y el cuidado de su propio patrimonio, con la ocupación y el apellido del testigo del asesinato cometido por Carlos Monzón.

El último renuncio de la administración nacional fue transformar su impostado rechazo de campaña al retorno del contralor de la economía por parte del Fondo Monetario Internacional (FMI) en un abrazo a la última tabla salvadora de sus intereses. 

La crisis con corrida bancaria en curso y sostenida le dio al gobierno el pretexto para tirarse en palomita a los brazos del Fondo. Otros u$s 50.000 millones que se sumarían a los 142.984 emitidos entre el Tesoro Nacional, las provincias 12.336 y las empresas privadas desde el 10 de diciembre de 2015 hasta el mes de abril del presente año. 

Esa rendición ante el organismo multilateral de crédito implica estatizar el “riesgo acreedor”, es decir garantizarle a los tenedores de los compromisos argentinos que, aunque la economía estalle en mil pedazos e incluso el país entre en una cesación de pagos que ya agita los trapos en el horizonte financiero de las administraciones que sucedan a la actual, tendrán un reaseguro fuerte. La “garantía” no impide una fuga de capitales que se acerca a los u$s 90.000 millones desde la llegada del macrismo, que bate récords mes a mes y supera con holgura los guarismos criticados al “kirchnerismo.

El déficit que producen las importaciones, muy superiores a las exportaciones, se duplicó del primero al segundo año de Cambiemos y ronda los u$s 80.000 millones en tres años de gestión. 

Los intentos fracasados de control de la suba del dólar por parte del Banco Central de Federico Adolfo Sturzenegger se comieron en 60 días u$s 12.000 millones de las reservas bancarias que manejaba para Macri el mismo que administró el megacanje del 2001 que le estalló en la cara a la Alianza de la Rúa. Fue entonces que el JP Morgan-Deutsche Bank, Luis Andrés Caputo, corrió su puesto en la cancha de Cambiemos: de Finanzas -donde se encargó de colocar deuda como si fuesen papelitos de colores- trotó hasta el Central, donde intentará asegurarle a los acreedores, entre los que se cuentan él mismo y la muchachada que alienta a Mauricio Macri, lo que Argentina  les debe, con la magia financiera que realizan los gerentes ahora en el Estado.
          
El hombre para quien la corrida bancaria con devaluación  fue “lo mejor que nos pudo haber pasado” porque “obligó a ir a pedir el crédito al Fondo Monetario” intentó desactivar la bomba de tiempo de la cordillera de letras del tesoro con intereses superiores al 40% y el alza autónoma del dólar: en una semana, vio cómo su estrategia se derretía bajo el sol de la subida del billete verde, el aumento del ritmo de la fuga y un “riesgo país”  superior al que sufrió el gobierno “estatista”, “populista”, “redistribucionista” y “amenazante” para las corporaciones del “populismo” predecesor, muy diferente a la actual administración, defensora del “mercado”, los grupos económicos más concentrados y del contralor del Fondo Monetario sobre las políticas económicas “nacionales”.
Ajuste

Dato más, dato menos, esos son los números gruesos de la vida cotidiana de argentinas y argentinos. Mauricio Macri y su grupo condujeron el país hacia ese destino. Es lo que determina esa superficie de sufrimiento diario, los dolores de panza de ese 48,1%  de chicos sumergidos en la pobreza, de ese 33,8% que sólo encuentra paliativo al hambre en comedores y merenderos populares sostenidos gracias al sacrificio de aquellos sectores sociales, docentes, partidarios y religiosos que hicieron una opción por los pobres.

A pesar de lo dramático de la situación, el barco aún no tocó fondo, apenas se abrazó al fondo… Monetario, con las exigencias de ajuste que el organismo impone al tomar el control de la economía local y quitarle soberanía decisoria al país. Desde el primer día de gestión, aferrado a un guión que lo llevaría a la firma del acuerdo por u$s 50.000 millones, Macri avanzó con a  devaluación y la desregulacion cambiaria, subió las tarifas de los servicios y liberó las de los  hidrocarburos y, en el otro columnar de la planilla excel que le hicieron, incluyó la rebaja de derechos de exportación, contribuciones patronales, impuesto a las ganancias de sociedades y empresas y de bienes personales y aplicó cambios regresivos a la movilidad jubilatoria.

También desde la jornada inaugural, la de su bailecito balconero, arrancó con la reducción de la planta de personal del sector público que le exige el FMI e impuso un plan de Participación Público Privada (PPP) para la obra pública que  le abre las puertas a los grupos privados y ya demostró su fracaso en los principales países que aplicaron el modelo, con las bancarrotas a cargo del Estado. Impone un recorte bestial a las provincias detrás de un proyecto de supuesta “responsabilidad fiscal” y busca volver a cambiar la legislación previsional con subida de la edad jubilatoria y nuevas modificaciones del cálculo del haber inicial y arrancarle a los legisladores una nueva ley de contrato de trabajo que reduzca las indemnizaciones e imponga prácticas de formación que saquen a millones de aspirantes laborales del mercado.
Los hachazos de Hood Robin

El gobierno tratará de concretar en los próximos meses el tijeretazo final que exije la “buena noticia” que le dieron al país Nicolás Dujovne y Luis Caputo, esa que les obliga a reducir el déficit fiscal de este año -del que restan solo seis meses- del 3,2% al 2,7%, unos  $ 61.800 millones, y otro 1,3% en 2019, equivalente a $ 425.000 millones. 

El monto del recorte aceptado por los hombres de Macri equivale a la suma de la siniestra reducción de ingresos constituida por: 
Disminución de las  retenciones a la soja ($125.000 millones), disminución de las contribuciones patronales a la seguridad social, menor recaudación de impuesto a las ganancias a las sociedades (de 35% a 25%) y la casi desaparición del impuesto a los “bienes personales” que  el año próximo año caerá hasta el 0,25%
Recorte de subsidios al consumo de energía ($56.250 millones en 2019) y al transporte ($30.000 millones)  
Reducción de personal estatal con un recorte salarial de $78.000 millones para 2019 y quita de $ 6.120 millones anuales de los aportes a las empresas públicas no relacionadas con compras y servicios de la administración pública del 15% en 2018. 
Hachazo de $45.000 millones a las provincias a través del recorte presupuestario que deberán ejecutar y disminución de los aportes para educación, salud y de “gastos de capital” (energía, transporte educación, vivienda y agua potable). El gobierno cree que podría compensar esta merma con el impulso de los PPP.

En este recorrido tan corto en el tiempo como dramático en las consecuencias, la administración de la Alianza Cambiemos generó transferencias siderales de recursos desde los trabajadores hacia los empleadores, desde los jubilados hacia los especuladores financieros, desde cada casa de familia y cada empresa -sobre todo pequeña y mediana- hacia las empresas energéticas y desde los ahorristas hacia los bancosv. 

Desde los trabajadores hacia los empleadores: $250.000 millones arrancados a los trabajadores registrados del sector privado (6,2 millones de personas por los $40.000 de pérdida salarial per cápita en los primeros dos años de Cambiemos), un cálculo que abarca a menos de la mitad de la fuerza laboral argentina, en la que debe incluirse a los trabajadores de la economía popular y a los trabajadores desocupados, todos ellos también “aportantes” involuntarios al actual esquema de exacción.

De jubilados y pensionados hacia los especuladores financieros: $100 mil millones, generados por los cambios regresivos del cálculo de la “movilidad jubilatoria” logrados a través del quórum parlamentario impuesto en diciembre de 2017 “a punta de fusil” dentro y fuera del recinto, según la descripción del diputado del Peronismo para la  Victoria Leonardo Grosso. Constituye uno de los pilares del “achique” que facilitó la firma de las imposiciones del FMI y una de las herramientas para encarar el pago de intereses crecientes originados por la deuda externa con la que financian su falta de políticas productivas, reemplazadas por una en la bicicleta financiera que, en 24 meses elevó el pago por intereses del 5 al 11%. El fondo de Sostenibilidad  Previsional, amasado con paciencia por el gobierno anterior tras la nacionalización de las AFJP y con la intención de garantizar a futuro jubilaciones y pensiones de un sistema con problemas de equilibrio, perdió u$s 10.000 millones a consecuencia de la corrida cambiaria, el aumento del “riesgo país” y la caída de las acciones argentinas generadas por las acciones de la actual administración. 

De cada casa de familia y cada empresa -sobre todo pequeña y mediana- hacia las compañías energéticas: el aumento del gas implicó una transferencia a diciembre de 2017 de $21.000 millones y las empresas del ramo se convirtieron en las que más ganaron en la Argentina, con un estimado de $17.000 millones entre las eléctricas y las gasíferas, además multiplicar sus valores bursátiles entre 3 y 5 veces. Esta transferencia hizo que la canasta de servicios públicos (agua, gas y luz) en los hogares pasara del 6% del salario mínimo en 2015 al actual 21 %, que escala a 37% si se agrega alquiler, expensas, comunicaciones (equipos y servicios telefónicos) y gasto en transporte público y que crece significativamente a medida que se reduce la escala salarial. Cuando más pobre se es más se llevan los servicios básicos, por eso el frío y los fogones con “requechos” de lo que sea. 

Desde los ahorristas hacia los bancos: los ahorristas perdieron $15.670 millones durante 2017, a raíz de la desregulación de las tasas de interés y del aumento de las comisiones bancarias, mecanismos que permitieron a las entidades financieras pagar a sus clientes tasas de interés por debajo del nivel de inflación. 

La calle 
El salvavidas de plomo que Macri le puso a una economía en extinción y a un pueblo en desesperación, fue presentado poco menos que como una donación de alguna Carmelita sin calzado, a raíz de la inclusión de una cláusula de “salvaguarda social” que los funcionarios mintieron al presentarla como una “concesión” al país y que, en realidad, fue aprobada por el FMI el 26 de mayo del año pasado y estudiada y probada desde 2010. La misma autoriza el uso de los préstamos a “países de bajos ingresos” para “reducir el impacto adverso del ajuste sobre los vulnerables”, es decir para intentar contener las reacciones populares a los planes de ajuste que impone como condición para concretar las transferencias, además de fijar sede para cualquier litigio en los tribunales de Washington.

La cláusula de la bondad se basa “en buenas prácticas extraídas de la experiencia existente”, de países tan distantes de la Argentina y su Historia -en especial de peronista- como Jamaica, Jordania, Rumania o Ucrania. En ellos, sin que sea mera coincidencia con el capítulo argentino de su implementación, el Fondo debió actuar ante la reacción popular contra sus propios programas “de ajuste fiscal” basados en la “eliminación de los subsidios costosos y mal enfocados en el sector de la energía” o al “impacto de la liberalización del precio del gas y la energía”. El documento oficial al que tuvo acceso esta columna, consigna que, en el caso jordano el “programa tuvo que ser revertido debido a las tensiones sociales elevadas”; sucesos que serán  analizados en una próxima nota sobre los “numeritos argentinos” dedicada a  la “Pulseada contra el hambre”.

Como dice correctamente el presidente Macri -aunque sin medir el valor de su afirmación- “el poder lo tiene la gente". Como complemento del panorama trazado, con todos los indicadores de la economía real perjudiciales para la mayoría de las familias argentinas, no hay encuesta que no arroje datos negativos para el gobierno nacional, ya sea de imagen, expectativas a futuro, confianza o, incluso, comportamiento electoral, con la novedad de que después de dos años y medio algunos estudios registraron por primera vez a Cristina Kirchner por encima de cualquier rival en un escenario de ballotage presidencial. Un análisis de débil fortaleza estadística a tantos meses de las elecciones, pero que constituye la muestra del cambio de humor ciudadano que generaron las decisiones de Cambiemos y acompaña a un mercado, indomable a pesar de todo el pasto que le arrojan su propios hombres desde el otro lado del mostrador, que cada día retira más su apoyo y estudia con microscopio cada detalle que pueda anunciar que el futuro se acabó para los Pro-UCR-Carrió y que “hay 2019” para el peronismo y sus aliados  y para los trabajadores.

Los problemas reales, la movilización constante de los sectores populares organizados, los niveles de comprensión de la ciudadanía, la intuición de sindicalistas y políticos sobre  la vigencia de aquella sentencia del Perón más duro de los años 50 sobre dónde colocar el concepto “cabeza” al hablar de los dirigentes, lograron evitar hasta el momento que la destrucción causada en dos años y medio por este modelo se convierta en irreversible. 

Todos lo saben. La Casa Rosada empieza a analizar si es real que sus opciones están limitadas al helicóptero o a una represión que empalidezca la barbarie de Fernando de la Rúa en su huida. Por su lado, movimientos sociales, gremios y centrales sindicales, sectores políticos y religiosos -al tiempo que colaboran en reducir los padecimientos de los más pobres y miserables- afinan los lápices de propuestas que incluyan una transición constitucional que vuelva a rescatar al país del pantano al que lo devolvieron las corporaciones y una etapa de transformación productiva. De la propuesta que logren construir depende el futuro de todos, también de Mauricio Macri, sus jefes y sus aliados.
  
(*) Carlos A. Villalba. Periodista y Psicólogo argentino. Investigador asociado al Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (http://estrategia.la/)

"Duro revés judicial para la gobernadora en relación al empleo municipal"

(04/07/18 - Provincia de Buenos Aires)-.“Entendemos saludable y acertado el reciente fallo de la Suprema Corte que cautelarmente suspendió la reglamentación que la Gobernadora Vidal impuso a  la nueva Ley de Empleo Municipal , por entender que resulta incompatible con el respeto de las Autonomías Comunales, limita las paritarias , cercena poderes de los Sindicatos  e invade potestades legislativas y administrativas de otras jurisdicciones” , así lo manifestó Juan Ignacio Ferreyra , en su carácter de Presidente del Partido Intransigente Bonaerense.- 

Asimismo, los Intransigentes sostuvieron : “En estos tiempos de neoliberalismo brutal , resulta trascendental el fallo de la Corte local porque reivindica  el rol del régimen municipal bonaerense en la relación de empleo público , el respeto de la intervención sindical  en la negociación colectiva y avanza claramente en el  reconocimiento de  los principios  que informan la autonomía municipal, por lo que vislumbramos que existen fundamentos  análogos para declarar la invalidez de normas del  Pacto Fiscal que  Vidal impulsa para suprimir o limitar  facultades financieras, de endeudamiento y política laboral de las Comunas”.- 

En tal sentido el PI Bonaerense, advirtió : “El posicionamiento precautorio del Máximo  Tribunal  Provincial equivale a un duro revés para la Gobernadora en su deplorable  enfrentamiento con los Gremios estatales , por su afán autoritario de ejecutar transferencias inequitativas y discriminatorias de recursos financieros desde y hacia  las Comunas ,según el signo partidario que las gobierne , y en el  control ilegítimo que pretende efectuar sobre  la vida política , económica y fiscal de los Municipios,en neto desconocimiento de sus poderes constitucionales” 

Presentación del libro Historia reciente, género y clase trabajadora

(04/07/18 - Universidades, UNAJ)-.Organizada por el Programa de Estudios de Género del Instituto de Estudios Iniciales se realizó la presentación del libro “Historia reciente, género y clase trabajadora”, compilado por Karin Grammático, Mariela Marini y Wanda Wechsler.

El libro es producto de un proyecto de investigación (UNAJ Investiga 2012) y analiza, a través de distintos enfoques,  a los sectores trabajadores desde una perspectiva de género.

“Lo que nos propusimos en esa investigación y que el libro refleja es el cruce entre los estudios de género, los estudios del mundo del trabajo y los estudios de historia reciente”, explicó Karin Grammático, docente investigadora y una de las responsables de la publicación.

Con prólogo de Andrea Del Bono, directora del Programa de Estudios del Trabajo, el libro reúne artículos de investigadores de la UNAJ y otros referentes en el tema.

Débora D’Antonio y Ariel Eidelman plantean la discusión historiográfica de la historia reciente. Alejandra Oberti trabaja sobre la memoria y los testimonios desde una perspectiva de género, mientras que los tres últimos trabajos  focalizan en la clase trabajadora:

Florencia Partenio analiza experiencias de mujeres trabajadoras de fábricas recuperadas. Victoria Basualdo escribe sobre los hechos ocurridos en la fábrica Alpargatas de Florencio Varela en la década del 70, y Federico Lorenz sobre la experiencia sindical de una lista de la Juventud Trabajadora Peronista de los Astilleros de Astarsa.

Baldosa en Homenaje a Juán Alberto Asato

(04/07/18 - Memoria, Verdad y Justicia)-.El Colectivo Quilmes Memoria, Verdad y Justicia se reunió el pasado fin de semana para realizar la baldoza que rendirá homenaje a uno de los 

El Sábado 1° de Julio se realizó en el Sitio para la Memoria "Pozo de Quilmes" la Baldosa para homenajear a Juán Alberto Asato, Detenido Desaparecido por la dictadura cívico militar. 

Juan Alberto Azato es uno de los 17 miembros de la comunidad japonesa desaparecidos.

Asato fue secuestrado de la casa de su padre en Quilmes el 12 de julio de 1977. Había sido operario y delegado de la fábrica Ducilo, en la que ya no trabajaba al momento de su desaparición.

El próximo 12 de julio a las 17, al cumplirse un nuevo aniversario del secuestro, el Colectivo Quilmes Memoria, Verdad y Justicia colocará esta baldosa frente a la casa donde fue detenido, en Av. Calchaquí 5120.

Inversión extranjera: la falsa promesa que promueven las élites en Ecuador

(04/07/18 - Ecuador, Opinión, Por Martín Pastor)-.Los políticos, medios de comunicación y élites antinacionales parecen haber encontrado la solución para todos los problemas del Ecuador: la inversión extranjera directa (IED). El discurso repetido promociona a la IED como uno los ejes centrales de la supuesta reactivación económica. 

Sin embargo, escondido tras esta falsa promesa se encuentra el retorno de los Tratados Bilaterales de Inversión (TBI) y axiomas neoliberales ortodoxos como la liberalización y desregularización de la economía. Esto significará más privilegios y ganancias a las transnacionales y los grupos de poder de siempre, en contra de la soberanía nacional y el bienestar material de la mayoría de ecuatorianos. 

Es importante aclarar que existe mala y buena inversión extranjera directa. Lastimosamente en Ecuador, debido al tamaño de su mercado, el único tipo de inversión que tiende a llegar es la negativa. Desde el 2002 al 2017, el 40% de toda la IED corresponde a la explotación minera y petrolera.

Esta fórmula es negativa para el país ya que no genera cadenas productivas; la maquinaria, los materiales e incluso la mano de obra son importados, lo cual deja poco o nada al Ecuador. Y por otro lado, refuerza un modelo en el que las naciones periféricas son explotadas por sus recursos naturales con alto costo para la naturaleza y sociedad. 

El enfoque ha sido el de vender al país al mejor postor, con poca o nula importancia de los efectos en la población y su futuro.  Así fue que la Ley Orgánica para el Fomento Productivo, Atracción de Inversiones, Creación de Empleo y Estabilidad y Equilibrio Fiscal (Trole 3) fue aprobada, sustentada por este engaño en el que más IED y un Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos resolverán los problemas.  

Pero para la Embajada de Estados Unidos, la inversión y un TLC no llegará sin que antes el Ecuador haga lo que ellos quieren. Con su titular, Todd Chapman, han vuelto a inmiscuirse en la política ecuatoriana. La postura estadounidense ha sido la de condicionar al país; infiltrándose y manipulando la seguridad nacional, política exterior y macroeconómica.

Chapman ha sido claro que para lograr el añorado TLC, que busca Pablo Campana, Ministro de Comercio Exterior, los inversionistas angloamericanos necesitan una “protección adicional”, traducido a: deben reinstaurar los TBI. 

Ahora conocidos como Convenios (CBI), estos son acuerdos los suscriben dos Estados para proteger la inversión extranjera privada y los intereses de las empresas involucradas. En palabras de Campana, “son básicos e importantes para lograr nuevas inversiones. Sin TBI difícilmente lograremos atraer inversión privada directa”. Una postura que resume la visión ortodoxa, sumisa y antinacional del actual gobierno y funcionarios. 

Lo que el Ministro ignora es que en 2017 la Comisión para la Auditoría Integral Ciudadana de los Tratados de Protección Recíproca de Inversiones y del Sistema de Arbitraje en Materia de Inversiones (Caitisa) los resultados de una auditoria a 27 TBI firmados entre 1968 y 2002.

La conclusión del informe final fue contundente: los TBI “no han sido determinantes en la atracción de la inversión extranjera al país". A pesar de que Ecuador era de los países de la región con más tratados firmados, también es de los que menos IED recibió. Y con los dos países que más invierten en Ecuador, México (1.491 millones) y Brasil (1.037 millones), no se ha ratificado un instrumento de esta índole. 

Mientras tanto, Estados Unidos, país con el que sí se tenía un TBI, entre 2002 y 2017 se registra una desinversión que ronda los 400 millones de dólares. En otras palabras, aún con un TBI con los norteamericanos, la inversión nunca llegó. 


Fuente: Banco Central del Ecuador (BCE) Elaboración: Martín Pastor

Lo que sí causó es que hasta abril del 2017, el Estado ecuatoriano se vea obligado a desembolsar 1.498 millones de dólares para el pago de laudos. De los cuales, el 90%  ha ido a Oxy, Chevron, Duke Energy, Noble Energy, entre otras y casi 156 millones a árbitros y bufetes de abogados. ¿Entonces por qué firmar un TBI?

La respuesta se encuentra en el lobby de las transnacionales al Departamento de Estado en Washington. La impunidad y ambigüedad legal que les brinda un instrumento como este es un incentivo para presionar a los políticos estadunidenses, que a su vez presionan al gobierno ecuatoriano. 

Otra razón es que aún quedan 10 demandas en casos pendientes con un monto aproximado en pugna de 12.000 millones de dólares. Algo que debe preocupar a los ecuatorianos ya que más del 62% de los fallos emanados desde el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI), una institución del Banco Mundial, han sido a favor de los intereses de las transnacionales. 

En este sentido, parece irreal que la discusión sobre la restauración de los TBI se realiza a pesar de que la Constitución de 2008 en su artículo 422 prohíbe la sesión de jurisdicción del Estado a instancias de arbitraje internacional en el caso de Tratados internacionales. Pero esto no ha impedido que el gobierno trabaje en contra de la ley y por ende, de los ecuatorianos. 

Con la Trole 3 lograron ‘legalizar’ nuevamente a los TBI, al "reconocer la legalidad y aplicabilidad de los tratados o convenios de protección de inversiones como un medio indispensable para el fomento y protección de inversiones extranjeras...".

Un acto inconstitucional y jurídicamente equívoco ya que ninguna ley puede estar sobre la Constitución. Algo para lo que ya existe un plan, Elizabeth Cabezas, presidenta de la Asamblea Nacional, explicó que habrá una propuesta de la bancada gobiernista de Alianza País para una enmienda constitucional. 

Un ejemplo del poder de las élites antinacionales e internacionales, y cómo, los políticos ecuatorianos están dispuestos a traicionar y modificar la Carta Magna siguiendo órdenes de intereses privados y de la Embajada de Estados Unidos. Una materialización del entreguismo completo de la soberanía nacional y el rumbo económico del país. 

Pero esto no es todo, ya que una vez reinstaurados los TBI se procederá a un acuerdo comercial con los Estados Unidos. Esta liberalización de la economía no brindará nuevas oportunidades para los productores y pequeños/medianos empresarios ecuatorianos, como ofrecen los funcionarios del gobierno y cámaras empresariales. 

Como país, el Ecuador no está en capacidad productiva de ofertar a los Estados Unidos más que una reducida lista de bienes: camarón, atún, cacao, flores, y  banano; productos que  a su vez los explotan una élite económica. En contraste, Estados Unidos tiene mucho que vender y ofrecer a Ecuador. Esta disparidad entre ambos mercados causará un desequilibrio en la balanza comercial. 

Las importaciones continuarán incrementando, mientras que las exportaciones no podrán igualar el ratio de crecimiento. Algo que ya ha sucedido en un país vecino, como es el caso colombiano. 

En un informe del Centro de Trabajo (Cedetrabajo) de Colombia, se detalla que desde la firma del TLC con EE.UU entre 2012 a 2016, las exportaciones han caído un 54,1%. En términos de balanza comercial con ese país, Colombia pasó de tener un superávit comercial de 8.244 millones de dólares a un déficit de 1.414 millones.

Mientras que según el Grupo Proindustria gracias al TLC, el aparato productivo nacional se deterioró por su incapacidad de diversificar exportaciones. En 2012 las exportaciones no tradicionales hacia Estados Unidos desde Colombia, analizadas por volumen (en peso), representaban el 4,1% de las totales y para 2016 el 4%. Es decir que con el TLC, no cambió nada para las pequeñas y medianas empresas. 

Pero el agro es el más afectado, ya que con cifras del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, se observa que Colombia incrementó sus exportaciones agropecuarias en un 16% entre 2012 y 2015 pero a la vez sus importaciones en este sector crecieron en 120%, arrasando con pequeños productores. 

Una realidad similar sería sumamente perjudicial para una economía pequeña, agrícola y sin soberanía monetaria como la del Ecuador. La salida indiscriminada de dólares, acentuada con la permisibilidad legal otorgada nuevamente con la Trole 3, pondría en peligro la dolarización. Y a su vez, destruiría la naciente industria nacional, con ello llevándose puestos de trabajo y pequeñas y medianas empresas. Mientras que la ‘gran minga agropecuaria’ quedaría decimada. 

Pero esto no le importa al gobierno que ignora todas las señales y advertencias de economistas y expertos en el tema. La desinstitucionalización del Estado ha generado que el Ministerio de Relaciones Exteriores y la Asamblea Nacional se conviertan en brazos ejecutores del Ministerio de Comercio Exterior. El precio ha sido la pérdida de soberanía nacional, la institucionalidad, y el futuro de los ecuatorianos.

Si el gobierno en verdad quisiera una IED positiva, buscaría aquella que genere cadenas productivas y en su proceso de creación de renta, genere capital para otras empresas locales, campesinado y dinamismo económico interno. Pero la postura plutocrática de Moreno muestra los intereses reales detrás del poder, una falsa promesa que beneficia los que más tienen. 

Una nueva flotilla de la libertad recala en puertos españoles

(04/07/18 - Genocidio Palestino)-.La flotilla de la libertad sigue su curso por el Mediterráneo en solidaridad con el pueblo palestino y sigue su rumbo a Italia e intentará ir rumbo a Gaza.

Los barcos de la flotilla de la Libertad, que buscan romper el bloqueo ilegal en Palestina, llegaron hace unos días a orillas de España, Cádiz, declarada la ciudad Espacio Libre de Apartheid Israelí (ELAI).

La tripulación fue recibida en el consistorio, posteriormente, zarparon a Cagliari (Italia) y  este mes lo hará ‘Rumbo a Gaza’. Decenas de activistas que viajan en las embarcaciones están dispuestos a manifestarse de forma pacífica ante las autoridades israelíes. Frente a ellos, el muro del régimen sionista que ha impedido la entrada de cargos públicos españoles en territorios palestinos.

Por su parte, Unidos Podemos reclama al actual Gobierno de Pedro Sánchez un boicot comercial a Israel.

Los navíos de la coalición internacional siguen su travesía por aguas del Mediterráneo para trasladar esperanza a la flota pesquera y toda la población de Gaza. España se suma en la solidaridad para un futuro digno en Palestina.

El municipio se hace cargo de las escuelas ante el abandono de la provincia

(04/07/18 - Ensenada)-.En un contexto crítico para los establecimientos educativos por la falta de respuestas del Ministerio de Educación de la Provincia, el Municipio no se hace el distraído y colabora con el mantenimiento y la refacción de las Escuelas y Jardines de la Ciudad para que los alumnos y alumnas ensenadenses puedan ir a clase en las mejores condiciones.

En esta ocasión, avanzaron los trabajos en la Escuela N° 11 "Teresa Tellechea de Tunessi”: pintura en paredes, rejas y patio, se marcaron las canchas de Voley, Básquet, Handball, Rayuela y Ta-Te-Ti, se colocó membrana en el techo y se llevaron a cabo tareas de limpieza y corte de pasto en el interior y las adyacencias del lugar.

Asimismo, en la Escuela Primaria N° 13 "Enrique Mosconi" se profundizaron los trabajos de pintura en paredes, juegos, ventanas y rejas, se instalaron canaletas nuevas, se colocó membrana en el techo y también se encaró la limpieza y el corte de pasto adentro y afuera del establecimiento.

A su vez, durante los últimos días, también se desarrollaron distintas tareas en las Escuelas N° 5, N° 10, N° 14, en la Técnica N° 1, Jardín N° 901 y N° 911. 

Ante el desfinanciamiento y el abandono a las instituciones educativas por parte del Gobierno de la Provincia, la gestión del Intendente Mario Secco continúa respondiendo a las necesidades de cada institución. Tras dialogar con los directivos de los establecimientos, se establecen las prioridades y continúan llevando a cabo los trabajos.

El gobierno buscará dolarizar la economía y aplicar impuestos al turismo

(04/07/18 - Gestión Macri, Economía)-.En medio de la crisis y el caos generado por sus políticas económicas neoliberales, el gobierno comienza a dar manotazos de ahogado para tratar de zafar del desbarranco.

Conscientes de que el acuerdo con el FMI es apenas una aspirina a los problemas de fondo de un modelo que no cierra sin hambre de las mayorías y represión, Cambiemos busca ahora aplicar medidas que impactarán de manera directa sobre el núcleo duro de su electorado, la clase media alta, como el impuesto al turismo y la dolarización de la economía.

En el marco de la crisis económica, el Gobierno nacional intenta reencauzar su modelo tras la aprobación del préstamo por parte del FMI. Sin embargo, la inflación no cede y el dólar va rumbo a los 30 pesos, lo que acrecienta el rumor en la calle: ¿se viene una dolarización de la economía y la vuelta al impuesto del dólar turista?

Sobre esto, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, señaló en el programa de Luis Novaresio que "es un disparate la idea de dolarizar la economía" aunque, por otro lado, no descartó añadir un impuesto a los pasajes al exterior, y es algo que se analizará dentro de un contexto más amplio para llegar al equilibrio fiscal".

Asimismo, expresó que "no estamos en un proceso de derrumbe de la economía porque ese dato no existe, y el dato real y objetivo es que eso no está pasando en este momento". "Nosotros seguimos apostando al diálogo con todos los referentes de la oposición para discutir el Presupuesto 2019, y lo mismo aplica al Ministro de Economía".

"Hablar de un derrumbe económico es raro, porque eso significa una caída de 4 o 5 puntos y nadie habla de eso porque simplemente no está pasando. Sí es cierto que el segundo trimestre será de recesión, y el segundo semestre será de impacto recesivo o economía fría, pero no un derrumbe", explicó.

Y concluyó: "Habrá un impulso muy fuerte a las exportaciones, a las economías regionales y al turismo. Queremos fortalecer la autonomía del Banco Central. Acá no hay soluciones mágicas. Para superar todo esto en un mundo más complejo, requerimos de inteligencia, liderazgo y toma de decisiones".

"Los pobres no simpatizamos con Cambiemos"

(04/07/18 - Cambiemos, Afiliados y Aportantes Truchos)-.Noemí Vieira, una de las personas que figura como aportante a la campaña legislativa de Cambiemos, asegura que jamás mantuvo ningún tipo de filiación con el macrismo. “Falsificaron nuestras firmas”, denuncia.

El juez federal Sebastián Casanello abrió una investigación a raíz de la denuncia sobre aportantes falsos de Cambiemos a la campaña de candidatos legislativos bonaerenses en 2017. Casanello hizo lugar al pedido del fiscal Carlos Stornelli, quien propuso una batería de medidas de prueba a raíz de la denuncia de la organización "La Alameda" por lavado de dinero y enriquecimiento ilícito.

A raíz de esta investigación, Noemí Vieira, una de las personas que figura como aportante, pero que asegura que jamás mantuvo ningún tipo de filiación con Cambiemos, ni entregó dinero a la agrupación política, fue entrevistada esta mañana por el programa radial de Gustavo Sylvestre. “Los pobres no simpatizamos con Cambiemos por la situación de nuestro partido, y de ninguna manera nos afiliaríamos”, señaló.

“Estoy enojada porque falsificaron nuestras firmas para afiliarnos y nos hacen figurar como que nuestra situación económica fuera para eso. Esto va aumentando con los días porque no dan respuestas. Es todo muy cínico. Estoy casada, mi esposo trabaja en negro, tengo cinco hijos y soy parte de "Ellas hacen", hoy "Hacemos futuro", dentro de "Argentina trabaja”, manifestó.

Y agregó: “Yo terminé el secundario cumpliendo este programa, hice una diplomatura y hoy estudio en la Universidad de Lanús”. Además, contó cómo le cayeron las declaraciones que realizó la gobernadora María Eugenia Vidal sobre las universidades del Conurbano. “Evidentemente desconoce cómo impactó el programa en nuestras vidas. Antes, yo no me imaginaba en una universidad, cambió mi realidad”, manifestó.

“Cuando la gobernadora María Eugenia Vidal dijo que los pobres no llegan, sí, llegamos, estamos en las aulas. La mayoría de los aportantes falsos somos de Itatí o de Quilmes, seguramente los datos vengan de ANSeS o de Desarrollo Social, que nos atraviesa a todos. Esperemos que la justicia investigue de dónde sale esa plata”, sentenció Vieira.