Últimas novedades

Dos nietas restituidas recibieron si archivo biográfico familiar

(02/04/19 - Memoria, Verdad y Justicia)-.Claudia Domínguez Castro y Miriam Poblete Moyano recibieron las cajas con fotos, entrevistas y recuerdos que recuperan la historia de sus padres desaparecidos.

“Me va a servir para saber un montón de cosas que de la familia tal vez no salen. A mí me costó muchísimo tener datos de amigos, de gente con la que militaban mis padres. Eso lo pudimos resolver en parte cuando viajaron desde el Archivo Biográfico Familiar, así que yo estoy totalmente agradecida”, expresó Claudia Domínguez Castro al recibir la caja con fotos, entrevistas y distintos objetos que reconstruyen la vida y militancia de sus padres desaparecidos. 

La nieta Miriam Poblete Moyano, restituida en diciembre de 2017, también recibió su caja, acompañada por su hijo y sus tías Adriana Moyano y Elsa Poblete, a quien conoció ese mismo día.

Para dar inicio a la entrega en la Casa de las Abuelas, la presidenta de la Asociación, Estela de Carlotto, describió: “Estos actos de entrega del Archivo Biográfico Familiar son de mucha alegría y emoción. El Archivo nació cuando nos dimos cuenta de que no era tan fácil encontrar a los nietos que estábamos buscando y que las familias que los buscaban, sobre todo los abuelos, ya no iban estando bien de salud o iban falleciendo. La idea de crear este Archivo fue que cada nieto, a medida que lo fuéramos encontrando, pudiera encontrarse con parte de la familia que reconstruyó la historia de su papá y mamá para que todos conozcan de dónde vienen, quiénes son”.

Marcelo Castillo, coordinador del ABF, contó que los archivos de Miriam y Claudia fueron construidos en dos momentos distintos, con la riqueza que eso implica. Desde el Archivo viajaron a Mendoza y San Juan en 2004 y, en 2017, lo hicieron nuevamente para completar la información, ya con la compañía y los aportes de Claudia, restituida en 2015.

Con respecto al archivo que recibió Miriam, destacó que quedó como una anécdota que las compañeras que viajaron a hacerlo volvieron con mucha energía y fuerza de esa experiencia, de entrevistar a los familiares de su mamá y su papá, y que eso se ve en el resultado final.

“El secreto de esta gente que usurpó el derecho a la identidad es tremendo. Están siendo juzgados y condenados y no confiesan ni se arrepienten. Dicen que lo volverían a hacer. O sea, que hay siempre una negación que hace que nos cueste a veces llegar al nieto o la nieta. Y cuando ya están, los conocemos, se acercan y nos quieren. Porque no es fácil, cada encuentro es una cosa nueva que hay que digerir, desde lo emotivo, desde lo social”, definió Estela y continuó, refiriéndose al archivo: “¿Qué les deseamos las Abuelas a ustedes? Que les sirva para que cuando vayan mirándolo, en los tiempos que quieran, vean esos parecidos, esas cosas coincidentes que quizá con quienes vinieron no encontraron y por ahí no se lo habrán preguntado pero en el fondo estaba la incógnita de por qué yo tengo estos ojos o esta estatura o por qué me gusta tal comida de manera especial, esta mirada, el cabello, un gesto. Los familiares, cuando se encuentran con ustedes, están expectantes de ver qué hay de ese ser querido que no volvió. Ustedes nos devuelven a esos que no están y nos llenan la vida, nos alegran para seguir viviendo”.

Elsa Poblete agradeció a las Abuelas por su fortaleza y por sostener un proyecto de vida. “Este proyecto fue el buscar la verdad, la justicia y no olvidarnos nunca más de lo que hemos vivido. En mi caso particular, como hermana, ha sido muy fuerte el encuentro porque le pedí permiso a Miriam para mirarla y entonces fui construyendo algo que no sabía que me pasaba. Decidí irme del lugar al baño y ahí me miré al espejo y me di cuenta de que estaba viendo la mirada de mi hermano. Así que agradezco esta vivencia, en nombre de toda mi familia”. Por su parte, Adriana Moyano expresó que después de que falleció su papá perdió las esperanzas de que su sobrina apareciera y concluyó: “Para mí encontrarla ha sido más que un milagro y voy a estar eternamente agradecida”.

Las nietas abrieron su caja y repasaron fotos, compartieron anécdotas, abrazos, risas y recuerdos, y se llevaron un amoroso mensaje de las Abuelas: “Ojalá que cuando lo lean tranquilas aunque sea con un mensajito digan qué sintieron, qué encontraron, y que esto las complete en esa identidad que no está perdida, está recobrándose, porque la tuvieron siempre aunque no se dieran cuenta. Desde Abuelas con todos estos nietos que están acá colaborando con nosotros les deseamos mucha felicidad y que no nos olviden”.

Compartir:

Publicar un comentario

 
Copyright © Nuevo Reporte Sur.