Últimas novedades

Comienza un nuevo juicio oral contra la Comunidad Los Chuschagasta

(03/08/19 - Pueblos Originarios)-.En este mes tan simbólico, nos encontramos nuevamente enfrentando otro intento de despojo territorial por parte del asesino usurpador Dario Luis Amín (condenado a 22 años de prisión por el asesinato de Javier Chocobar), su madre Maria Sofia Herrera de Amín y su hermano Santiago Amín.

Comienza un nuevo juicio oral
Comunidad Los Chuschagasta perteneciente al Pueblo Nación Diaguita – N° de Inscripción en el Re.Na.C.I. 03/2002, Personería Jurídica Nº 4811. Relevamiento Jurídico Catastral Ley N° 26160 – Res. INAI Nº 450/2014 (mediante el cual se nos reconoce la ocupación actual, tradicional y pública.). Valle de Choromoro, Dto. de Trancas. Actual provincia de Tucumán.

En el mes de agosto los Pueblos Originarios nos encontramos celebrando y agradeciendo a nuestra Madre Tierra por todo lo que nos brinda. Hoy más que nunca reafirmamos nuestra lucha en defensa del Territorio, siendo la continuidad de nuestros ancestros quienes nos dejaron el legado de reivindicar la identidad Diaguita, resguardar la vida de nuestra Pachamama y de todos nosotros quienes la habitamos desde siempre de generación en generación.
En este mes tan simbólico, los Chuschagastas nos encontramos nuevamente enfrentando otro intento de despojo territorial por parte del asesino usurpador Dario Luis Amín (condenado a 22 años de prisión por el asesinato de Javier Chocobar), su madre Maria Sofia Herrera de Amín y su hermano Santiago Amín.

En este caso, los Amín embisten contra uno de nuestros comuneros, Enrique Ismael Chocobar, haciendo uso de la figura de “usurpación”.

Una vez más, a menos de diez meses de haber finalizado el juicio por el asesinato de nuestra autoridad, debemos enfrentar un nuevo proceso judicial, con todas las implicaciones físicas, psicológicas y económicas que estas instancias conllevan, en un contexto de total desamparo por parte del Estado hacia las comunidades de nuestros pueblos.

Ismael es uno de nuestros referentes políticos en la actualidad, lleva adelante diversos roles otorgados por los Chuschagastas. Es acusado de usurpar la casa perteneciente a sus mayores: Amadeo Chocobar y Fortunata Díaz de Chocobar, ambos abuelos paternos de Ismael Chocobar, quienes vivieron desde siempre en el territorio que los Amín y sus socios pretenden apropiarse para lucro personal.

Históricamente el Estado y la Justicia han sido funcionales a las familias oligárquicas “usurpadores- terratenientes”, generando las condiciones para que sigan violentándonos con persecuciones individuales hacia nuestras comuneras y comuneros, tal como se evidencia en el uso de la figura de “usurpación”, modus operandi de los terratenientes en connivencia con la justicia para el despojo territorial.

La justicia occidental nos juzga de manera individual, pero la afectación es de carácter colectivo, porque perjudica a todo nuestro pueblo. La justicia de la provincia de Tucumán evita pronunciarse respecto del Derecho Indígena, que constantemente está siendo violado por las familias terratenientes que están enquistadas en los distintos ámbitos del estado provincial.

Nosotras y nosotros, Diaguitas, Pueblo originario preexistente a la creación del Estado Argentino, estamos organizados en nuestro Territorio Ancestral a través de una Institución viva propia como Pueblo originario realizando hasta el día de hoy prácticas milenarias: espirituales, culturales, políticas y sociales. Todas ellas enmarcadas en una cosmovisión que nos conecta con nuestra Madre Naturaleza conviviendo en armonía con el sol, la luna, el agua de manantiales, los sitios sagrados, los ríos, la medicina tradicional, los cerros, los sembradíos, los animales y toda la naturaleza en sí. Nuestro territorio no es solo nuestra casa sino qué también es el dador del sustento diario para todos nosotros y en él descansan nuestros ancestros.

La Constitución Nacional en su artículo 75 inc. 17 como así también la Constitución de la provincial en su artículo 149 (entre otras leyes a nivel nacional e internacional) nos reconoce a los Pueblos originarios como un sujeto colectivo (no individual) con derechos especiales. Es decir, los Chuschagastas tenemos los mismos derechos civiles y ciudadanos que el resto de la sociedad argentina, pero además, por pertenecer a un Pueblo Originario y ser parte de ese sujeto colectivo, poseemos un marco de Derecho Indígena que emana del Derecho Consuetudinario (propio) de cada Pueblo, el cual es de incidencia colectiva, “es decir que afecta a todo el Pueblo en su integridad cultural y territorial.

El Estado Argentino nos exige “adaptación” a sus modelos occidentales de justicia, que no es otra cosa que el fraccionamiento de nuestro ser colectivo hacia un despiadado individualismo propio del sistema capitalista opresor, ejerciendo así el control y la persecución hacia los pueblos originarios.

Exigimos que el Estado se adapte a la realidad plurinacional, y ponga en práctica nuestros derechos colectivos, en ese sentido urge la ley de propiedad comunitaria indígena, para poner freno a los ataques físicos y judiciales que sufrimos constantemente los Pueblos Originarios.

Cabe recordar que el 24 de octubre de 2018 finalizo el juicio oral por el asesinato de nuestra Autoridad Comunitaria Javier Chocobar quién fuera asesinado a quemarropa en ocasión de haber estado defendiendo el territorio ancestral y la vida de los que ese día nos encontrábamos en el lugar, por el asesino Darío Luis Amin, y sus sicarios Luis Humberto “el niño” Gómez y José Valdivieso Sassi, estos dos últimos ex policías quienes fueron mano de obra de la última dictadura cívica militar. El ataque perpetrado en nuestro territorio fue realizado el 12 de octubre de 2009 en donde además de asesinar a nuestra autoridad comunitaria, hirieron de gravedad a nuestros comuneros Emilio Mamani y Andrés Mamami. La violencia que debimos soportar ese día los niños, niñas, jóvenes, mujeres, hombres y mayores de Chuschagasta nos dejaron secuelas irreversibles todas de incidencia colectiva. El juicio dio como resultado las penas de prisión para los asesinos de: Amín 22 años de prisión, Gómez 18 años y Valdivieso 10 años.
Queda en evidencia el constante hostigamiento, persecución y ensañamiento que padecemos Los Chuschagastas solo por el hecho de ser originarios y habitar en nuestros territorios. Esta violencia la viven todos los pueblos originarios en sus territorios en la actual Argentina y se extiende a lo largo y ancho de Latinoamérica.

Los asesinatos y los conflictos territoriales no cesarán hasta qué el Estado Nacional restituya los territorios ancestrales como parte de la deuda histórica hacia los Pueblos Originarios.

Somos continuidades Diaguitas, deseamos desarrollarnos en paz en nuestro territorio ancestral. Reafirmamos nuevamente nuestra lucha por la identidad, la vida y el territorio. No reconocemos a “ningún dueño o patrón de estancia” CHUSCHAGASTA ES UN TERRITORIO LIBRE, nuestras generaciones han vivido desde tiempo inmemoriales y de la misma manera lo hacemos hoy en el presente nosotros y nosotras y así lo seguirán haciendo nuestras futuras generaciones.

Por todo ello, convocamos a las organizaciones y comunidades de Pueblos Originarios, organizaciones sociales, políticas, organismos de Derechos Humanos y a la sociedad en general a acompañarnos, con su presencia física o mediante pronunciamientos públicos, para decir basta de despojo territorial!

Fuente: Los Chuschagasta Justicia Para Javier Chocobar

Compartir:

Publicar un comentario

 
Copyright © Nuevo Reporte Sur.