Últimas novedades

Intentan utilizar la explosión de dos barcos petroleros omaníes para justificar un ataque a Irán

(15/06/19 - Política Internacional)-.Como ha ocurrido tantas veces en la historia reciente de la humanidad, la explosión de dos barcos petroleros en aguas omaníes es utilizada por Estados Unidos para tratar de justificar una intervención en Irán.

Mientras desde distintos sectores de la opinión pública internacional rechazan la vinculación de Irán a las explosiones, en primer lugar porque se desconoce el motivo de las mismas y finalmente porque no existen pruebas de que el gobierno persa esté involucrado en el hecho, el tridente del mal conformado por Estados Unidos, Israel y Arabia Saudí buscan capitalizar el hecho para justificar una nueva agresión.

A la par de la intentona agresiva sobre la nación persa, comienza a sospecharse cada vez más que podría tratarse de uno de los tantos hechos de 'Bandera Falsa' que han protagonizado la historia reciente de la humanidad en los últimos trescientos años.

El gendarme mundial manda un destructor
Estados Unidos (EE.UU.) anunció este jueves el envío del destructor USS Mason al golfo de Omán, tras la explosión de dos buques petroleros que llevaban "cargamento relacionado con Japón".

"El barco Mason (DDG-87) de la Armada de EE.UU. se dirige a este lugar para prestar asistencia", indicó el servicio de prensa del Mando Central de Estados Unidos (CENTCOM, por sus siglas en inglés), citado por la agencia rusa RIA Novosti.

Tensión en el mar de Omán
El atentado de los buques petroleros Front Altair con la bandera de las islas Marshall y Kokuka Courageous de bandera panameña fue usado como excusa por parte de EE.UU. y sus aliados para incrementar las presión sobre Irán.

Tras las explosiones el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, acusó  a Irán de estar detrás del incidente, argumentando que nadie en la región tiene “los recursos y la capacidad necesaria para actuar con ese alto nivel de sofisticación”.

Mike Pompeo, sostuvo que el ataque en el golfo de Omán forma parte de una "campaña" de "tensión creciente" por parte de Teherán, y advirtió de la amenaza que esto representa para la paz y la seguridad internacionales.

A la posición de EE.UU.  se sumaron Reino Unido y Arabia Saudita. 

Respuesta de Irán
Antes las declaraciones de Pompeo, el canciller iraní, Mohamad Yavad Zarif respondió ““Que EE.UU. se precipitara de inmediato a lanzar acusaciones contra Irán —sin una pizca de prueba circunstancial o factual— no hace más que dejar medianamente claro que el Equipo B está adoptando un plan B: sabotear la diplomacia”, señaló  el ministro iraní de Asuntos Exteriores.

Pese a las acusaciones infundadas de EE.UU., aún no se sabe si lo que ocurrió ayer en el mar de Omán fue un mero accidente o un sabotaje como el ocurrido el pasado 12 de mayo con las explosiones en buques de carga de los Emiratos Árabes Unidos (EAU) en Al-Fuyaira.

Teherán considera también “sospechoso” el incidente, que se produjo en medio de la visita a Irán del primer ministro japones Shinzo Abe, en un contexto de creciente tensión regional provocada por EE.UU. y sus aliados para presionar a la República Islámica.

Alarma internacional
Ante la inminente escalada de las tensiones en la región del golfo Pérsico y Arábigo, Gobiernos de la región han llamado a mantener la paz y no propiciar un enfrentamiento.

En este sentido los Emiratos Árabes Unidos (EAU) instaron  a la comunidad internacional a mostrar la responsabilidad colectiva para prevenir el aumento de tensiones en la región, declaró el ministro nacional de Exteriores, Anwar Gargash.


Por su parte el presidente del Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), embajador Mansour Al-Otaibi, llamó en rueda de prensa a realizar una investigación sobre el ataque a los barcos petroleros  en el golfo de Omán.

Compartir:

Publicar un comentario

 
Copyright © Nuevo Reporte Sur.