Últimas novedades

Denuncian el asesinato de un joven a manos de la policía en Martín Coronado

(31/05/19 - Violencia Institucional, Gatillo Fácil)-.Diego Cagliero, un músico de 30 años, fue baleado por policías de la Bonaerense en Martín Coronado el domingo 19, horas antes de que en San Miguel del Monte se desatara otra masacre. 

Junto a sus amigos entró a un supermercado, tuvieron una discusión y dejaron algunos productos que se habían llevado sin pagar. Un sereno llamó a la policía, los chicos se subieron a su camioneta y se fueron. La policía los persiguió, rodearon la camioneta y sin mediar palabra los tirotearon. Diego murió en el acto y otro joven está luchando por su vida.

La versión policial circuló durante toda la semana como un “tiroteo tras un asalto comando a un supermercado”, durante el cual murió “uno de los asaltantes”. La familia de Diego Cagliero realizó el sábado pasado una marcha frente a la comisaría de Eufrasio Álvarez, a la que pertenecen los policías involucrados, para denunciar que se trató de otro caso de gatillo fácil.

El periodista Gabriel Di Nicola de La Nación publicó este lunes un artículo en el que dice que, según fuentes judiciales, no hubo ningún enfrentamiento sino 13 balas policiales contra la camioneta de Cagliero.

La Asociación por los derechos humanos de Tres de Febrero emitió un comunicado ante los graves hechos de violencia policial. Exigen el urgente esclarecimiento por la muerte del joven y el apartamiento, investigación y condena de los agentes de la policía de la comisaría Eufrasio Álvarez de Pablo Podestá.

“La violencia y la falta de profesionalismo de las fuerzas de seguridad de Tres de Febrero confirma las graves consecuencias de la política de seguridad que dirige desde hace tres años el apologista del terrorismo de Estado, Juan Manuel Lucioni. Política que además de ineficiente, viola gravemente los derechos humanos”, expresaron. 

Cabe recordar que la intendencia de Tres de Febrero, encabezada por Diego Valenzuela de Cambiemos, tiene como secretario de Seguridad al ex capitán Juan Manuel Lucioni, dado de baja en 2006 por Nilda Garré por haber participado en un acto donde se reivindicó al terrorismo de Estado.

Los hechos fueron rápidamente catalogados por la policía y los medios de comunicación como un robo por parte de jóvenes armados. Sin embargo, los registros visuales del hecho y los testimonios de los jóvenes, familiares y amigxs van en sentido contrario.

“Se trata de un gravísimo caso de violencia policial que no es aislado, tal como lo demuestran los dos asesinatos a manos de fuerzas de seguridad ocurridos en el barrio Carlos Mugica (Ejército de los Andes) durante el 2018 y la reciente masacre de San Miguel del Monte. Por el contrario, se inscribe en prácticas y rutinas que adoptan la violencia como criterio central y que no son más que el emergente de la promoción estatal de la violencia policial. Los problemas sociales se resuelven con políticas sociales. Exigimos la aplicación de la resolución 1390 de la Procuración General y los criterios rectores de la ley 14687 que exigen el apartamiento de la policía en la investigación y la obligación de disponer medidas urgentes por parte de la fiscalía interviniente. También exigimos la intervención de la auditoría de Asuntos Internos“.

El caso
El 19 de mayo, alrededor de las 13 horas, Diego y un grupo de amigos se dirigieron a un supermercado de la zona de Martín Coronado, donde, según testimonios de familiares “tuvieron un altercado con la gente de seguridad por intentar llevarse algunos productos sin pagarlos”. 

Luego del incidente, dejaron los productos y se fueron pacíficamente. 

Los agentes de seguridad dieron aviso a la policía y varios minutos después los jóvenes, que se movían en una camioneta, fueron “interceptados por la policía de frente y sin siquiera mediar una voz de alto fueron tiroteados por agentes policiales”, dejando sin vida a Diego e hiriendo a otro joven de gravedad. 

La escena del crimen no fue preservada y, sospechosamente, en la camioneta aparecieron dos armas que no pertenecían a ninguno de los jóvenes.

Su hermana Yanina Cagliero reclama justicia y escribió este texto en su cuenta de Facebook:
Mamá siempre decía que cuando eramos chicos, si yo tenía que pedir un pedazo de queso, pedía un pedazo de queso; pero si vos tenías que pedir un pedazo de queso, pedías dos: uno para mí y uno para vos. 

Así sos Diegui, generoso, buenazo, transparente.

Fuiste mi mejor amigo de la infancia, mi compañero de aventuras durante la adolescencia… hoy que ya no andábamos tanto juntos siempre terminábamos dándonos un abrazo sin importar el tiempo que pasaba.

El jueves hablamos y me dijiste «yo te quiero mucho a vos, sabes?» Y yo te dije que también te quería. Me dijiste que nos veíamos en el cumple de León.

¿Cómo iba a saber que nunca llegaría ese momento?

Quiero abrazarte mucho hermano, sos una persona única. Quiero que volvamos a discutir porque vos peroncho y yo troska. Quiero que hablemos de los problemas de la vida.

Me quedó por decirte que, sin importar lo que yo lograra, siempre fuiste el mejor de los dos.

Te amo mucho, para siempre. 

No voy a descansar hasta que haya justicia.

Compartir:

Publicar un comentario

 
Copyright © Nuevo Reporte Sur.