Últimas novedades

"En cada discurso que damos estamos firmando un contrato moral y ético"

(25/10/19 - Elecciones 2019)-.Una verdadera multitud se congregó ayer en Mar del Plata para asistir al cierre de la fórmula que, si no surge nada raro, se encamina a ser elegida para construir la Nación los próximos cuatro años.

En medio de saludos al público y tras secarse alguna lágrima, de esas que no pudo contener cuando Cristina Kirchner recordó a Néstor, Alberto Fernández cerró la campaña presidencial del Frente de Todos, a tres días de las elecciones generales, en Mar del Plata.

El candidato hizo foco en la felicidad que le generó la unidad del peronismo: "La alegría de reencontrarme con Cristina y con ella vamos a poner de pie a la Argentina, como hace falta".

De su larga trayectoria en la política, Fernández destacó como momentos más importantes el día que se cruzó con Néstor y se encontró con Cristina, "sabiendo que la Argentina no podía seguir viviendo el oprobio en el que vivía".

Y recordó una charla con el ex presidente, en la que plantearon la necesidad de "levantar la bandera del mejor progresismo", lo que dio inicio a la gestión kirchnerista que llegó en 2003 y perduró hasta 2015.

Esa construcción política "está más viva que nunca, está aquí", dijo y reconoció: "Un día me llamó Cristina y me dijo ‘es tu turno’. Gracias por tu confianza".

El ex jefe de Gabinete se reconoció como el militante con saco del que operaba por la unidad y se puso el saco del que tenía que conducir este tiempo. "Y le pedí a Cristina hacerlo juntos. Demostremos que el mejor equipo de la Argentina es éste, el que piensa en los argentinos".

Después de hacer eje en el desastre económico generado en estos cuatro años, en el trabajo, en la industria, en el sector de los jubilados, el candidato aseguró que "el Gobierno no tuvo ningún empacho en dejar que los Bancos se enriquezcan mientras toda la Argentina se empobrecía". 

En ese punto, resaltó: "Nosotros, entre los jubilados y los Bancos, elegimos los jubilados", así como la educación y salud pública o a los trabajadores.

También advirtió que "en cada discurso que damos, estamos firmando un contrato moral y ético con ustedes para ser una Argentina que vuelva a crecer". Por eso, remarcó que "el domingo, con el voto", es necesario "dar vuelta una página" que empezó a escribirse el 10 de diciembre de 2015, "volver a poner la Argentina en el lugar que nunca debió haber dejado: digna, no de rodillas".


Con un gesto al radicalismo, citó a Raúl Alfonsín, y su ‘ética de la solidaridad’: "Aquél que se cayó al pozo, vamos a tenderle la mano para que vuelva a la sociedad con nosotros". Por eso, destacó que no le preguntarán a nadie "de dónde vienen, sino si quieren ir al mismo lugar: una Argentina justa, solidaria, con trabajo, con educación pública, con salud pública". Pidió abrazarlos, sumarlos y hacer "entre todos" un mejor país.

El discurso de Cristina
Los que estamos aquí no solo somos candidatos o candidatas de un frente electoral. Axel y Fernanda son diputados nacionales desde el 2015. Cuando los vientos parecían haber instalado de vuelta el neoliberalismo en la Argentina, no sucumbieron al canto de las sirenas.

Axel y Fernanda comparten ideales, comparten visiones. Junto a otros compañeros y compañeros, dijeron que no había que endeudar al país.  También levantaron su mano para votar la ley antidespidos. Sostenían que era necesario no permitir más despidos porque la desocupación iba a crear miseria, iba a crear pobreza. 

La ley fue vetada igual que la ley que votamos para dejar sin efecto los aumentos constantes de los servicios públicos que vaciaron el bolsillo de los argentinos y engrosaron los bolsillos de los empresarios amigos del primer mandatario.

Los dos juntos dijeron que no había que endeudar al país para pagarle a los fondos Buitre, porque iba a ser inútil y no iban a llover inversiones. Tampoco le dieron el voto a la reforma previsional que vino a sacarle plata a los bolsillos de los jubilados.

Alberto fue el jefe de gabinete del proyecto político que en el 2003 le devolvió la dignidad a los argentinos.

El jefe de gabinete que reestructuró la deuda externa produciendo la quita más importante, el que le pagó al FMI la deuda que arrastrábamos desde 1957, el que comenzó a reconstruir el salario de los argentinos y las argentinas.

Nosotros estamos acá y tenemos convicciones, pensamos que la Patria no es una construcción simbólica sino cotidiana. Creemos en el rol del Estado como el gran igualador de las diferencias.


Hoy en Mar del Plata no estamos cerrando una campaña electoral. Estamos cerrando un ciclo histórico: nunca más la Patria debe volver a caer en las manos del neoliberalismo. Nunca más estas políticas.

Compartir:

Publicar un comentario

 
Copyright © Nuevo Reporte Sur.