Últimas novedades

Las balas que no hacen ruido: El exterminio productivo

(07/06/19 - Gestión Macri, Despidos)-.Las estadísticas informadas el pasado jueves por la Secretaría de Trabajo muestran que en marzo hubo 30.700 empleos registrados menos que en febrero, que totalizan los 86 mil en el primer trimestre de este año y suman 268.400 puestos de trabajo destruidos respecto al mismo mes del año pasado.

Sumado a estos datos recientes, el Gobierno de Cambiemos ya ha dado sobradas muestras de que sólo ha multiplicado los beneficios para unos pocos a costas del hambre de todo un pueblo a lo largo de estos tres años y medio. Y quienes integramos el amplio abanico de la producción nacional no somos ajenos a esta realidad. Hay que ser muy necio para no ver que una economía sólo puede ser inclusiva si desarrolla la producción. Producir lleva a crear puestos de trabajo, redistribuye ingresos y le brinda valor agregado al país. 

Como consecuencia de cada puesto de trabajo que se destruye, la onda expansiva impacta de forma directa: en una familia que no come, en chicos que no estudian por no poder costear sus apuntes, en miles de hombres y mujeres que no pueden cubrir sus necesidades básicas. Un empleo que se pierde multiplica la inseguridad y la pobreza. 

Siguiendo la marcha de este triste derrotero, los comercios cierran, las pymes se funden y se enciende, así, un espiral de hambre y exclusión, que comienza a consumirse. Hasta que se cierra e implosiona.

La violencia ejercida desde el Estado en manos de Cambiemos pretende imponer un modelo neocolonial en el cual las mayorías quedamos relegadas a la miseria y a la sumisión.

Una destrucción contraria a lo que indica la lógica. No hace ruido pero impacta por el silencio de las máquinas que, en tiempos de prosperidad, solían estar en marcha: la utilización de la capacidad instalada en la industria (UCII) anotó en marzo una nueva caída en términos interanuales, al retroceder 3,9 puntos porcentuales al 57,5%, según informó hace dos semanas el INDEC.

En este sentido, es deber de los actores del campo nacional y popular desnudar la ideología de Cambiemos que desde 2015 a la fecha usó máscaras para estafar a la sociedad argentina: que mintió con el impuesto a las Ganancias, con la inflación, destruyó la industria nacional y aumentó la pobreza de forma inescrupulosa.

Para esto, tenemos que llevar la discusión al plano de las propuestas. Necesitamos poner sobre la mesa un plan de contingencia que tenga al desarrollo de un modelo productivo como prioridad y comprometernos a llevarlo adelante desde el primer día de gestión: que contemple políticas de reactivación del mercado interno, que fomente la creación de puestos de trabajo ya que indiscutiblemente redundará en una mejora para la sociedad, en temas fundamentales como salud, educación, ciencia y tecnología, cultura, seguridad.

No queremos más un gobierno de timba y exclusión. Necesitamos recuperar un Estado que tenga la decisión política de intervenir en la economía a favor de las grandes mayorías: el círculo virtuoso de la producción y el empleo es la única forma de generar inclusión.

Compartir:

Publicar un comentario

 
Copyright © Nuevo Reporte Sur.