Últimas novedades

"El aborto nunca debió haber sido un delito, es un problema de salud pública”

(09/11/19 - Frente de Todos)-.El presidente electo continúa en su recorrida por el país azteca. Allí participó de charla en la UNAM donde estudiantes le consultaron sobre el aborto, entre otros temas que refieren al contexto social latinoamericano. "Es un problema de salud pública", expresó sobre el tema. 

El presidente electo Alberto Fernández continúa en su recorrida por México, país en donde el líder del Frente de Todos intentará dar inicio a la unión de la región latinoamericana.

Entre las actividades programadas, el ex jefe de Gabinete fue invitado a dar una charla en la UNAM. Luego de una exposición, fue consultado por estudiantes por diversos temas en donde no pudo faltar la legalización del aborto. 

"yo no soy un hipócrita. Si hay algo que me complica la vida es decir lo que creo. Toda mi vida enseñé que el aborto nunca debió haber sido un delito. Y a esta altura de los acontecimientos creo que no debe ser un delito y el Estado debe garantizar que las mujeres puedan acceder a un aborto en condiciones de asepsia" respondió Fernández en la charla sobre Latinoamérica.

"Es un problema de salud pública. Que el aborto no sea castigado, las mujeres no están obligadas a abortar" expresó, aunque advirtió que los derechos de las mujeres "van mucho más allá del aborto".

Según presentes, este tema causó mucho entusiasmo entre los jóvenes presentes ya que muchos políticos suelen esquivarlo. Esto fue luego de que arrancara su exposición diciendo que es "hijo de la universidad pública", en donde generó una gran cantidad de aplausos. 

Ahí hizo referencia a la reunión que tuvo con el mandatario del país azteca, Andrés Manuel López Obrador, donde expresó con seguridad que juntos podrán darle forma "a ese eje que a tantos preocupan y a nadie debería preocupar. Es un eje que debemos construir en el continente para sacar del pozo de la pobreza quienes están sumidos allí".

"El gran desafío que tenemos es dejar este estigma de dejar de ser continente con mayor desigualdad", expresó Alberto luego de expresar que cuando asuma tendrá que gobernar un país con un cuarenta por ciento de pobres. 

"Las mejores sociedades son las sociedades más iguales", e insistió: "Es un imperativo moral que tenemos".

Respecto a este tema, se refirió a Chile ya que por muchos años era el 'ejemplo' de números positivos de la macroeconomía y hoy se encuentra en una situación de crisis social. 

"Cuando me hablaban del milagro chileno, yo les decía el único milagro chileno es que la gente no reaccionó. Ahora están todas esas desigualdades sobre la mesa", expresó con contundencia.

Por otro lado, habló del 'lawfare', la persecución mediática-judicial que sufren los líderes progresistas de la región. Fue ahí que hizo referencia a su compañera de fórmula y senadora, la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner. 

Allí expresaron que no pudieron avanzar porque "las pruebas eran inexistentes, porque el pueblo la eligió y porque detrás estaba el peronismo". Del mismo modo, aclaró que al ex presidente Lula da Silva no le iban a perdonad que más de la mitad de los brasileños sean parte de la clase media. 

Por último, explicó que en una entrevista que le hizo Rafael Correa, le habían preguntado cuál había sido el secreto del triunfo. 

"El secreto fue que nos dimos cuenta que divididos beneficiábamos a quienes estaba en contra de las políticas populares", le respondió el futuro mandatario argentino. En Argentina la oposición se unió y así habían ganado, y que ese era el consejo que debía tomar América Latina. 

"Hemos vuelto", concluyó Alberto.

Compartir:

Publicar un comentario

 
Copyright © Nuevo Reporte Sur.