Últimas novedades

Cuatro de cada diez niños que asisten a comedores están malnutridos

Daniel Menéndez , Referente de Barrios de Pie
(28/06/19 - Provincia de Buenos Aires, AMBA)-.A partir de un nuevo relevamiento del Indicador Barrial de Situación Nutricional (IBSN N°13) del Movimiento Barrios de Pie en el Área Metropolitana, llevado adelante durante el 1er semestre de 2019, se comprueba que la malnutrición sigue siendo uno de los principales problemas de salud que afecta a nuestras niñas, niños y adolescentes (NNyA).

En base a la medición de 25.213 NNyA de 0 a 19 años que concurren a comedores y merenderos del AMBA (de 28 distritos y 6 comunas), llevada adelante por lxs promotorxs de salud de nuestra organización, se comprueba que más de 4 de cada 10 integrantes de esa población tiene algún tipo de malnutrición (42,8%). 

En este sentido, mientras que el bajo peso afecta al 2,4% de los NNyA relevadxs, el resto de la malnutrición se explica especialmente por el sobrepeso - 21,9%- y la obesidad -18,5%-. Mención aparte reviste el 7,2% de baja talla que da cuenta de una malnutrición crónica que ha modificado los ciclos de crecimiento de nuestrxs niñxs.

Dentro de la población analizada, la malnutrición afecta en mayor medida a lxs más pequeñxs, dado que entre lxs menores de 10 años los problemas alimentarios afectan entre el 43,2% - entre 2 y 6 años- y el 44,5% - entre 6 y 10 años, en tanto que entre adolescentes – entre 10 y 19 años- la malnutrición es del 39,9%. 

En el relevamiento también se analiza la situación nutricional de lxs lactantes observándose que la malnutrición es del 28,9% y que en este grupo ya comienzan a encontrarse niñxs pequeñxs con sobrepeso y obesidad (alrededor de 12% para cada uno de los factores).

Desde Barrios de Pie hemos advertido el problema de la malnutrición, en la población más vulnerable de ninxs en el AMBA, durante los últimos años. Ya en el 2do semestre de 2017 señalamos que la malnutrición afectaba a casi la mitad de NNyA (49,1%), situación que se mantuvo prácticamente constante en el 1er semestre 2018 (42,3%) y en el 2do semestre de 2018 (46,7%). 

Las sensibles variaciones porcentuales entre los primeros y segundos semestres se explican por la incorporación de nuevos niñxs pobres que, según el Observatorio de la Deuda Social Argentina (UCA) un 29,3% tiene déficit en sus comidas, mientras que un 13% pasó hambre. Además, la asistencia de lxs menores a comedores infantiles creció de forma constante llegando al 35%.

La persistencia de la malnutrición en todas sus formas (tanto por déficit, bajo peso, como por exceso calórico, sobrepeso y obesidad) se da en un contexto económico extremadamente grave para la población más vulnerable. 

Los altos niveles de aumentos de precios superan largamente el 50% anual, son aún más graves para los alimentos, en donde la inflación interanual para abril en este rubro fue del 66,1%, afectando en especial los productos frescos como verduras, frutas y carnes. 

Así lo demuestra el Índice Barrial de Precios alertando sobre el aumento del precio de la carne en un 30% en lo que va del 2019.

Los hogares padecen severas dificultades para acceder a los alimentos y cuando lo pueden hacer, éstos son productos con alto valor calórico, elevados niveles de azúcar, grasas, sodio y pobres en nutrientes. 

Llama la atención que el mismo gobierno que realiza la Encuesta Permanente de Hogares, dónde el 23,2% es pobre, no traduzca la misma en políticas públicas que reviertan dicha situación.

Durante el mes de abril el gobierno implementa el programa “Precios Esenciales” propagandizando el freno a la creciente inflación. Dicho programa no sólo no cumple con la premisa inicial, sino que comienza con un 40% de aumento en sus productos. 

En un análisis pormenorizado acerca de la composición y calidad de los alimentos ofrecidos encontramos que incluyen una gran cantidad de ultraprocesados con alto componente de harinas y azúcares y bajísimos niveles nutricionales. 

Por otro lado los programas alimentarios que intentan abastecer a comedores escolares y comunitarios rezan la misma tragedia, mucha harina, poca carne, verdura y lácteos.

Tenemos esperanza. Los movimientos sociales seguimos impulsando la discusión respecto a la urgencia de sancionar la Ley de Emergencia Alimentaria para cubrir las enormes necesidades de nuestro pueblo. 

En este marco, recientemente, difundimos la campaña “HAMBRE NO, Compromiso para que nadie pase hambre en la Argentina” donde distintos referentes sociales, especialistas y legisladores entre otros, planteamos la
necesidad que se asuma cómo prioridad resolver el problema del hambre en los cien primeros días del próximo mandato de gobierno.

Compartir:

Publicar un comentario

 
Copyright © Nuevo Reporte Sur.