Últimas novedades

Tevez y Macri socios en el turbio negocio de los parques eólicos

(03/04/19 - Gestión Macri, Transparencia)-.Las investigaciones periodísticas siguen dejando al desnudo los numerosos emprendimientos comerciales reñidos con la transparencia y falta de intereses que deben guiar las acciones de gobierno. 

En este caso ha quedado al desnudo la participación del veterano y casi retirado volante ofensivo boquense, carlos Tevez, en uno de los más cuestionado emprendimientos del presidente de la nación, los parques eólicos.

El cuestionado emprendimiento es investigado por la justicia por presunta defraudación y negociaciones incompatibles. 

Como siempre suele ocurrir con los negocios turbios del presidente, aparecen como actores secundarios y no tan secundarios, miembros del "mejor gabinete de los últimos cincuenta años".

En este caso se ha sumado el veterano ídolo boquense, pero también aparecen vinculados el amiguísimo presidencial Caputo y otros miembros del gabinete.

El emprendimiento, que fue calificado de negociado por el diputado opositor Rodolfo Tailhade, actualmente es investigado por el juez federal Marcelo Martínez De Giorgi.

En la causa Macri es investigado en la Justicia por supuestas negociaciones incompatibles y defraudación a la administración pública, según ha surgido de distintos documentos oficiales.

La documentación a la que se pudo acceder incluye balances comerciales y actas de directorio y fue presentada por las sociedades de los Macri y sus socios ante la Inspección General de Justicia (IGJ) con un año y medio de demora y solo después de recibir una intimación judicial y oficial. 

El caso tomó notoriedad pública cuando el diputado nacional Rodolfo Tailhade denunció que el Ejecutivo favoreció a las empresas de la familia del presidente Mauricio Macri para que se quedaran con seis contratos sin pasar por licitación pública.

La nueva información revela que Tevez, quien mantiene una cercana amistad con el presidente, posee el diez por ciento de las acciones de Sideli SA, una de las empresas creadas para realizar el negocio. 

El resto de las acciones estaban a nombre de la principal compañía de la familia presidencial, Sideco (15%), de Helios Partners (un fondo de inversión manejado por viejos socios de Macri, con 9%) y la sociedad Usir Argentina SA (66%), de la que se conoce poco y nada. 

Los nuevos datos demuestran además la estrecha cercanía de los accionistas de estas compañías con el Presidente, lo que compromete más a los funcionarios y ex funcionarios del ex Ministerio de Energía y otros organismos oficiales que les habilitaron este negocio. 

El propio Mauricio Macri defendió las licitaciones eólicas que ganó su familia.  Los Macri y sus socios obtuvieron en 2016 seis contratos de parques eólicos sin pasar por licitación pública y luego los revendieron haciendo una ganancia millonaria en dólares. 

Entre el mes de diciembre de 2015 y el de marzo de 2016 Sideco creó cuatro sociedades anónimas a nombre de uno de sus contadores de confianza, Mariano Payaslián. Las empresas fueron llamadas Sidsel, Sideli, Usir Argentina y Parque Eólico Miramar SA. 

La mayor irregularidad ocurrió cuando en 2016, en lugar de presentarse a licitación pública, los Macri y sus socios adquirieron seis proyectos a la empresa española Isolux por poco más de veinticinco millones de dólares. 

Entre mayo y septiembre del año siguiente Macri y sus socios revendieron los seis parques en casi cuatro  veces el valor de compra con una ganancia neta de sesenta y nueve millones doscientos mil dólares. 

La compra-venta de este tipo de contratos no constituye una irregularidad per se, pero curiosamente el 25 de noviembre de 2016, Isolux ya había vendido cuatro de los contratos, anunciaba su retiro del mercado argentino y estaba en concurso de acreedores. 

Sin embargo, la misma empresa declarada a si misma insolvente fue beneficiada con dos licitaciones más de parques eólicos (Miramar y Loma Blanca VI), a pesar de que el Gobierno sabía que la empresa no podía construirlos ni invertir en el país. 

Aquí aparece una gravísima irregularidad porque esos contratos en realidad, tenían otros dueños: Sideco y sus socios. 

 Payaslián, el contador de Sideco, había creado la firma Parque Eólico Miramar SA en marzo de 2016, ocho meses antes de que la licitación quedara en manos de Isolux y luego de Sideco y sus socios. 

Cuando el juzgado de Martínez Giorgi solicitó la entrega de los balances y documentación de las sociedades involucradas en la operación, la IGJ apenas contaba con las actas de inscripción de las firmas dado que Las sociedades nunca habían entregado al organismo de control los balances comerciales o actas de directorio, ni tampoco habían blanqueado a sus socios. Solo constaba el nombre del contador Payaslián. 

Entre los datos que han trascendido desde la justicia, se destaca que las sociedades “no se encuentran al día con el cumplimiento de sus obligaciones”, resalta uno de los documentos a los que accedió este medio. No obstante hasta la fecha Usir Argentina, que controla al resto de las compañías, es controlada por Usir Internacional que a su vez aparece como prestamista de Giancarlo Macri, hermano presidencial.

La justicia se haya investigando lentamente y con un perfil muy bajo, los medios que forman parte de la coalición neoliberal conservadora del gobierno guardan silencio y mientras tanto desde esta redacción no podemos dejar de reflexionar que por irregularidades insignificantes respecto a las de esta causa se han generado inmensos circos mediático judiciales contra Cristina Fernández de Kirchner.

Compartir:

Publicar un comentario

 
Copyright © Nuevo Reporte Sur.