Últimas novedades

Las Abuelas despidieron a Francisco Madariaga Quintela

(10/03/22 - Abuelas de Plaza de Mayo)-.A un año y medio de su temprano fallecimiento, homenajeamos al nieto restituido Francisco Madariaga Quintela –“el nieto 101”, como él se presentaba– en el Parque de la Memoria de la Ciudad de Buenos Aires. “El cielo llora”, dijo Buscarita Roa, una de las Abuelas presentes en el acto, en referencia al día lluvioso y gris que dio marco a la despedida.

En la Costanera Norte porteña, se realizó la despedida de Francisco Madariaga, cuya muerte, en 2020, fruto de sus problemas de salud, todavía seguimos llorando.

Allí estuvo Abel Madariaga, secretario de nuestra Asociación, quien siempre buscó a su hijo “Francisquito”, desde la desaparición de su compañera Silvia Mónica Quintela D’Allasta el 17 de enero de 1977. El 17 de febrero de 2010 al fin lo encontró y todavía guardamos en la memoria el abrazo interminable en el que se fundieron al conocerse.

Familiares, amigos y funcionarios participaron de la sencilla e informal ceremonia. La referente de Familiares, Lita Boitano, recordó aquella jornada en la que se anunció la restitución de Francisco. Estela de Carlotto tuvo palabras de agradecimiento para Abel, a quien calificó como un “héroe” por haber luchado por una patria mejor y haber sobrevivido al terrorismo de Estado.

El ministro de Defensa, Jorge Taiana, el viceministro de Justicia Juan Martín Menna, el secretario de Derechos Humanos, Horacio Pietragalla, la legisladora Victoria Montenegro, el actor Daniel Fanego, fueron algunos de los que se acercaron a abrazarlo. También lo hicieron nietas y nietos como Manuel Gonçalves, Leonardo Fossati, Miguel Santucho, Juliana García, Alejandro Sandoval Fontana, Guillermo Amarilla Molfino, María José Lavalle Lemos, al igual que decenas de colaboradores de Abuelas y de otros organismos.

Tras la rememoración bajo techo, llegó el momento de esparcir las cenizas en el Río de la Plata. Allí, todo el grupo, embargado por una profunda emoción y recogimiento, acompañó el instante de apertura de la urna funeraria con un largo aplauso. Recordaremos la sonrisa sincera de Francisco, su necesidad de cariño –producto de una infancia y adolescencia llena de maltratos de su apropiador–, sus malabares de circo, su tatuaje con el rostro de su madre para llevarla en la piel, su fanatismo por Independiente… ¡Hasta siempre, querido nieto!

Compartir:

Publicar un comentario

 
Copyright © Diario Reporte Sur.