Últimas novedades

“La nieta 129 nos da esperanzas a quienes seguimos buscando”

(21/04/19 - Memoria, Verdad y Justicia)-.El sol de abril parece septiembre. En la mitad de la Plaza de Mayo la reja nueva franquea el paso de vereda a vereda. Siempre es un honor ver su utilidad; en este caso, seguramente, sirviendo a la causa de la seguridad nacional. 

De todas formas el paso peatonal está abierto para quien viene caminando por la calle Balcarce, solo que se prohíbe cortar camino por la plaza. Entrando por Balcarce, se puede uno sentar en el sector prohibido de la plaza, solo que en ese lugar hay más policías que palomas. 

Las rejas de estilo inventado como antiguo tienen además groseros candados y cadenas nuevas enroscados en sus puertas, mas las clásicas vayas de la policía, por las dudas. El bebedero donde las madres se reúnen después de la vuelta sigue clausurado.

Sin ser experto en la materia, ingeniero o presidente, entiendo que realizaron una obra que todavía no finalizó. Levantaron algunas baldosas cambiando el caño del desagote del bebedero o quizás ni tanto. Eso ocurrió antes del 24 de marzo, por eso el lugar permanece clausurado, con simpáticas vayas plásticas amarillas y algunas cintas, también plásticas, que combinan el amarillo con el negro. Ese lugar, donde se reúnen las Madres, es el único de sombra en la plaza. Seguro que para el invierno la obra estará terminada.

Mirta Baravalle (foto), Madre y Abuela de la Plaza, tomó la palabra para hablar de la restitución de la identidad de la nieta 129 y del robo de bebes durante la dictadura genocida. “La mayoría nacidos en cautiverio y algunos chiquitos que habían sido llevados con sus padres, y otros que en su momento los encontramos en cementerios. Una dictadura de lo más sangrienta y criminal que tuvo la Argentina”. En la misma semana de la Ronda, Abuelas de Plaza de Mayo anunció la restitución de la identidad de la nieta 129: “hija de Norma Síntora, secuestrada embarazada de 8 meses, y de Carlos Alberto Solsona, con quien podrá finalmente abrazarse, luego de casi 42 años”, anunciaron en el comunicado.

En la Ronda, Mirta se alegró por la noticia aunque lamentó el tiempo trascurrido. “Después de tanto tiempo tenemos esta buena noticia de que los jóvenes buscan su identidad de alguna manera y eso deriva también al conocimiento que van teniendo de las denuncias y lo que se va reclamando a través de las décadas ya pasadas. Lamentablemente pasan muchos, muchos años, ya no son los bebes que buscábamos entonces, ni los niños, ni los adolescentes: son adultos. Pero seguirán apareciendo y encontrando su propia identidad que se las robaron tan vilmente”.

Mirta Baravalle, además de Madre, es Abuela y fue cofundadora de Abuelas de Plaza de Mayo, organización de la que se desligó. Todavía busca a su nieto o nieta, nacido en cautiverio entre diciembre de 1976 y enero de 1977. Su hija Ana María Baravalle fue secuestrada estando embarazada de su compañero, Julio Cesar Galizzi. Mirta lleva en el pecho la foto de ambos, su hija y su yerno. “Es una noticia que conmueve, nos da esperanza a quienes todavía seguimos buscando a nuestros nietos y tenemos esperanza”, finalizó Mirta Baravalle con las palabras atragantadas por tantos años de crueldad e injusticias.

Por Paulo Giacobbe, La Retaguardia
Fotografía: Agustina Salinas

Compartir:

Publicar un comentario

 
Copyright © Nuevo Reporte Sur.