Últimas novedades

Sotanas del terrorismo de estado: murió Juan Laise obispo de San Luis

(25/07/19 - Lesa Humanidad)-.La iglesia de la dictadura no fue ajena a la represión, todo lo contrario. En San Luis, el obispo Juan Laise, fue denunciado en juicios por ex detenidos políticos y familiares. 

Se le adjudicó el haber transmitido a los militares los que los presos le contaban en las confesiones. Laise y el sacerdote, capellán del Ejercito Coscarrelli, entre otros sotanas del terrorismo de Estado. 

El ex obispo de San Luis tenía 93 años y había sufrido una descompensación producto de su edad.

Todo esta guardado en la memoria. Las crónicas de los colegas y que en mas de una oportunidad esta agencia replicara dan cuenta de los cursos de acción del obispo y del capellán. Las crónicas señalan que el 27 de octubre de 2008 El Tribunal Oral Federal de San Luis decidió que el ex obispo de la diócesis, Juan Rodolfo Laise prestara declaración testimonial en forma oral.

Pero nunca compareció y finalmente no respondió sobre lo que había hecho durante la dictadura. Ni siquiera por video conferencia, como lo habían pedido desde la querella.

Su presencia había sido pedida por la defensa de Miguel Ángel Fernández Gez. El militar lo habría acusado en su declaración de primera instancia al obispo Emérito de haberle pedido que detuviera, secuestrara o hiciera desaparecer a un cura que iba a dejar los hábitos para casarse. 

El abogado Mercado también pidió que se llamara a testimoniar a Pablo Melto, que sería el sacerdote que Laise había pedido que detuviera.

Fue la querella, ejercida por Enrique Ponce, en los planteos preliminares, la que solicitó que no lo hiciera por escrito, "para tener la posibilidad de repreguntar", ante las acusaciones que estarían en el expediente. Pero eso nunca sucedió. Laise se escudó en su enfermedad y la lejanía para no testimoniar ante la Justicia.

Un ex-detenido atestiguó sobre el rol que cumplieron las autoridades eclesiásticas. Aseguró que el capellán Coscarelli les "sacaba" datos de las confesiones y después entregaba esa información a los represores. 

También contó que el obispo emérito de esa provincia llegó a decir en una misa que “tenían que destrozarles el alma”.

Entre los testimonios que se escucharon ayer en este proceso denominado el “megajuicio” estuvo el de Aníbal Franklin Oliveras, un profesor de la Universidad Nacional de San Luis, que ya había declarado durante el primer juicio de lesa humanidad realizado en esta provincia en 2009. 

Oliveras describió cómo mientras estuvo secuestrado en la penitenciaría local descubrió junto a sus compañeros que el sacerdote Coscarelli, capellán del Ejército, extraía información durante las confesiones y luego se las pasaba a los represores. 

"Cuando nos dimos cuenta, lo hablamos y le dijimos que no volviera más, porque lo íbamos a matar. Y el cura no regresó" dijo ayer.

Oliveras también se refirió al accionar "patético" del obispo emérito de San Luis, monseñor Juan Rodolfo Laise. El testigo recordó que en una misa celebrada el 22 de noviembre de 1976, Laise "dijo que a nosotros tenían que extirparnos el alma", que en palabras de San Agustín se traducirían como "destrozar el cuerpo para salvar el alma".

Laise fue obispo de San Luis durante 30 años, hasta 2001, cuando se refugió en Italia, en donde en mas de una oportunidad fue escrachado por organismos de derechos humanos.

En tanto la historia oficial dada por la agencia Agencia Informativa Católica Argentina (AICA)
"Monseñor Juan Rodolfo Laise OFMCap, obispo emérito de San Luis y decano del episcopado argentino, murió a los 93 años en la casa de reposo San Padre Pío, de San Giovanni Rotondo, Italia, donde residía hace 17 años tras renunciar por edad al gobierno pastoral de la diócesis argentina.

Los restos del prelado fueron velados desde la mañana del martes 23 de julio, a las 16.30 (hora de Roma) en el santuario Santa María de las Gracias, de San Giovanni Rotondo. Monseñor Laise, quien se mantenía activo en esa comunidad capuchina y dedicaba muchas horas a escuchar confesiones, falleció tras sufrir una descompensación general.

Monseñor Laise nació en la ciudad de Buenos Aires el 22 de febrero de 1926; hizo la profesión solemne de los votos religiosos en la Orden Franciscana de los Frailes Menores Capuchinos el 13 de marzo de 1949; fue ordenado sacerdote en la capilla de colegio Euskal Echea de Llavallol, provincia de Buenos Aires, el 4 de septiembre de 1949 por monseñor Miguel de Andrea, obispo titular de Temnos. 

El 5 de abril de 1971 el beato papa Pablo VI lo eligió obispo titular de Giomnio y coadjutor con derecho de sucesión de la diócesis de San Luis.

Fue ordenado obispo el 29 de mayo de 1971 en la capilla del colegio Euskal Echea, por monseñor Juan Carlos Aramburu, arzobispo coadjutor de Buenos Aires, y los obispos co-consagrantes monseñor Antonio José Plaza, arzobispo de La Plata y monseñor Raúl Francisco Primatesta, arzobispo de Córdoba. El 6 de julio de 1971, se convirtió en el cuarto obispo de San Luis por sucesión de monseñor Carlos María Cafferata.

Gobernó pastoralmente la diócesis de San Luis por casi 30 años y el 6 de junio de 2001 el papa San Juan Pablo II le aceptó la renuncia que había presentado por haber alcanzado la edad de 75 años, según lo señala la ley canónica. Su lema episcopal fue "Fideliter" (Fielmente). Era hasta su fallecimiento, el decano del episcopado argentino ya que el 29 de mayo cumplió 48 años de ordenación episcopal."

Por Lucho Soria, ANRed

Compartir:

Publicar un comentario

 
Copyright © Nuevo Reporte Sur.